Las obras de arte más antiguas ya expresan pensamientos religiosos. En la imagen, una figura de bisonte de hace unos veinte mil años encontrado en Abri de la Madeleine.

A lo largo de la historia la fe y la religión han sido una parte importante de la sociedad, preocupando ofrecer una explicación a lo desconocido. Hoy en día el cristianismo, el islam, el judaísmo, el hinduismo y el budismo son las cinco religiones mayoritarias, si bien existen otras muchas profesiones religiosas.

Y otras muchas más han aparecido y desaparecido en el tiempo. Pero las diferentes religiones no han surgido de la nada, sino que en algún momento de la historia el ser humano empezó a tener y estructurar este tipo de creencias. En este artículo vamos a intentar hacer una breve reflexión respecto a los posible orígenes de la fe religiosa.

¿Qué es la religión?

Entendemos por religión a todo conjunto organizado y estructurado de creencias, de carácter generalmente místico y espiritual que permiten al ser humano buscar y elaborar una explicación del mundo y la realidad y que se expresa en rituales.

La religión ofrece una explicación del mundo y un marco de interpretación de la realidad basado en la fe, a menudo empleando numerosos simbolismos para procurar hacer entendibles sus preceptos. Por lo general incluyen, además de ello, una serie de normas o preceptos que permiten regir la conducta y facilitan la creación y mantenimiento de una comunidad.

Suelen vincularse o hacer uso de elementos sobrenaturales y hechos no explicables a partir de los conocimientos empíricos del momento. También es habitual que intenten dar explicación a fenómenos complejos, tales como el motivo de nuestra existencia y nuestra aparición en el mundo, y uno de los temas comunes a casi todas ellas es la preocupación de lo que ocurre en el momento y después de morir. Por lo general la fe se sostiene por sí misma, siendo resistente a modificaciones y a la falsación.

Algunas religiones tienen además la noción de la existencia de deidades, sea una (religión monoteísta) o múltiples (religión politeísta), si bien no todas las religiones consideran la existencia de un ser superior capaz de regirnos o con capacidad para influir en nuestra suerte o destino.

La religión a lo largo de la evolución

Resulta difícil determinar en qué momento de la evolución humana empezaron a surgir las creencias religiosas, no pudiéndose por el momento determinar cuándo surgieron las primeras religiones organizadas dado que el origen se remonta a la prehistoria (no habiendo registros escritos al respecto).

Lo que sí podemos determinar es que existen fuertes indicios que hacen evidente que la religión es anterior incluso al Homo Sapiens, siendo las primeras creencias de tipo religioso anteriores a la expansión de nuestra especie.

Concretamente sabemos que nuestros parientes los neandertales ya realizaban enterramientos rituales, algo que deja ver la existencia de un sentido de la muerte y una preocupación sobre lo que ocurre después de ella. Asimismo en los restos de asentamientos de algunas tribus o clanes parece observarse algún tipo de culto a algunos animales, como a los osos.

Evolución de la psique

Otro aspecto a destacar es la consideración de qué posibilita el surgimiento del pensamiento religioso. En este sentido es necesario tener una serie de capacidades mentales básicas: es necesaria capacidad de abstracción, la existencia de una teoría de la mente (que permite al sujeto darse cuenta de que los demás tienen su propia perspectiva y objetivos y voluntades separados de los propios), la detección de agentes causales y la capacidad de realizar asociaciones complejas.

Se considera que la fe puede haber surgido o bien como una adaptación ventajosa que ha permanecido por selección natural (ya que permite la creación y cohesión grupal, facilitando la supervivencia y la reproducción) o bien como subproducto de la aparición de habilidades cognitivas como las anteriores.

El primer tipo de creencias religiosas

Otro aspecto a valorar es el hecho de que las religiones a menudo incluyen diferentes tipos de creencias, surgiendo seguramente algunos tipos de creencias antes que otras.

En este sentido se han analizado diferentes sociedades de cazadores-recolectores y los diferentes tipo de creencias que poseen, siendo ejemplo de ello el realizado en 2016 por Peoples, Duda y Marlowe en el que se valoraban animismo, creencia en dioses, creencia en la otra vida, culto a los antepasados y chamanismo.

Los resultados del estudio demuestran que el animismo, la creencia en la existencia de una fuerza vital o alma en todos los animales, plantas o incluso accidentes geológicos y fenómenos naturales, poseyendo estos una voluntad propia, es el tipo de creencia de tipo religioso más extendida y antigua. Este tipo de creencia sirve de base para el desarrollo posterior de la creencia en lo sobrenatural o lo místico.

Justo después de ella se sitúa la creencia en el más allá o vida tras la muerte, que se considera como uno los aspectos más comunes y antiguos de las religiones. Para esto es necesario el concepto de alma o de algo que exista más allá de la muerte, precisamente siendo necesario que haya existido el animismo anteriormente.

Tras ello puede desarrollarse la idea de alguien experto que genere normas que permitan un acceso o un contacto con el más allá. De ahí surgiría el chamán, y posteriormente la institución clerical. Este se volvería un experto en la comunicación y gestión del hecho religioso. También puede surgir la creencia en el culto a los antepasados.

Finalmente, la creencia en dioses es algo que puede derivarse de la creencia en entes superiores que pueden mirarnos y afectar a nuestras vidas, pero que parece surgir de un reflejo de la forma en que se organiza una sociedad o tribu.

Referencias bibliográficas:

  • Peoples, H.C., Duda, P. & Marlowe, F.W. (2016). Hunther-Gatherers and the origins of religion. Hum. Nat., 27 (3): 261-282.
  • Atran, S. & Norenzayan, A. (2003).Religion’s evolutionary landscape: counterintuition, commitment, compassion, communion. Behavioral and Brain Sciences.