Pixabay

Te guste o no, hay situaciones en la vida en la que es importante causar una buena primera impresión. Si lo que quieres es conseguir ese trabajo que tanto deseas, o no echar por la borda la primera cita con el chico o la chica por la que has pasado tantas horas suspirando, mejor que sigas leyendo este artículo.

Y es que, en este tipo de situaciones, probablemente solo tengas una única oportunidad para proyectar una buena impresión. Las personas formamos opiniones de los demás con solo unos minutos, y es por eso que debes estar preparado para mostrar tu mejor versión. Esto no significa que debas aparentar ser un alto ejecutivo cuando no lo eres. Pero aún y así, siendo tú mismo, la actitud o los nervios te pueden jugar una mala pasada.

La ciencia ha demostrado que la primera impresión se consigue en tan solo siete segundos desde que conoces a alguien. Por tanto, cuando conoces a gente nueva, te hacen un rápido escáner de tu sonrisa, tu manera de dar la mano, la forma de presentarte, etcétera. A medida que van pasando los minutos, van pensando en si eres digno de confianza, si eres genuinamente buena persona, si quieren seguir conociéndote o si quieren seguir trabajando contigo. Como puedes ver, muchas preguntas se van respondiendo en esos minutos críticos. Lo que ven de ti y lo que les haces sentir, va a marcar si siguen teniendo contacto contigo o no.

Consejos para para dar una buena primera impresión

La gente puede olvidar lo que has dicho. La gente puede olvidar lo que has hecho. Pero nunca olvidarán cómo les has hecho sentir. Piénsalo unos segundos, tú también te formas una primera impresión de la gente que conoces por primera vez, así que debes saber que. en alguna ocasión , e habrás equivocado juzgando a los demás antes de tiempo.

Para evitar que esto te suceda a ti, te invitamos a que sigas los siguientes consejos.

1. Sé puntual

Primero de todo, debes ser puntual. A nadie le gusta que llegue tarde la persona con la que han quedado, y menos si es una entrevista de trabajo. Sé consciente de esto y date el tiempo suficiente para llegar a la hora porque, de lo contrario, puede que no tengas una segunda oportunidad.

2. Observa el lenguaje corporal

Tu lenguaje corporal habla silenciosamente sobre ti. Varios estudios han demostrado que tiene cuatro veces más importancia que las cosas que puedas decir. Mirar a la persona a los ojos mientras le hablas o darle la mano de manera firme es importante para dar una buena primera impresión.

3. Sonríe

Pese a que la sonrisa tiene que ver con el lenguaje corporal, separarla del punto anterior es importante para recordarlo. No es necesario que muestres los dientes, pero no hay nada que cree una mejor impresión que una gran sonrisa. Intenta no pasar de la sonrisa a la seriedad muy rápido, pues parecerá que la estás forzando. La clave está en la naturalidad.

4. Relájate

La postura es importante para mostrar un buen lenguaje corporal, pero no parezcas un robot cuando intentes controlarla. Siéntate recto, pero no seas tan rígido que se note que fuerzas la situación. Relájate y no estés nervioso, disfruta del momento.

5. Sé tú mismo

No pretendas ser alguien que no eres, porque es posible que se note. Así que sé tú mismo. Esto puede sonar como un tópico pero es la verdad. Así que intenta no mentir, porque si te pillan te quedará marcada la imagen de mentiroso.

6. Sé positivo

Tu actitud se muestra en todo lo que haces. Proyecta una actitud positiva, incluso si recibes criticas o estas nervioso. Si tienes una entrevista o has quedado con ese alguien especial, debes pensar que si por alguna razón la situación no sale como deseabas, será un gran aprendizaje.

7. Confía en ti mismo

Este punto reúne todos los anteriores, porque si confías en ti mismo, tu lenguaje corporal lo proyecta: sonríes más, das la mano con firmeza, estás relajado, etc. Consecuentemente, no solamente es cuestión de mostrarse relajado de manera forzada, sino que debes valorarte a ti mismo. Si no es así, puede que tengas éxito en el primer encuentro, pero poco a poco tu falta de confianza irá ganando terreno.

8. Sé abierto y humilde

La humildad es uno de los valores que más apreciamos los seres humanos. Intenta no ser arrogante y muéstrate abierto a los demás. Eso crea confianza, y un buen rapport. Un gran ego puede crear rechazo, así que, si quieres caer bien rápido, muéstrate como una persona humilde y respetuosa.

9. Destaca tus características

Tenemos algo único que ofrecer. Tal vez seas experto en una rama del conocimiento que genere curiosidad en los demás, o que tengas un gran sentido del humor. Si aún no sabes qué es lo que puedes ofrecer, mejor que hagas un trabajo de autoconocimiento ya mismo. Ahora bien, no es lo mismo seducir a una chica o a un chico que seducir a un entrevistador para un puesto de trabajo. Así que también debes tener en cuenta la situación de cada momento.

10. Sé empático

Para congeniar con los demás, debes ser empático. Esto significa que si observas la situación desde el punto de vista de los demás, estarás más cerca de saber exactamente cómo actuar y dejar una buena impresión en esa persona.

Bonus: Vístete según la situación

Debes intentar ser tú mismo siempre que puedes. Pero hay muchas ocasiones en las que debes mostrar una imagen determinada. Por ejemplo, si aspiras a un puesto en una multinacional debes utilizar un look serio. En este caso, debes identificar las necesidades de la situación y, si realmente quieres ese puesto, vístete de la manera correcta.