Los principales tipos de normas, explicados. Unsplash.

Las normas existen en todas las sociedades y culturas. Se trata de pautas de comportamiento que guían nuestra conducta, una especie de reglas explícitas o implícitas que nos ayudan a entender cómo actuar ante distintas situaciones.

Pero existen muchas formas en las que las normas se expresan. En este artículo conoceremos 9 tipos de normas según tres parámetros de clasificación: su tipo de indicación, su grado de formalidad y su ámbito de aplicación. Conoceremos las características de cada tipo y qué sanciones conlleva su incumplimiento.

¿Qué son las normas?

Las normas son pautas o reglas de comportamiento, que nos indican cómo debemos actuar y cómo no, en según qué ámbitos. Es decir, en cierta manera regulan lo que es lícito y lo que no, “lo que se puede hacer y lo que no”. Es por eso que tienen un componente ético implícito.

Son una especie de acuerdos que aceptamos cuando entramos en un ámbito concreto (por ejemplo en una escuela, en una iglesia, en un club…). Existen diferentes tipos de normas según el criterio o parámetro que utilizemos para clasificarlas.

Además, las normas van evolucionando a lo largo de las épocas, van cambiando; en las diferentes culturas, también existen diferentes tipos de normas (más flexibles, más rígidas, más restringidas…). Es decir, que la cultura, a veces, y en según qué ámbitos, tiene un peso importante en la elaboración de los diferentes tipos de normas.

Funciones

Las funciones más destacables de los distintos tipos de normas son: por un lado, sirven para que exista cierto control en la sociedad; además, regulan el comportamiento y nos indican cómo comportarnos en determinados contextos cuando no sabemos muy bien cómo actuar.

Por el otro lado, permiten establecer una “unidad de medida” para valorar y evaluar el comportamiento de las personas. Además, otra de sus funciones es que ayudan a satisfacer las necesidades que tenemos dentro de la sociedad, y pueden evitar conflictos sociales importantes.

Principales tipos de normas

Podemos clasificar los diferentes tipos de normas según tres parámetros diferentes que iremos viendo.

1. Según su grado de formalidad

En este sentido, las normas pueden ser formales o informales:

1.1. Normas formales

Las normas formales suelen presentarse por escrito (o mediante un símbolo, en según qué contextos). Por ejemplo, una norma formal sería “prohibido comer en el autobús”, o “el empleado debe avisar que deja el trabajo con un mínimo de 15 días de antelación”.

Son normas que se acuerdan y que se comunican formalmente (con mayor o menor formalidad). Además, este tipo de normas suele contemplar la consecuencia negativa que implica no cumplir dicha norma.

1. 2. Normas informales

Por contra, las normas informales son normas tácitas; es decir, que no es necesario que se expresen o se digan de forma explícita, ya que son normas que se sobreentienden o se presuponen por el contexto. Estos tipos de normas las personas las aceptan de forma implícita.

Por ejemplo, normas informales serían: “no gritar en una iglesia”, “no ir desnudo por la calle”, o “no pegar en el colegio”.

2. Según su tipo de indicación

Según el tipo de indicación o conducta a seguir (o a no seguir) que establece la norma, encontramos dos tipos de normas, que veremos a continuación. Es decir, ¿la norma prohíbe un comportamiento o un indica un comportamiento a seguir? Vamos a ver la diferencia.

2.1. Normas prescriptivas

Las normas prescriptivas indican comportamientos que deben seguirse. Es decir, establecen pautas de comportamiento apropiado o adecuado. Por ejemplo: “ducharse antes de entrar en la piscina”, “mantener el silencio dentro de la biblioteca” o “cerrar la puerta después de salir”.

2.2. Normas proscriptivas

Por contra, las normas proscriptivas indican comportamientos a evitar, comportamientos que no se pueden hacer; es decir, se trata más de prohibiciones. Es por ello que generalmente son menos flexibles.

Por ejemplo, normas proscriptivas podrían ser: “no pisar el césped”, “prohibido fumar” o “no bañarse en la playa con bandera roja”.

3. Según su ámbito de aplicación

Según el tercer parámetro de clasificación, su ámbito de aplicación, podemos encontrar 5 tipos de normas:

3.1. Normas sociales

Las normas sociales son “pactos” obligados que debemos seguir cuando estamos en la sociedad (en la calle, en lugares públicos…), y que se acordaron en su momento de forma más bien espontánea. Es decir, son normas que inicialmente surgieron así, pensando en el respeto entre las personas.

Su función es la de asegurar una buena convivencia entre los ciudadanos. El hecho de incumplirse alguna de ellas, generalmente implica una sanción para el ciudadano, pero esta sanción es de tipo social, no legal (por ejemplo la exclusión social). Un ejemplo sería no pisar el césped de los parques, o no ensuciar el espacio público; su incumplimiento es muy probable que genere rechazo por parte de los ciudadanos.

