Explicamos de manera resumida qué son y qué estudian.

El conocimiento humano, la razón de ser, la propia existencia, la belleza… Son conceptos que se han ido planteando a lo largo de toda la historia de la humanidad, a través de la filosofía. La filosofía es un campo de estudio antiquísimo que engloba diferentes disciplinas filosóficas.

En este artículo, además de explicar qué es la filosofía, conoceremos las 8 disciplinas filosóficas que podemos encontrar dentro de ella, en función de lo que estudian. Conoceremos el objeto de estudio de cada una de ellas y sus características esenciales.

¿Qué entendemos por filosofía?

La filosofía es un campo de estudio antiquísimo, que tiene su origen en la antigua Grecia, donde los pensadores ya se preguntaban cuestiones sobre la vida, el conocimiento y la muerte. Sus contribuciones han permitido el nacimiento de muchas corrientes de pensamiento, ciencias y orientaciones teóricas. Se trata de un sistema de conocimientos que va a caballo entre la teología y la ciencia, y que se fundamenta en la razón.

Así, la filosofía engloba una serie de conocimientos que pretenden responder a preguntas como: ¿De dónde venimos? ¿Cuál es el sentido del hombre?, etc. Además, es importante destacar que la psicología que hoy en día conocemos, nació a partir de la filosofía.

Es decir, pretende dar respuesta a preguntas trascendentales del ser humano, a través de la exploración del conocimiento, de la reflexión y de la razón. Además, explora también otros aspectos como la ética, la moral, la belleza o el lenguaje, a través del cuestionamiento de la realidad.

Las disciplinas filosóficas

La filosofía es un campo de estudio muy amplio que se puede parcelar en campos más pequeños; se trata de sus diversas ramas de estudio, las llamadas disciplinas filosóficas.

Las disciplinas filosóficas son aquellas actividades intelectuales que nos muestran las formas que puede adoptar la filosofía, que son muchas. Y es que desde que aparecieron los primeros filósofos hace miles de años, son muchos los ámbitos de reflexión e investigación que han abordado, y algunos de ellos son muy diferentes entre sí, por lo que pueden ser clasificados en categorías diferentes.

Así pues, podemos entender las disciplinas filosóficas como los diferentes puntos de partida desde los cuales nos podemos hacer preguntas e intentar responderlas según la naturaleza de estas incógnitas. Cada una de ellas pretende dar respuesta a preguntas o problemas específicos, y presenta unas características concretas; además, su objeto de estudio varía.

En este artículo veremos cuáles son las principales disciplinas filosóficas, y en qué temáticas se sumerge cada una de ellas.

1. Lógica

La primera de las disciplinas filosóficas que vamos a comentar es la lógica, considerada una ciencia formal (no empírica). Su nombre viene del término “Logos” (en griego), que significa idea, pensamiento o razón. El objeto de estudio de la lógica son las propias ideas, y busca sacar conclusiones a partir de determinadas premisas, a través de la realización de inferencias.

Las inferencias, por su parte, pueden ser de dos tipos: válidas o no válidas. La lógica es la que permitirá determinar de qué tipo son. La lógica puede aplicarse en diversos campos o ámbitos de estudio, como por ejemplo las matemáticas o la informática, ya que puede resultar una herramienta muy útil para resolver problemas complejos.

2. Esistemología

La epistemología, la segunda de las disciplinas filosóficas que estamos viendo, estudia el propio conocimiento. Su nombre tiene su origen en el término “Episteme”, que significa conocimiento. Esta disciplina filosófica se encarga de estudiar todos aquellos hechos (tanto psicológicos, sociales, históricos…) que han conducido a la obtención del conocimiento científico.

Otros términos que se han usado para hablar de epistemología son la “Filosofía de la Ciencia”, ya que su objeto de estudio es el conocimiento, y además se ocupa de estudiar por qué algunas fuentes de conocimiento científico son “válidas” y otras no.

Así, la epistemología es la encargada de estudiar el conocimiento en sí, pero también su tipología (contenido, significado…) y grado de veracidad. Ahonda en el propio conocimiento humano buscando sus fundamentos, principios y métodos que permiten obtenerlo.

3. Axiología

El objeto de estudio de la axiología son los valores. Es decir, estudia el valor que tienen las cosas, qué se entiende por valor, cuál es su naturaleza, etc. Ahonda en sus fundamentos y en su esencia, y en cómo se relacionan con el ser humano. Es por ello que muchas veces la axiología también se hace llamar la “Filosofía de los valores”.

