Esta alteración visual puede producir importantes molestias.

Las miodesopsias son pequeñas manchas que aparecen en el humor vítreo del ojo, cuya apariencia es similar a la de una mosca. Aunque causan algunas dificultades en la visión suelen ser inofensivas, no obstante, en ocasiones pueden indicar la presencia de una patología ocular.

Constituyen uno de los motivos de consulta médica oftalmológica más recurrentes, aunque no suelen ser peligrosas. En este artículo veremos una explicación sobre qué son las miodesopsias, cuales son las principales causas y los tratamientos más comunes.

El sistema ocular de los seres humanos

Nuestros ojos se componen de un sistema ocular muy complejo conformado por una capa externa, una capa media y una capa interna de células, tejidos y terminales nerviosas encargadas de llevar señales eléctricas a nuestro cerebro.

A su vez, cada capa se compone de otros segmentos que tienen funciones específicas. La capa interna, por ejemplo, se compone de tres cámaras o secciones distintas; una cámara anterior entre la córnea y el iris, una cámara posterior entre el iris, el cuerpo ciliar y el cristalino; y una cámara vítrea, entre el cristianismo y la retina.

Es en esta última en donde se encuentra una masa gelatinosa e incolora a la que llamamos humor vítreo o cuerpo vítreo, que tiene una función protectora y amortiguadora con la cual es posible mantener la forma del ojo y su presión interna.

¿Qué son las miodesopsias?

Las miodesopsias son una alteración ocular que ocasiona manchas, puntos o hilos de tamaño y consistencia distinta dentro del humor vítreo del ojo, es decir, en la masa gelatinosa que está entre el cristalino y la retina.

En términos formales, las miodesopsias se definen como un fenómeno entópico (es decir, que se origina y manifiesta en el interior del ojo), provocado por algunos defectos del gel vítreo que reflejan, absorben o dispersan la luz por lo que interfieren su paso.

Por otro lado y en palabras más coloquiales, las miodesopsias son conocidas como “ojos flotantes” o “moscas volantes” porque tienen la forma de una telaraña, una pelusa o un pequeño punto, generalmente de color negro o gris, que se mueve y flota dentro del ojo.

Por eso mismo en algunas investigaciones se reconocen miodesopsias de tipo célula o miodesopsias de tipo filamento. Aunque pueden entorpecer la visión, y son uno de los motivos de consulta oftalmológica más comunes, las miodesopsias no son especialmente dañinas.

Se presentan con mayor frecuencia durante el envejecimiento debido a cambios importantes en las composición celular del humor vítreo provocados por el paso natural del tiempo.

No obstante, si el número de miodesopsias aumenta repentinamente y se acompaña por destellos de luz podrían indicar la presencia de una patología más grave (como un desprendimiento de retina), por lo que en cualquiera de estos casos es importante consultar inmediatamente a un especialista.

Principales causas

Las miodesopsias son el resultado de la aumulacion de los deshechos celulares en el humor vítreo, es decir que están provocadas principalmente por cambios en las células que producen la sustancia gelatinosa del humor vítreo dentro de los ojos.

Durante el envejecimiento, esta sustancia se vuelve más líquida, con lo que las fibras y las células oculares se agrupan fácilmente, generando manchas o sombras en la retina que a simple vista parecieran unas pequeñas moscas.

En otras ocasiones, la presencia de miodesopsias puede ser un indicador de que los ojos están inflamados o lastimados, por lo que pueden acompañarse de un sangrado interno que en el peor de los casos ocasiona la pérdida de la visión.

Así mismo, pueden aparecer como consecuencia de un desprendimiento del vítreo posterior, o a causa de traumatismos oculares, intervenciones quirúrgicas en el ojo, o como uno de los efectos de la miopía.

Tratamientos más frecuentes

Por lo general las moscas volantes desaparecen por sí solas después de unas semanas, sin haber causado molestias importantes. Es decir, que no requieren un tratamiento especial y tampoco hay un tratamiento médico definitivo.

No obstante, y dado que se presentan con mayor frecuencia durante el envejecimiento, lo que a su vez aumenta la probabilidad de un desprendimiento de retina, es recomendable acudir al oftalmólogo siempre que se presente un aumento repentino del tamaño de la mancha, una sombra periférica en el campo visual o una disminución brusca de la visión.

A partir de ahí, los tratamientos que recomiende el especialista serán los adecuados a la patología detectada, lo que puede incluir una vitrectomía (cirugía de extracción del humor vítreo para sustituirlo con una solución salina). Mientras tanto, lo que se recomienda es no perseguir las manchas con la mirada, ya que esto puede empeorar la calidad de la visión.

Referencias bibliográficas:

  • Miodesopsias (2018). ¿Qué son las miodesopsias? Recuperado 4 de marzo de 2018. Disponible en http://miodesopsias.com
  • Castilla, M., Borja, C. & García-Arumí, J. (2016). Impacto de las miodesopsias en la calidad visual. Tesis Doctoral, Universitat Autònoma de Barcelona.
  • Clínica Oftalmológica Castillo. (2013). Manchas o moscas flotantes. Recuperado 4 de marzo de 2018. Disponible en http://www.oftalmologiacastillo.com/enfermedades/manchas-o-moscas-flotantes/
  • Puel, C. (S/A). Óptica fisiológica. El sistema óptico del ojo y la visión binocular. Universidad Complutense de Madrid [Versión Electrónica]. Recuperado 4 de marzo de 2018. Disponible en http://eprints.sim.ucm.es/14823/1/Puell_Óptica_Fisiológica.pdf