Una tendencia en los tiempos actuales es irse de retiro los fines de semana para desconectar de la ciudad, las prisas, el bullicio y otros factores estresantes.

Atentos a esta moda saludable, existe una gran variedad de oferta para estas escapadas, pero pocas tan interesantes desde el punto de vista del bienestar físico y psicológico como la que propone Damien Carbonnier con su empresa MiAyuno.es.

Entrevista a Damien Carbonnier, director de MiAyuno

Para profundizar en las ventajas de los retiros de ayuno nada mejor que conversar con Damien Carbonnier, quien nos pondrá al día sobre cómo funciona uno de estos retiros, y qué experimentará la persona que decida embarcarse en esta aventura introspectiva.

Xavier Molina: Cuando se habla del ayuno, se suele poner el foco en los beneficios que tiene para la salud física. ¿Tiene, además, beneficios psicológicos?

Damien Carbonnier: Los beneficios mentales y psíquicos son, la consecuencia fisiológica y por lo tanto inevitable de los beneficios que el ayuno tiene a nivel digestivo. Hoy en día, se están llevando a cabo, estudios que demuestran los beneficios del ayuno para el intestino, tanto a nivel funcional como para la flora intestinal o microbioma. El intestino manda sobre el cerebro. El bienestar no es lo que piensas sino lo que sientes.

Nuestro cerebro produce energía en su día a día principalmente a partir de Glucosa, pero durante un ayuno, los 2 primeros días, consumimos la mayor parte de nuestras reservas de glucosa. Así, a partir del tercer día, el organismo se ve en la necesidad de activar los mecanismos fisiológicos que transforman nuestras reservas de grasa en energía, este proceso tiene lugar en el hígado y de éste proceso derivan unas moléculas conocidas como Cuerpos cetónicos que entre otras funciones sirven como fuente de energía para el cerebro, lo que garantiza que el cerebro tenga suficiente energía durante el ayuno.

Como demostró a principio de los años 2000 la doctora Dominique Lanzman Petithory que estos cuerpos cetónicos representan una verdadera alternativa, como fuente de energía, a la glucosa y explica en parte el porqué de la claridad mental durante un ayuno (un cerebro con energía es un cerebro optimista).

En los últimos años, Neurocientíficos como Mark Mattson han publicado trabajos realizados sobre Parkinson y Alzheimer en relación a la restricción calórica (ayuno) y ayuno intermitente y sus beneficios para el cerebro.

Las personas que realizan un ayuno experimentan al final del proceso y durante las semanas o meses posteriores una sensación de calma y de serenidad que les permite estar más conectados con ellos mismos y con su entorno, y por lo tanto viven “más presentes y en el ahora” lo que para muchos es sinónimo de felicidad.

Gandhi quien ayuno varias veces en su vida, resumía el ayuno de la siguiente manera: los ojos sirven para mirar el mundo exterior, el ayuno para ver el mundo interior…

¿Cualquier persona puede notar estos beneficios, o resultan significativos solo para una parte de la población?

Como hemos dicho anteriormente el bienestar es la consecuencia fisiológica de un ayuno, por eso nos atrevemos a responder que sí y aunque cualquier persona que presente un buen estado de salud y si no es así siendo apoyado por un médico, que conozca en profundidad la fisiología durante el ayuno (como es el caso en Miayuno.es) notará estos beneficios.

Por nuestra experiencia podemos decir que nuestros clientes cuando vienen por primera vez vienen buscando los beneficios a nivel físico (perder peso, disminuir dolor e inflamación, mejorar molestias digestivas,…) mientras que los clientes que repiten suelen venir más buscando esa sensación de bienestar y de calma emocional o mental que se experimenta al final de los retiros y durante los meses siguientes.

Si bien es cierto que no hay muchas si que hay situaciones que contraindican realizar un ayuno:

  • Mujeres embarazadas o durante la lactancia
  • Menores de edad (es preferible no ayunar antes de los 16 años)
  • Personas con trastornos alimentarios (anorexia, bulimia…)
  • Algunas enfermedades graves, según su fase de evolución
  • Pacientes diabéticos Insulino dependientes
Demian Carbonnier

En Mi Ayuno organizáis programas de ayuno en contacto con la naturaleza. ¿Por qué consideráis que estos dos elementos, ayuno y entornos naturales, encajan bien?

