Un resumen de los tipos de lectura más destacados. Unsplash.

Leer es un placer para millones de personas en el mundo, y es junto a la escritura una de las habilidades cognitivas que ha permitido que el ser humano haya empezado a poder registrar y entender lo que ha pasado antes de su propia existencia: la invención de la escritura y con ella de la lectura supone el paso de prehistoria a historia, e incluso antes de esto ya existían actos comunicativos a nivel pictórico que se podrían llegar a “leer”.

Pero leer es una actividad que se puede llevar a cabo de diferentes maneras y con distintos propósitos, algo que nos permite hablar de una gran cantidad de tipos de lectura. A lo largo de este artículo vamos a dar cuenta de ellos.

Principales tipos de lectura (y sus características)

Son muchas las diferentes formas que podemos encontrar de leer y entender el material escrito. Si bien no vamos a indicar la totalidad de tipos de lectura existentes, a continuación veremos los principales que se pueden llevar a cabo.

1. Lectura oral

Conocemos como lectura oral o vocal a aquel tipo de lectura en el que el sujeto exterioriza mediante la voz aquello que es leído. Dicho de otra forma, la lectura oral es aquella que hacemos cuando leemos en voz alta.

Es habitual que se use cuando se le lee algo a otra persona o cuando pretendemos utilizar el sonido como pista memorística o como método para poder concentrarse en el contenido de la lectura aún en condiciones poco óptimas.

2. Lectura subvocal o silenciosa

Se denomina lectura silenciosa o subvocal aquella que se lleva a cabo de manera silenciosa y de manera interiorizada. No producimos ningún sonido, aunque lo reproducimos mentalmente.

Se trata de un tipo de lectura que precisa de capacidad para concentrarse y que requiere de cierto dominio de la capacidad para leer de manera fluida, ya que se pasa directamente a interpretar el material visual sin traducirlo externamente al sonido (pasándolo directamente a nivel interno).

3. Lectura rápida

La lectura rápida o superficial se caracteriza por llevarse a cabo de manera veloz pero sin detenerse ni profundizar en lo leído. Permite hacerse una idea de lo que estamos leyendo, la temática y tal vez la estructura básica, pero de manera general y sin tener en cuenta aspectos más profundos o complejos.

4. Lectura secuencial

Una lectura que se lleva a cabo sin prisas y teniendo en cuenta la totalidad del texto, sin saltarse nada pero sin pararse a reflexionar en profundidad sobre ninguno de sus apartados.

5. Lectura intensiva

Otro de los tipos de lectura es la intensiva, la cual implica que se lleva a cabo una lectura extensa y concienzuda de la totalidad del texto y en la que se ha repasado cada detalle de manera exhaustiva.

6. Lectura involuntaria o inconsciente

La lectura involuntaria, tal y como nos dice el término, es la que se produce de manera inconsciente y sin que medie la voluntad del sujeto para leer el contenido.

Esta lectura implica cierta capacidad de comprensión lectora, ya que requiere ser capaz de procesar el mensaje escrito antes incluso de que nos demos cuenta de que estamos leyendo. Es lo que ocurre cuando leemos algo por accidente. Un ejemplo lo podemos encontrar en casi cualquier producto publicitario, ya que es algo que se aprovecha en marketing con estímulos salientes y con poca letra.

7. Lectura mecánica

Denominamos lectura mecánica a aquella que se lleva a cabo de manera automática pero voluntaria, transformando en sonidos los símbolos y mensajes escritos. Se pasa de grafemas a fonemas. Sin embargo, no es necesario que existe siquiera una comprensión del mensaje. Sería el primero de los tipos de lectura que llegan a aprenderse, ya que es el paso previo necesario para poder llegar a comprender lo leído.

8. Lectura comprensiva o receptiva

La lectura comprensiva se caracteriza por el hecho de que el material leído resulta comprendido por el lector, de tal manera que el acto de leer implica la integración de conocimiento y una interpretación válida del material leído. Comprender supone poder extraer conclusiones del material extraído del texto tras agrupar el material leído y extraer las ideas principales del texto. Requiere, asimismo, de tener suficiente capacidad de lectura mecánica para poder existir.

9. Lectura selectiva

Semejante a la lectura rápida, la lectura selectiva se caracteriza por que el lector no analiza la totalidad del texto, sino que realiza una lectura saltatoria en función de las partes más relevantes tales como los conceptos considerados clave, los títulos o elementos que el lector esté buscando de modo directo.

