De este tejido surgen muchos órganos del sistema respiratorio y del digestivo, entre otros. Wikimedia Commons.

El desarrollo y crecimiento del cuerpo humano resulta un proceso sumamente complejo y fascinante en el que las diferentes estructuras trabajan con precisión milimétrica para dar lugar al nacimiento de los diferentes órganos y sistemas corporales.

Una de estas estructuras es el endodermo, una capa o estrato de tejido de la cual hablaremos a lo largo de este artículo. Esta capa es una de las partes biológicas más antiguas a nivel de desarrollo y da lugar a importantes órganos vitales tales como los que se encuentra en el sistema digestivo.

¿Qué es el endodermo?

El endodermo hace referencia al estrato de tejido más interno de las tres capas que se desarrollan durante el crecimiento embrionario de los animales. Estos estratos conocidos como capas germinativas son el ectodermo, que es la capa más externa y el mesodermo o capa media.

No obstante, es necesario especificar que no todas las especies poseen estas tres capas germinativas. Según cada grupo animal, las células embrionarias pueden derivar en dos o tres capas, formando seres diblásticos y triblásticos respectivamente. Aún así, todos poseen la capa del endodermo, la cual se encuentra debajo de el resto.

En el caso del endodermo, este aparece alrededor de la tercera semana de gestación, siendo considerada como una de las capas más antiguas dentro del proceso de diferenciación embrionario. Además, es a partir de este estrato de células de donde nacen muchos órganos vitales para la supervivencia del ser vivo adulto.

A partir de este estrato germina, se formaran la gran parte de los órganos internos más importantes. Algunos de ellos son los alveolos que encuentran albergados en los pulmones, la totalidad del aparato digestivo así como sus glándulas secretoras, los epitelios de algunas glándulas como el tiroides o el timo, y finalmente algunas partes de los riñones, la vejiga y la uretra.

¿Cómo se desarrolla?

Durante los inicios del desarrollo embrionario, el embrión está formado por una sola capa de células. A continuación, este se pliega sobre sí mismo en un proceso llamado gastrulación, gracias al cual nacen las primeras capas celulares. La primera de estas capas en aparecer es la del endodermo.

Alrededor de la segunda semana de gestación, un grupo de organismos celulares migratorios se deslizan hasta las células del hipoblasto, una masa interna formada por células cúbicas, y se convierte en la capa endodérmica final.

La siguiente fase dentro de la evolución del embrión es la llamada organogénesis. Esta es la encarga de producir los correspondientes cambios en las capas embrionarias y dar paso a la formación de los órganos y tejidos convenientes.

Tal y como se señala anteriormente, en el caso del endodermo, este dará lugar a diferentes órganos del sistema digestivo y respiratorio, así como a la envoltura epitelial de algunas partes del organismo. No obstante, es necesario especificar que estos órganos no se tratan de las estructuras definitivas sino de miembros primitivos pendientes de desarrollar por completo.

Tipos de endodermo

A raíz de la diferenciación del cuerpo embrionario, el endodermo se secciona en dos partes que poseen sus propias características. Estas partes son el endodermo embrionario y el endodermo extraembrionario. Estas dos divisiones se encuentran comunicadas por un ancho orificio que, más tarde, pasará a convertirse en el cordón umbilical.

1. Endodermo embrionario

El endodermo embrionario es la sección de la capa endodérmica que dará lugar a las estructuras internas del embrión, formando el intestino primario. Además, este estrato embrionario trabaja junto con la capa mesodérmica para formar la notocorda. Cuando esta estructura está completamente desarrollada es la principal encargada de emitir las señales necesarias para posibilitar la migración y la diferenciación celular; un proceso sumamente importante para posibilitar la formación de estructuras orgánicas como el cerebro.

A partir de aquí, la notocorda y el endodermo realizan un desarrollo paralelo en el que la primera genera una serie de pliegues que pasarán a formar los ejes craneales, caudales y laterales del embrión; mientras que los pliegues del endodermo se van quedando en el interior del organismo formando el tubo intestinal.

2. Endodermo extraembrionario

La segunda división del endodermo es aquella que permanece fuera del embrión formando el conocido saco vitelino. Este anexo membranoso se encuentra conectado al embrión, suministrando los suficientes nutrientes y oxígeno, así como desechando los residuos metabólicos.

No obstante, esta división de endodermo embrionario no permanece hasta el final del desarrollo embrionario sino que suele desaparecer alrededor de la décima semana de gestación.

Secciones del tubo intestinal

En en apartado anterior se mencionaba que el endodermo embrionario da lugar a una estructura llamada tubo intestinal. Esta estructura puede diferenciarse a su vez en distintas secciones que pueden corresponder tanto al endodermo embrionario como al extraembrionario. Estas secciones son:

1. Intestino craneal

Conocido como intestino craneal o interior, esta estructura está localizada en el interior del cráneo del embrión. Durante las primeras etapas de desarrollo esta forma la membrana bucofaríngea, la cual pasa a transformarse gradualmente en la faringe. A continuación, el límite inferior forma una estructura conocida como tracto respiratorio.

Finalmente, el tubo intestinal se dilata hasta convertirse en lo que finalmente corresponderá al estómago.

2. Intestino caudal

Ubicado dentro del pliegue caudal es el precursor de la membrana alantoides. Una telilla extraembrionaria que aparece mediante la formación de pliegues localizados junto al saco vitelino.

3. Intestino medio

Finalmente, el intestino medio se encuentra ubicado entre las estructuras craneales y caudales. Su extensión se dilata hasta llegar al saco vitelino a través del cordón umbilical. Gracias a él, el embrión es abastecido de los suficientes nutrientes que provienen del organismo materno y permiten su correcto desarrollo.

¿En qué órganos se transforma?

Ya se ha mencionado en múltiples ocasiones que el endodermo es la estructura primitiva gracias a la cual surgen gran parte de los órganos y estructuras corporales, un proceso conocido como organogénesis, es decir el nacimiento de los órganos.

Este proceso de desarrollo de los órganos definitivos suele darse lugar entre las ternera y la octava semana de gestión. No obstante, se ha comprobado que en las personas pueden observarse órganos identificables a partir de la quinta semana.

Para ser más concretos, de la capa endodérmica derivan estas estructuras:

  • Saco vitelino.
  • Alantoides.
  • Tracto respiratorio, específicamente los bronquios y alveolos pulmonares.
  • Epitelio y tejido conectivo de amígdalas, faringe, laringe y tráquea. Así como el epitelio de pulmones y ciertas partes del tracto gastrointestinal.
  • Vejiga urinaria.
  • Epitelio de las Trompas de Eustaquio, cavidades del oído, glándulas tiroideas y paratiroideas, el timo, la vagina y la uretra.
  • Glándulas del sistema digestivo, concretamente del tracto gastrointestinal; así como el hígado, la vesícula biliar y el páncreas.