Porque básicamente uno puede contemplar reconectar consigo mismo cuando se aleja del día día, de la ciudad, del estrés, del ambiente familiar y profesional. RE-CONECTAR con uno mismo exige, para el ser humano reencontrarse con sus orígenes y estos los encontramos en la naturaleza. Por ello durante un retiro nuestros clientes pasean, respiran aire puro, se relajan y reconectan.

En Miayuno no ofrecemos solo ayunar, ofrecemos Retiros de Ayuno. Consideramos que la palabra Retiros es igual de importante que la de Ayuno.

¿Y de qué manera se combinan el ayuno y el ejercicio físico?

Durante los retiros de MiAyuno combinamos el ayuno de sólidos con ejercicio físico aeróbico, que nos permite:

  • Consumir las reservas de grasa
  • Proteger el músculo

Todos recordamos haber visto una película con el ejército corriendo y cantando a la misma vez. Fisiológicamente se explica porque cuando practicamos deporte aeróbico ( nos permite seguir hablando con normalidad o incluso cantar), la grasa puede ser utilizada como reserva de energía lo que no sucede cuando hacemos una actividad física anaeróbica, en la que solo podemos utilizar glucosa como fuente de energía. Por este motivo durante los retiros proponemos una actividad física suave pero prolongada (hasta 3-4 horas)

¿Qué medidas hay que tomar para que el ayuno no resulte perjudicial a causa de la falta de control o de experiencia?

La mejor medida sería acudir a un profesional por lo menos las primeras veces que pretendemos hacerlo. La segunda medida sería informarse seriamente, la tercera poder organizarse una semana de baja intensidad donde, intentemos alejarnos momentáneamente de la familia y del trabajo.

¿De qué manera se supervisa profesionalmente a alguien que realiza ayuno?

MiAyuno

Más que supervisar, se acompaña, ayunar conlleva muy pocos riesgos, el ser humano siempre ha ayunado. Igualmente se controla, hablando con la persona y dándole pautas para que pueda sentirse mejor, se anime en hacer algo de actividad física (no necesariamente cada día) para frenar la desintoxicación. Se controla los posibles mareos con miel o bicarbonato según el tipo de mareo, los dolores de cabezas se minimizan limpiando el intestino el primer día y con bálsamos naturales hasta entrar en el ayuno el tercer día.

Nada del otro mundo sin embargo los pocos riesgos que conllevan se han de conocer y sobre todo se ha de poder actuar rápidamente para evitar cualquier problema, por eso la asistencia de un profesional es importante. Insisto que ayunar es natural y ancestral, en todas las religiones se habla del ayuno, hoy en día el ayuno está reconocido a nivel internacional. En nuestra sociedad actual de sub abundancia, seguimos ayunando cada noche, por eso, la primera comida del día se nombra “desayuno” salir del ayuno. Aunque cada vez tiene menos sentido cenar tan tarde y desayunar tan temprano porque en realidad no dejamos el cuerpo entrar en ayunas.

Finalmente… ¿Puede el ayuno ser algo más que un hábito realizado con cierta frecuencia, y convertirse en una filosofía de vida?

Por supuesto, de hecho en Miayuno tenemos 1 de cada 2 clientes que repiten año tras año y se lo toman como pauta de salud anual.

A parte de esto, lo mejor es poder practicar el ayuno intermitente para justamente compaginarlo a lo largo del año. Existen varios tipos de ayunos intermitentes. Nosotros recomendamos empezar con el 12/12 en el cual dejaremos 12 horas de ayuno entre la cena y el desayuno pero el más estudiado científicamente es el 16/8 en el cual se come 2 veces al día con 16 horas de ayuno al día. La idea es empezar con el 12/12 y dejar fluir para ir poco a poco hacia un 13/11 o un 14/10 e ir valorando cómo responde el cuerpo en el día a día.

Cabe destacar que esta práctica de ayuno intermitente es mucho más fácil de realizar una vez se haya vivido un ayuno de varios días tal y como lo tenemos diseñado en los centros de Miayuno en España.