10. Lectura reflexiva

La lectura reflexiva se caracteriza por el hecho de que a través de la lectura del texto la persona que lo lee sea capaz no solo de extraer conclusiones y valorar la adecuación del texto, sino que también le puede permitir pensar y reflexionar respecto a sus propios conocimientos, carencias y fortalezas más allá de lo que se pueda llegar a extraer y valorar del propio material.

11. Lectura literal

Este tipo de lectura se caracteriza por el hecho de que la información extraída del texto se procesa sin realizar ningún tipo de inferencia, de manera que solo se tiene en cuenta lo que significan directamente las palabras escritas. No se valora la posible existencia de dobles sentidos o interpretaciones diferentes más allá de lo que el mensaje quiere decir de manera explícita.

12. Lectura inferencial

Al contrario que ocurre en la lectura literal, en la lectura inferencial se parte del material que se encuentra a nivel implícito en el texto, aún si no aparece de manera directa en el texto.

Se utilizan las ideas y significados obtenidos no solo del texto directo sino del contexto en el que se produce el material, las posibles intencionalidades de los escritores o los conocimientos que el lector tenga al respecto. Permite establecer conclusiones que no se encuentran en el propio texto, así como interpretar dobles sentidos y otros significados del contenido.

13. Lectura crítica

La lectura crítica implica una lectura inferencial del material escrito a la que a su vez se añade un matiz valorativo por parte del lector: se trata no solo de leer sino de analizar el texto. Además de interpretar la información escrita, se evalúa y juzga no solo lo escrito sino lo que se puede extraer de ello, y especialmente si aquello leído es válido y fiable según el punto de vista y el criterio del lector.

14. Lectura informativa

Consideramos lectura informativa a aquella que tiene como principal objetivo la obtención y/o transmisión de conocimiento, siendo el propósito del acto lector el de incorporar los datos obtenibles del material. No pretende ser entretenido ni ameno, aunque puede resultarlo de manera secundaria.

15. Lectura recreativa

La lectura recreativa se caracteriza principalmente por el hecho de que se lleva a cabo con el único propósito de entretenerse y disfrutar, sin pretender recibir información real o mejorar los conocimientos (si bien esto puede llegar a lograrse, no será el propósito real del hecho de leer sino un beneficio secundario).

16. Lectura científica

Podemos llamar lectura científica a aquella que pretende ser de interés y aplicación a nivel científico, con lo que implica una lectura comprensiva y crítica además de la realización de una extensa búsqueda de información que pueda ser comprobable. Además tiene como objetivo la obtención de conocimiento, por lo general de una temática concreta identificada con anterioridad. Puede incluir la lectura e interpretación de datos estadísticos y fórmulas propias de las diferentes disciplinas científicas.

17. Lectura fonética

La lectura fonética se caracteriza por no basarse tanto en la búsqueda de un sentido al contenido y material escrito sino que se basa más en trabajar el sonido, la articulación y la fonética con la que se leen las palabras.

18. Lectura musical

La lectura musical es un tipo de lectura que difiere del resto en el hecho de que en su caso la simbología que es interpretada no centra en buscar un significado a nivel de concepto, sino que principalmente proporciona información de un sonido, además de su ritmo y la melodía en que debe ser leída. Es el tipo de lectura mediante la cual los músicos interpretan las partituras.

19. Lectura braille

La lectura en braille es un tipo de lectura que tiene la peculiaridad de que no se basa en la interpretación de símbolos percibidos a través de la visión, sino que la simbología empleada para leer se percibe a través del tacto. Este sistema es el principal mecanismo de lectura que posee la población invidente.

20. Lectura pictográfica

Se denomina lectura pictográfica a aquella actividad lectora en la cual el sujeto no interpreta grafemas en forma de letras, sino que lee a partir de imágenes y símbolos pictóricos que representan ideas concretas. En realidad, las primeras formas de comunicación escritas fueron de tipo de pictográfico, pues podrían encontrarse ejemplos de ella prácticamente desde la prehistoria.

Referencias bibliográficas:

  • Weaver, C. (1994). Reading process and practice: from socio-psycholinguistics to whole language. Portsmouth (New Hampshire): Heinemann.