Algunas normas sociales han servido de base para elaborar normas legales por parte del Estado. Es decir, que han derivado de las normas sociales. Estos tipos de normas son diferentes en cada cultura.

3.2. Normas religiosas

Ese tipo de normas tiene que ver, como su propio nombre indica, con una corriente o filosofía religiosa concreta. Es decir, cada religión establece sus normas, y hacen referencia a lo que se espera que un creyente de esa religión, haga o no haga. Se relacionan mucho con la moralidad y con la ética, ya que muchas veces hacen alusión al “bien y el mal”.

En la religión cristiana, por ejemplo, el hecho de incumplir ciertas normas religiosas, supone un pecado. Por otro lado, su incumplimineto se relaciona con una sanción más de tipo espiritual (por ejemplo: rezar “X” número de oraciones del Padre Nuestro, o rezar la Vírgen María).

Estas sanciones, evidentemente, variarán de una religión a otra, y de una cultura a otra. Además, la gravedad del pecado también influirá, hablándose incluso de “ir al infierno” en caso de infringir normas religiosas más graves. Las normas religiosas las podemos encontrar escritas en la Biblia (en el caso de la tradición cristiana), en textos o documentos sagrados, etc.

3.3. Normas jurídicas o legales

Siguiendo con los tipos de normas según su ámbito de aplicación, encontramos las normas legales o jurídicas. Se trata de las normas “oficiales” en cada ciudad o país; su cumplimiento es obligatorio para todos. Guían y rigen cómo debemos comportarnos los ciudadanos (comportamiento civil). Son normas que deben ser escritas y estar reflejadas en algún documento legal.

Estas normas las establecen las instituciones legales y judiciales que regulan la sociedad. El hecho de incumplirlas conlleva ciertos tipos de sanciones. Estas sanciones pueden ser administrativas (multas) o penales (cárcel, antecedentes…). Son un tipo de normas que permiten evitar que sucedan desgracias mayores dentro de la sociedad (por ejemplo imprudencias graves, asesinatos…).

Tienen mucho que ver con las normas sociales, y con lo que está “bien” y lo que está “mal” dentro de una sociedad. Es por ello que nos indican y definen cómo actuar y cómo no hacerlo, y permiten “controlar” el bienestar y tranquilidad de los ciudadanos, negocios, empresas, etc.

3.4. Normas morales

La moral hace referencia al comportamiento humano que está “bien” y el que está “mal”. En cierta manera, la moral permite juzgar el comportamiento de las personas en la sociedad. Es por ello que las normas morales tienen mucho que ver con la ética, una disciplina más global que la moral, que valora el comportamiento humano en sociedad.

La ética, además, intenta entender y estudiar las relaciones entre el bien y el mal, el comportamiento humano y la moral. Así, las normas morales se relacionan con pactos o convenciones sociales sobre lo que es ético (correcto) y lo que no. Se trata de tipos de normas que tienen (o deberían tener) en especial consideración los derechos humanos, el respeto y la dignidad de las personas.

Las normas morales muchas veces son normas implícitas, de acuerdo y cumplimiento tácito, que no están escritas en ningún sitio. Tienen que ver sobre todo con las relaciones con los demás, y a veces son un tanto subjetivas (por ejemplo, normas morales podrían ser: “no salir con la ex pareja de mi hermana”, o “no decir mentiras a la gente que quiero”).

Su incumplimento se relaciona con una sanción más de tipo espiritual o de conciencia, como por ejemplo la culpa o el remordimiento. Es decir, la sanción tiene que ver más con uno mismo. En ocasiones las normas morales se relacionan con las normas religiosas, como ya hemos visto, ya que ambas comparten aspectos de conciencia personal y remordimiento.

3.5. Normas de protocolo

También llamadas “normas de etiqueta”, estos tipos de normas indican cómo debemos ir vestidos en una fiesta, cómo debemos comportarnos y comer en un restaurante de lujo, etc. Es decir, tienen que ver más con la elegancia y el buen comportamiento en contextos con un nivel económico alto, de gran exigencia o donde es importante mantener la buena reputación.

Así, son normas que se aplican en determinados contextos sociales (cenas, fiestas, bodas…), especialmente en escenarios con mucho “caché” o con personas de altos cargos y responsabilidades (por ejemplo la realeza, políticos…).

Incluyen, como adelentábamos: la forma de vestir, la forma de comer (los cubiertos a utilizar con cada plato, por ejemplo), hasta la forma de entrar y saludar, etc.

Referencias bibliográficas:

  • Elster, J. (2009). Social Norms and the Explanation of Behavior. The Oxford Handbook of Analytical Sociology: 195-217, editado por P. Hedström y P. Bearman. New York: Oxford University Press.
  • Oceja, L.V., & Jiménez, I. (2001). Hacia una clasificación psicológica de las normas (Toward a psychosocial typology of norms). Estudios de Psicología, 22: 227–242.
  • Treasury (2002). Institutions, Social Norms and Well-being.