Etimológicamente, la palabra axiología proviene de “Axis” (valor) y de “Logia” (estudio, ciencia). Esta palabra fue utilizada por primera vez en 1902 por Paul Lapie, y posteriormente por Eduard Von Hartmann, en 1908. Este último autor fue el que la consolidó como una disciplina filosófica, y el que la utilizó para fundamentar sus estudios de filosofía.

4. Ontología

La ontología tiene como objeto de estudio “el ser en general”, así como su esencia y sus propiedades. De entre las disciplinas filosóficas, es una de las que tiene un mayor componente metafísico (de hecho algunos expertos la consideran parte de ella). Etimológicamente, la palabra ontología proviene del griego “Onthos” (ser) y “Logia” (estudio, ciencia).

La ontología se encarga también de estudiar las relaciones entre los entes, y las relaciones entre los actos y las personas que los realizan.

Por otro lado, también pretende analizar los principios que rigen el propio ser, las categorías generales del ser humano y las clases de entes que existen. Un ente es una “cosa o ser que tiene existencia real o imaginaria”; se trata de un concepto un tanto abstracto, metafísico. Así, la ontología va más allá de la apariencia física, y busca analizar las cosas o los seres más abstractos o intangibles.

5. Antropología filosófica

Otra de las disciplinas filosóficas, la antropología filosófica, se encarga de estudiar al hombre como objeto y como sujeto del conocimiento filosófico. Etimológicamente también proviene del griego, concretamente del término “Antrophos”, que significa hombre.

Así, pretende averiguar aquello que determina la condición racional y espiritual en las personas, a partir de la investigación de la esencia humana. Busca entender el lugar del ser humano en el cosmos, sus problemáticas y conflictos, su naturaleza de ser, etc. Hoy en día la antropología es una carrera universitaria.

6. Ética

La ética es otra de las disciplinas filosóficas “por excelencia”. Se encarga de estudiar “el bien y el mal” según unos principios fundamentales, en relación al comportamiento humano. Etimológicamente proviene del término “Ethos”, que significa costumbre.

La ética estudia también las relaciones entre los actos o comportamientos del ser humano (buenos o malos) y la propia moral. Así, se trata de la disciplina filosófica que regularía las normas sociales y las costumbres dentro de una comunidad, permitiendo que valorásemos los comportamientos dentro de unos parámetros “éticos” o morales, calificándolos como correctos o incorrectos, buenos o malos, etc.

7. Estética

La estética se encarga de estudiar la belleza, la percepción de la misma y los juicios estéticos. Etimológicamente, proviene de la palabra “Aisthanomai” (sentir lo bello), aunque también se ha dicho que proviene del griego “Aisthetikê”, que significa sensación o percepción.

En otras palabras, podría decirse que la estética es la “Filosofía del Arte”. Concretamente, estudia la experiencia estética, la naturaleza del valor de la belleza, el orden y la armonía de las cosas susceptibles de ser bellas. Analiza, además, qué condiciones son necesarias para sentir o percibir que algo es bello.

Por otro lado, la estética se encarga de formular una serie de categorías y fundamentos dentro del campo artístico, en el lenguaje del arte.

8. Gnoseología

La última de las disciplinas filosóficas, la gnoseología, proviene de los términos “Gnosis” (conocimiento) y “logia” (estudio, ciencia). La gnoseología también es denominada “Teoría del Conocimiento”, y tiene como objeto de estudio la esencia, fundamentos, alcances, limitaciones, elementos, origen y evolución del conocimiento.

Esta disciplina filosófica permite analizar la experiencia humana y los fenómenos que percibimos y experimentamos de la realidad, a través de diferentes modalidades: percepción, recuerdo, imaginación, pensamiento, etc.

Por otro lado, la gnoseología presenta tres premisas fundamentales que pretende resolver: el “saber qué”, el “conocer” y el “saber cómo” de toda experiencia y conocimiento.

Referencias bibliográficas:

  • Aristóteles (2008). Metafísica. Alianza Editorial.
  • Carpio, A. (2004). Principios de filosofía: una introducción a su problemática. Buenos Aires: Glauco.
  • González, M. J. (1998). Introducción a la Psicología del Pensamiento. Madrid: Trotta.
  • Mackie, J. (2000). Ética: la invención de lo bueno y lo malo. Barcelona: Gedisa.
  • Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española [Dictionary of the Spanish Language] (22nd ed.). Madrid, Spain.
  • Thullier, P. (1993). Filosofía de las ciencias humanas y sociales. Ed. Fontamara, México.