Un recurso para ordenar aquello que más nos importa.

Muchas veces, las personas, como seres multidimensionales que somos, sentimos que varios de los aspectos que conforman nuestras vidas no están plenamente realizados y queremos mejorar, pero no sabemos por dónde empezar.

Es por ello que vamos a presentar en este artículo una de las herramientas de autoanálisis más útiles, la rueda de la vida. Procedente del ámbito del coaching permite tener una mayor consciencia de los aspectos a mejorar de cada uno y dar inicio a este proceso de autorrealización. Veamos más a fondo qué es y cómo llevarla a cabo.

¿Qué es la rueda de la vida?

La rueda de la vida es una herramienta gráfica procedente del ámbito del coaching, que permite tener una mayor conciencia de los aspectos que conforman cada uno, cuál es el grado de satisfacción percibido de cada uno de ellos y también dar inicio al proceso de automejora. Visualmente, permite saber si las necesidades o deseos vitales de la persona se encuentran en equilibrio o no.

Quien desarrolló esta técnica fue Paul J. Meyer, uno de los referentes en coaching, desarrollo personal y profesional, conocido por ser el fundador del Success Motivation Institute. Meyer tomó como inspiración para la elaboración de esta técnica la rueda de la vida de la religión budista tibetana.

Utilidad de esta técnica

La rueda de la vida de Meyer es una técnica de autoanálisis de las diferentes áreas que la persona considera importantes en su vida. Gracias a ello, ayuda a tener una mejor conciencia de cómo se están viendo satisfechas o no estas necesidades y deseos vitales en el momento actual, además de permitirle comparar con momentos pasados y ver si se está dando algún tipo de progreso.

Básicamente, las ventajas que ofrece esta técnica son las siguientes:

  • Identificación de qué áreas son consideradas importantes para la persona.
  • Concienciación del grado de satisfacción vital.
  • Permite saber por dónde empezar para mejorar.
  • Estimula el iniciar un proceso de cambio.
  • Ayuda a ser constante, favoreciendo el enfocarse en el aspecto menos satisfactorio.
  • Permite ser consciente de hasta qué punto se está progresando.
  • Se puede aplicar tanto a nivel personal como laboral.

Cómo elaborarla: pasos a seguir

Aunque la técnica en sí es fácil de elaborar, es preciso seguir una serie de pasos para garantizar que se hace el autoanálisis de la forma más satisfactoria.

1. Representar las áreas en un círculo

En primer lugar, se debe proceder a representar las áreas consideradas más importantes de la persona en un círculo.

En internet existen múltiples páginas en donde se puede descargar una plantilla con la rueda de la vida ya elaborada, además de haber aplicaciones para móvil que también disponen de una rueda virtual. Otra opción, más común y simple, es la de dibujar un círculo en un folio de papel y escribir manualmente los nombres de cada área fuera de su circunferencia.

Cada persona es diferente y, por lo tanto, puede considerar como áreas destacadas en su unas u otras. Es por ello que el número de áreas y su nombre es muy variable.

No obstante, las más comunes son las siguientes: familia, pareja, salud, amistad, trabajo, estudios, economía y éxito personal.

2. Puntuar cada aspecto

Una vez seleccionada la cantidad de áreas consideradas fundamentales en la vida de la persona, se procede a darles una puntuación en base al grado de satisfacción percibido para cada una de ellas.

Normalmente, las puntuaciones van dentro del rango del 1, para nada satisfecho, al 10, totalmente satisfecho. Cuanto más baja sea la puntuación más cerca del centro del círculo se situará el punto para ese aspecto en concreto.

Puntuaciones del 8 al 10 significan que se está muy satisfecho en el área en concreto. Del 5 al 7 significa que, si bien no se está muy a disgusto, se debería iniciar una mejora. Inferiores a 4 significa que se debe buscar la forma de mejorarlas con urgencia.

3. Unir áreas y analizar

Una vez se han otorgado valores a cada área, se procede a unirlos trazando una línea y, así, se dibuja una figura geométrica.

Cuando se han unido los valores otorgados para cada aspecto, se podrá ver cómo es, a grandes rasgos, la vida de la persona.

Si la figura que se ha dibujado es más o menos armónica, similar a un círculo, significa que hay cierto equilibrio en la vida de la persona. En cambio, si la figura es irregular, con altibajos, viene a indicar que hay áreas que están menos satisfechas que otras.

