https://www.flickr.com/photos/lel4nd/

Comportamientos y maneras de expresarse hay tantas como habitantes en este planeta. Cada individuo es único y genuino. ¿Qué factores determinan el carácter de cada uno de nosotros? Algo de genética, una buena cantidad de aprendizaje y mucho de motivación y voluntad.

Psicología positiva: a la búsqueda de la mejor versión de uno mismo

La psicología positiva se basa en este último determinante y sostiene que podemos hacer más de lo que creemos para lograr una mejora de nuestra manera de ser. La psicología positiva nos muestra cómo focalizar la atención en aquellos aspectos a mejorar y que nos proporcionará la oportunidad de ser más felices.

Los psicólogos Christopher Peterson y Martin Seligman han trabajado durante años este aspecto concluyendo que resulta más útil focalizar nuestra atención en aquello que nos funciona y nos va bien que en lo que hacemos mal y nos frustra. Peterson y Seligman han reflexionado sobre las virtudes y rasgos caracteriales que ayudan a vivir una vida plena y satisfactoria. Según estos autores, cada persona maneja o está dotada con una combinación genuina de fortalezas que la hacen única.

Los 24 rasgos personales claves para ser feliz

Así, tras un exhaustivo análisis, los autores concluyeron que, de entre todos los rasgos personales, destacan 24, llamados “fortalezas” que, esencialmente, ayudan a incrementar la sensación de control, la satisfacción e, incluso, la felicidad en nuestra vida cotidiana, estos son:

Creatividad, curiosidad, capacidad para analizar la realidad con perspectiva, motivación por el aprendizaje, coraje, perseverancia, honestidad, entusiasmo, inteligencia social, amabilidad, responsabilidad social, capacidad para trabajar en equipo, sentido de la justicia, liderazgo, humildad, prudencia, autocontrol, capacidad para perdonar, capacidad para apreciar la belleza, gratitud, optimismo, humor y espiritualidad.

Identifica cuáles son tus fortalezas y ponlas a trabajar para lograr una vida más plena.

Plantéate las siguientes preguntas con calma:

  • ¿Cuáles de ellas dominas bien?
  • ¿Cuáles desearías trabajar para mejorar?

Está en tus manos trabajar los aspectos mejorables de tu personalidad y conseguir un buen grado de satisfacción en el devenir tu vida (tanto laboral como personal y familiar) y la de quienes te rodean.