En psicología siempre ha habido interés por saber el significado de los sueños. Autores como Freud y Jung trataron de dilucidar qué podía representar los símbolos que se cada uno puede ver en su propio mundo onírico.

Muchos pacientes, preocupados por lo que han presenciado mientras estaban inmersos en ese mundo que solo parece presentarse en lo más profundo de la oscura noche, se preguntan: ¿qué significa soñar con tu ex?

Si bien esto no necesariamente significa que estemos obsesionados con nuestros ex, sí que cabe indicar que puede tener ciertas implicaciones, las cuales vamos a ver a continuación.

¿Qué significa soñar con tu ex-pareja?

Como ya dijo Calderón de la Barca hace varios siglos, ‘la vida es sueño y, los sueños, sueños son’, es decir, nuestra realidad cotidiana y el mundo que viene proyectado cuando nos vamos a dormir no están tan separados el uno del otro. Parecen interactuar de una u otra forma, siendo las necesidades y deseos diurnos, pero subconscientes, representados de una forma más simbólica en nuestros sueños.

El psicoanálisis, de la mano de autores como Sigmund Freud y Carl Jung, trataron de dilucidar el posible significado del mundo onírico, buscando cualquier pista que explicara tanto la psicopatología de sus pacientes como posibles problemas cuya causa no parecía ser terrenal. Llegaron a la conclusión de que los sueños representan aspectos de nuestras vidas que se guardan en el subconsciente, y que no podemos encontrarles una solución mientras estamos despiertos.

Es por esto que soñar con un ex puede interpretarse como algo especialmente preocupante, sobre todo si ya estamos saliendo con una nueva pareja. El que se nos aparezca en sueños nuestro anterior novio o novia, como si de un fantasma se tratase, nos causa pavor porque lo podemos interpretar como un indicador de que no nos encontramos a gusto con nuestra pareja o que todavía estamos enamorados o, incluso, obsesionados por nuestra anterior relación.

Si bien el psicoanálisis ha contribuido a que la psicología fuera tomando forma, y su visión sobre el mundo onírico se hace desde una perspectiva relativamente científica, no hay evidencias empíricas de que los postulados psicoanalíticos sobre los sueños sean una verdad, aunque, desde luego, son interesantes.

¿Cuándo se vuelve algo preocupante?

Soñar con un ex no es algo tan dramático como pudiera parecer en un principio. Pese a que se puede interpretar como un signo de que no tenemos esa relación superada, lo cierto es que este tipo de sueños son muy comunes, incluso estando felizmente casado o casada con el amor de nuestra vida. Son muchos los motivos que pueden estar detrás de este fenómeno, sin ser necesariamente un asunto de que preocuparse.

El problema viene cuando este tipo de sueños se convierten en algo muy frecuente. No estamos hablando de que, en un momento puntual, mientras estamos durmiendo, soñemos con esa novia o novio del instituto, nuestro primer amor, el primer beso o la última vez que vimos a una de nuestras anteriores relaciones. Soñar con un ex de forma repetida es sinónimo de que algo podría ir mal con nuestra pareja actual, y se debería tratar de buscar una solución.

El principal motivo puede ser que, estando en la relación actual, sentimos carencias afectivas o estamos pasando por problemas amorosos, los cuales nos hacen pensar en relaciones que, si bien ya tuvieron su desenlace, éstas, en algún momento de su historia, fueron más felices que la situación en la que nos encontramos ahora.

Sin embargo, hay otro motivo que es radicalmente opuesto al anterior. La razón por la que se nos presenta nuestro ex en sueños no es debido a que estemos viviendo una relación de pareja actual peor que la anterior, sino que el final de nuestro anterior amorío terminó tan mal, que aún hay heridos por sanar. El desenlace fue tan desastroso que, pese a que no queremos que esa relación vuelva a surgir, sí que creemos que necesitamos dejar bien zanjadas las cosas, de una forma saludable para ambos ex miembros de la pareja.

Otra de las razones por las que aparecen este tipo de sueños es la inseguridad. Es normal que, al empezar a salir con una nueva pareja, la relación no se vea como algo estable, pese a que el amor nos reconforta agradablemente y vivamos en un mundo de fantasía y color. Los fantasmas de las relaciones pasadas y su fracaso, sea éste más suave o más trágico, es algo que influye en nuestra forma de iniciar una nueva relación. Los recuerdos de nuestras anteriores parejas aparecen y nos hacen pensar que, quizás, esta relación fracase.