Cabe decir que el hecho de que haya cierta armonía no significa que la persona se sienta satisfecha. Es posible que, de hecho, todos los aspectos estén tan bajos que haya armonía en cuanto a lo insatisfecha que está en general con su vida.

4. Empezar el cambio

Una vez identificados los puntos donde menos se está satisfecho, llega el momento de empezar a mejorar.

Antes de nada, es importante meditar sobre si se ha sido sincero o se ha exagerado la insatisfacción con respecto a ese elemento. En caso de que se haya sido sincero, se puede proceder a mejorar. No necesariamente se debe empezar por lo que menos puntuación se haya dado, aunque es un buen punto de inicio.

Para lograr el cambio es necesario elaborar un plan de mejora. Es muy importante meditar en profundidad cómo se va a lograr mejorar el aspecto seleccionado, y también se deben tener en cuenta posibles obstáculos que se puedan encontrar por el camino.

La lluvia de ideas es algo extremadamente necesario en este punto, además de poder consultar a conocidos formas para lograr encontrar el equilibrio a corto y largo plazo. Es bastante productivo el seleccionar metas a alcanzar a corto plazo, que sean realistas pero, a la vez, estimulantes, dado que facilitarán el llegar al objetivo final y contribuirán a mantenerse enfocado y motivado.

Para ser consciente de los avances que se esté logrando, es muy recomendable tener un diario en el que se apunte todo lo que se está consiguiendo, además de dedicar un tiempo cada semana para evaluar el estado de la situación en general.

También, a modo de seguimiento, es recomendable realizar, pasado cierto tiempo, una nueva rueda de la vida, comparando cómo se estaba al iniciar el proceso y cómo se está ahora.

¿Qué significa cada parcela?

Como ya hemos comentado, cada persona es diferente y, por tanto, le dará mayor importancia a unos aspectos diferentes en comparación con el resto de sus congéneres, sin embargo, sí que hay ciertas áreas que suelen aparecer en la mayoría de las ruedas de la vida.

A continuación veremos algunas de ellas, ofreciendo preguntas de ejemplo que pueden ayudar en el análisis de la satisfacción, tanto general como particular, de la persona.

1. Salud

¿Suelo estar resfriado? ¿Tomo demasiadas medicinas? ¿Hago ejercicio regularmente? ¿Cuántas veces he estado enfermo el último mes? ¿Debería ir a un médico? ¿Necesito ayuda psicológica?

2. Trabajo

¿Estoy satisfecho con mi trabajo? ¿Es lo que quería ser? ¿Hay posibilidad de que me asciendan? ¿Estoy trabajando de lo que he estudiado? ¿Qué opciones laborales tengo?

3. Pareja

¿Amo a mi pareja? ¿Me siento satisfecho en esta relación? ¿Me satisface sexualmente? ¿Soy suficiente para él/ella? ¿Es suficiente para mí? ¿Sigue habiendo la misma magia que al principio?

4. Familia

¿Quién es mi familia? ¿Mis padres, hermanos/hermanas y otros familiares de sangre entran dentro de mi concepto de familia cercana? ¿Mis amigos más cercanos son mi auténtica familia? ¿Cuáles son las dinámicas familiares a las que estoy expuesto? ¿Mi familia me quiere? ¿Quiero a mi familia?

5. Amigos

¿Mis amigos me satisfacen? ¿Qué es un amigo para mí? ¿Llamo amigo a cualquiera? ¿Siento que son realmente mis amigos?

6. Estudios

¿Me gusta lo que estudio? ¿Valgo para lo que estoy estudiando? ¿Realmente estoy aprendiendo? ¿Debería dedicarme a otra cosa?

7. Éxito personal

¿Me siento a gusto con mi vida? ¿Creo que realmente van a venir tiempos mejores? ¿Soy alguien importante en algo? ¿Qué puedo ofrecer al mundo?

8. Economía

¿Gano suficiente? ¿Gasto demasiado? ¿Debería ahorrar más? ¿Cómo puedo gestionar mejor mi dinero? ¿Necesito ayuda de un gestor?

Referencias bibliográficas:

  • Kübler-Ross, E. (2013). La rueda de la vida. Vergara.
  • Zeus, P., & Skiffington, S. (2004). "Coaching" práctico: guía completa de técnicas y herramientas. McGraw-Hill, Interamericana de España.