El periodo de vacaciones es mucho más que unos días en los que nos podemos permitir desconectar del trabajo. Es, además, un fenómeno que aporta varios beneficios a nuestra salud emocional.

En este artículo veremos cuáles son los efectos de las vacaciones sobre nuestro bienestar psicológico, y el modo en el que nos aporta ventajas para la gestión de nuestras emociones incluso sin salir de casa.

Los beneficios psicológicos de las vacaciones

Estos son los principales aspectos por los que disponer de vacaciones permite gozar de días de descanso emocional y puede llegar a marcar la diferencia en tu estado de ánimo.

1. La ocasión de salir de la rutina

Algo tan sencillo como salir de la dinámica de trabajo semanal permite desprenderse más fácilmente de buena parte de esos pensamientos que suelen dar vueltas por nuestra cabeza generándonos estrés y preocupaciones.

Como pasamos más tiempos sin estar rodeados de aquello que nos recuerda constantemente que tenemos muchas cosas que hacer, es más fácil permanecer en un estado de calma.

2. La posibilidad de desconectar de las redes sociales

Varios estudios señalan que muchas personas tienden a sentir afectividad negativa con el uso sostenido de redes sociales como Facebook o Instagram, plataformas digitales que se prestan a ser visitadas sobre todo en “ratos muertos” entre una responsabilidad y la siguiente.

En vacaciones, es mucha más fácil centrar nuestra atención en tareas mucho más estimulantes de manera ininterrumpida, sustituyendo esos momentos de ir pasando de una fotografía a la siguiente sin saber muy bien qué obtenemos de una experiencia así.

3. Una oportunidad para conectar con tu familia

El periodo vacacional es un muy buen momento para reforzar las relaciones familiares que se han podido ver afectadas por la falta de momentos juntos a lo largo de un día cualquiera entre semana.

4. Ayuda a combatir el estrés

Estadísticamente, el periodo vacacional va de la mano de una reducción del nivel de estrés percibido por uno mismo, así como de una disminución del cortisol en sangre, que es la hormona asociada al estrés. Ganar capacidad de control sobre nuestro tiempo es una gran ayuda a la hora de gestionar mejor nuestras emociones.

5. Permite mejorar la salud física y, por extensión, la emocional

El bienestar emocional va siempre ligado al bienestar físico. Por eso, tener más tiempo para moverse e incluso para cocinar platos sanos (en vez de tener que conformarse con los platos que venden tiendas y restaurantes cercanos) es una gran ventaja.

De hecho, está comprobado que en las sociedades occidentales en general, la época de vacaciones está asociada a una disminución del diámetro del abdomen y del Índice de Masa Corporal. Y como consecuencia de estar mejor físicamente, tenemos más probabilidades de estar mejor emocionalmente.

Algunos consejos finales

Para sacar el máximo partido de tus vacaciones desde un punto de vista psicológico y emocional, sigue estos consejos.

1. Considera la posibilidad de viajar solo/a

Muchas personas se sienten presionadas ante la idea de tener que conformar sus expectativas vacacionales a los planes de los demás. Pensemos, por ejemplo, en un grupo de gente joven que tiene planeado alquilar un apartamento vacacional frente a la costa para salir de fiesta todos juntos casi cada noche. Ante esto, la presión de grupo puede llevar a varias personas a aceptar que ese será el modo en el que pasen varios de sus días de vacaciones.

Sin embargo, la clave está en no conformarse solo por el miedo a experimentar rechazo: ese paréntesis de tiempo libre es un bien preciado que deberíamos poder dedicar a lo que quisiéramos. Por eso, la idea de viajar sin compañía eligiendo nosotros mismos el destino es un plan perfectamente válido y que no debería dar problemas en cuanto a la relación con los demás; tan solo hay que comunicar de manera honesta que no se trata de estar lejos de esas personas de nuestro círculo más cercano, sino de tener libertad a la hora de decidir qué hacer.

2. Aléjate de las comparaciones tramposas

Las redes sociales están llenas de vacaciones idealizadas; si nos las tomamos en serio como si fuesen un reflejo fiel acerca del modo en el que la gente disfruta de sus días libres, es muy fácil sentirse mal.

Por eso, lo mejor es evitar valorarlo todo desde la mirada de alguien que tan solo se dedica a comparar entre lo que le sucede durante los días de vacaciones, por un lado, y el estereotipo de vacaciones paradisíacas, por el otro.

3. Si te quedas en casa, haz ejercicio moderado

No salir de nuestra ciudad es también una opción perfectamente válida. Eso sí, dado que quizás no tendremos motivos para estar fuera de casa constantemente, como sí ocurriría en el caso de viajar. Es importante no dejar de lado el ejercicio.

Hay varias actividades que te permitirán ejercitar tus músculos y mantener funcionando tus articulaciones sin necesidad de ir muy lejos, y varios de ellos los puedes hacer en una habitación bien ventilada.

4. En caso de vivir una mala época, acude a profesionales

Muchas personas llegan al primer día de vacaciones habiendo arrastrado durante meses un estrés importante debido a la presión del trabajo. En casos así, seguramente el simple hecho de tener tiempo libre mejorará las cosas, pero para reforzar aún más el proceso de mejora emocional, se puede aprovechar para acudir al psicólogo.

A través del trabajo realizado en la consulta, es posible aprender a detectar los problemas que estaban ejerciendo desgaste psicológico, y a gestionar mejor las emociones, valorando también alternativas al puesto de trabajo que se tiene.

¿Buscas apoyo psicológico?

Despertares

Si te interesa iniciar un proceso de psicoterapia, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Despertares Psicólogos disponemos de una trayectoria de muchos años atendiendo a personas de todas las edades, y actualmente ofrecemos la posibilidad de realizar sesiones tanto en nuestros centros de Madrid, Getafe, Móstoles y Leganés, como mediante la terapia online por videollamada. En esta página encontrarás nuestros datos de contacto.

Referencias bibliográficas:

  • Hyde, A.L.; Conroy, D.E.; Pincus, A.L. & Ram, N. (2011). Unpacking the Feel Good Effect of Free-Time Physical Activity: Between- and Within-Person Associations with Pleasant-Activated Feeling States. The Journal of Sport & Exercise Psychology, 33(6): pp. 884 - 902.
  • Sarah D. Pressman, et. al. (2009). Association of Enjoyable Leisure Activities With Psychological and Physical Well-Being. Psychosomatic Medicine, 71(7): pp. 725 - 732.
  • Tarumi, K.; Hagihara, A. & Morimoto, M. (1998). An investigation into the effects of vacations on the health status in male white-collar workers. Environmental Health and Preventive Medicine. 3(1): 23 - 30.