Estos recuerdos nos hacen ser conscientes del poco éxito que tuvieron nuestras anteriores relaciones, por muy sanamente que fuera su final, afloran mientras dormimos, como un indicador de que estemos pendientes de la relación y que hay posibilidades de que no vaya bien. Esto puede ser malo, dado que nos puede hacer creer que las relaciones no son lo nuestro y que acabaremos solos tarde o temprano, o bien muy bueno, dado que nos invita a ser precavidos y evitar cometer los mismos errores que en las anteriores.

Soñar con tu ex haciendo el amor

Si bien se puede soñar con un ex de múltiples maneras y en variados contextos, el estar copulando con él o ella es algo que llama especialmente la atención del individuo quien ha tenido el sueño. Dado el evidente carácter sexual del sueño, las dudas sobre cómo de satisfecho o satisfecha se está en la cama no nuestra pareja actual no se hacen demorar.

Pero, realmente, el significado de este tipo de sueño, más que el simple hecho de estar a disgusto sexualmente con la pareja actual o que la relación anterior otorgaba más placer en la cama que con estamos saliendo ahora, es un poco más profundo. Puede significar que se añora tener intimidad con esa persona, aunque sí que puede ser cierto que una parte de nosotros desee consumar nuestro deseo más sexual y carnal. No obstante, sí que puede significar que no estemos satisfechos sexualmente con nuestra relación actual.

Es normal tener sueños eróticos con un ex, dado que esa persona no ha pasado por nuestras vidas como si fuera cualquiera. Esa persona nos ofrecía estímulos, tanto sexuales como de otro tipo pero placenteros, que, en el momento en que la relación se rompió, han dejado de recibirse. Estos estímulos, como si de una droga se tratase, habían enganchado a nuestro cerebro. Estando solos o con nueva pareja, hay que tratar de acostumbrar a nuestra mente a vivir sin los estímulos sensuales de la anterior relación.

Tu ex y otra persona

El soñar con un ex mientras se hacía el amor es algo que preocupa, pero resulta ser mucho más angustiante el soñar con esa misma persona pero mientras lo hace con su nueva pareja. Disgusta, en la mayoría de las ocasiones, imaginarse cómo nuestro ex, con quien tanto compartimos y que le dimos mucha intimidad, ahora convive de la forma más íntima posible con otra persona que, simplemente, no somos nosotros.

Seguimos manteniendo, de forma inconsciente, un lazo de pertinencia a ese ex, pese a que la relación ya se ha roto y, en verdad, ahora estemos ligados a personas diferentes. Pese a que conscientemente sabemos que no salimos con él o ella, la sensación de verle con otra persona es de celos.

¿Qué podemos hacer?

Como ya íbamos diciendo, el soñar con un ex no significa, necesariamente, algo malo, pero no está de más tratar de ver cuál es el origen de este sueño, en especial si éste se vuelve algo recurrente y nos causa malestar una vez abrimos los ojos.

Si el motivo por el cual se nos presenta nuestro ex en sueños es el de que consideramos que la relación podría haber acabado de mejor manera, no es mala opción intentar, pasado un tiempo, volver a quedar con él o ella. El tiempo es necesario para que, en caso de que la ruptura fuera especialmente traumática, las heridas más superficiales sanen mientras que aquellas que queremos solucionar pasarán a ser el motivo por el cual deseemos volver a ver a esa persona.

Cabe decir que si se intenta tomar este camino, pueden darse dos situaciones: o bien que nuestro ex no quiera saber absolutamente nada de nosotros o que le haya pasado algo similar, que quiera buscar una solución definitiva y sana a la tensión y quedar como amigos o, al menos, como personas adultas que son capaces de hablar y arreglar los problemas.

Por otro lado, si la causa de todo esto es la inseguridad o se está viviendo una situación de especial tensión con la actual relación, la mejor opción es acudir a terapia de pareja. Ya sea por algún tipo de insatisfacción en el lecho, o por conflictos de diversa índole, la mejor manera de evitar comparar nuestra relación con una anterior estando dormidos es acudir a un profesional, y explicarle el contenido de los sueños, relacionándolos con la situación por la que pasa la pareja.

Es posible que, dependiendo de la corriente psicológica del profesional, éste opte por una visión más simbólica, como lo hace el psicoanálisis, o bien lo aborde de una forma más científica, enfocándose en las dinámicas de pareja, presentando programas terapéuticos que transcurrirán tanto en consulta como en el hogar o el espacio compartido por ambos amantes.

Referencias bibliográficas:

  • Frígola, V. B. (2000). Ortega, Freud, el psicoanálisis y la interpretación de los sueños. Revista de Historia de la Psicología, 21(2), 631-658.