Claude Lévi-Strauss fue un antropólogo francés y uno de los científicos sociales más destacados del siglo XX.

Se le conoce sobre todo por ser el fundador de la antropología estructural y por su teoría del estructuralismo. Además, fue una figura clave en el desarrollo de la antropología social y cultural moderna, y tuvo una gran influencia fuera de su disciplina.

En este artículo te presentamos la figura de Claude Lévi-Strauss, su vida y carrera, así como sus principales aportaciones teóricas y filosóficas.

Claude Lévi-Strauss: vida y carrera

Claude Lévi-Strauss (1908 - 2009) nació en una familia judía francesa en Bruselas y luego se crió en París. Estudió filosofía en la histórica universidad de La Sorbona. Varios años después de su graduación, el Ministerio de Cultura francés lo invitó a dar clases como profesor visitante de sociología en la Universidad de São Paulo en Brasil, un puesto que ocupó como docente, tras mudarse a este país, hasta 1939.

En 1939, Lévi-Strauss renunció para realizar un trabajo de campo antropológico en comunidades indígenas en las regiones de Mato Grosso y la Amazonía brasileña, iniciando el inicio de su investigación sobre grupos indígenas de las Américas. La experiencia tendría un profundo efecto en su futuro, allanando el camino para una carrera innovadora como investigador e intelectual. Logró fama literaria por su libro de 1955 “Tristes Trópicos”, en el que narraba parte de su tiempo en Brasil.

La carrera académica de Lévi-Strauss comenzó a despegar cuando se produjo la Segunda Guerra Mundial y tuvo la suerte de escapar de Francia hacia los Estados Unidos, gracias a un puesto de profesor en la Nueva Escuela de Investigación en 1941. Mientras estaba en Nueva York se unió a una comunidad de intelectuales franceses que con éxito encontró refugio en los Estados Unidos, en medio de la caída de su país de origen y la creciente ola de antisemitismo en Europa.

Claude Lévi-Strauss

Lévi-Strauss permaneció en los Estados Unidos hasta 1948, uniéndose a una comunidad de eruditos y artistas judíos que escaparon de la persecución que incluía al lingüista Roman Jakobson y al pintor surrealista André Breton. Además, ayudó a fundar la Escuela Libre de Altos Estudios (Escuela Francesa de Estudios Libres) con otros refugiados, y luego trabajó como agregado cultural de la embajada de Francia en Washington D.C.

Lévi-Strauss regresó a Francia en 1948, donde recibió su doctorado de la Sorbona. Rápidamente se estableció dentro de las filas de los intelectuales franceses y fue director de estudios en la Escuela de Estudios Libres de la Universidad de París de 1950 a 1974. Se convirtió en presidente de Antropología Social en el famoso Collège de France en 1959 y ocupó el cargo hasta 1982.

El estructuralismo

Claude Lévi-Strauss formuló su famoso concepto de antropología estructural durante su estancia en los Estados Unidos. De hecho, esta teoría es inusual en la antropología, ya que está indisolublemente vinculada a la escritura y el pensamiento de un erudito. El estructuralismo ofreció una forma nueva y distintiva de abordar el estudio de la cultura, y se basó en los enfoques académicos y metodológicos de la antropología cultural y la lingüística estructural.

Lévi-Strauss sostuvo que el cerebro humano está conectado para organizar el mundo en términos de estructuras clave de organización, lo que permite a las personas ordenar e interpretar la experiencia. Como estas estructuras son universales, todos los sistemas culturales son inherentemente lógicos. Simplemente se usan diferentes sistemas de comprensión para explicar el mundo que les rodea, lo que resulta en la sorprendente diversidad de mitos, creencias y prácticas. Según Lévi-Strauss, la tarea del antropólogo, es explorar y explicar la lógica dentro de un sistema cultural particular.

El estructuralismo utilizó el análisis de las prácticas y las creencias culturales, así como las estructuras fundamentales del lenguaje y la clasificación lingüística, para identificar los bloques de construcción universales del pensamiento y la cultura humanos. Esta corriente filosófica ofreció una interpretación fundamentalmente unificadora e igualitaria de las personas de todo el mundo y de todos los orígenes culturales. Lévi-Strauss sostenía que todas las personas usan las mismas categorías básicas y sistemas de organización para dar sentido a la experiencia humana.

El concepto de antropología estructural de Lévi-Strauss tenía como objetivo unificar, a nivel de pensamiento e interpretación, las experiencias de los grupos culturales que viven en contextos y sistemas muy variables, desde la comunidad indígena que estudió en Brasil hasta los intelectuales franceses de la Segunda Guerra Mundial. Los principios igualitarios del estructuralismo fueron una intervención importante porque reconocieron a todas las personas como fundamentalmente iguales, independientemente de la cultura, el origen étnico u otras categorías socialmente construidas.

La teoría del mito

Lévi-Strauss desarrolló un profundo interés en las creencias y tradiciones orales de los nativos americanos durante su estadía en los Estados Unidos. El antropólogo Franz Boas y sus estudiantes fueron pioneros en los estudios etnográficos de los grupos indígenas de América del Norte, compilando vastas colecciones de mitos. Lévi-Strauss, a su vez, buscó sintetizarlos en un estudio que abarca los mitos desde el Ártico hasta la punta de América del Sur.

Estas investigaciones culminaron en su obra “Mitológicas”, un estudio de cuatro volúmenes en el que Lévi-Strauss argumentó que los mitos podrían estudiarse para revelar las oposiciones universales (como la muerte contra la vida o la naturaleza frente a la cultura) que organizaban las interpretaciones y las creencias humanas sobre el mundo.

Lévi-Strauss presentó el estructuralismo como un enfoque innovador para el estudio de los mitos. Uno de sus conceptos clave a este respecto fue el “bricolage”, un concepto que tomó prestado del francés para referirse a una creación que se basa en una variedad diversa de partes. El “bricoleur”, o el individuo involucrado en este acto creativo, hace uso de lo que está disponible. Para el estructuralismo, ambos conceptos se usan para mostrar el paralelismo entre el pensamiento científico occidental y los enfoques indígenas; los dos son fundamentalmente estratégicos y lógicos, y simplemente hacen uso de diferentes partes.

La teoría del parentesco

El trabajo anterior de Claude Lévi-Strauss se centró en el parentesco y la organización social, como se describe en su libro de 1949, “Las estructuras elementales del parentesco”. En este sentido, Lévi-Strauss intentó comprender cómo se formaban las categorías propias de la organización social, como el parentesco y la clase. Él entendía estos conceptos como fenómenos sociales y culturales, no como categorías naturales (o preconcebidas); no obstante, la pregunta que se hacía era: ¿qué los causó?

Los escritos de Lévi-Strauss se centraron en el papel del intercambio y la reciprocidad en las relaciones humanas. También se interesó por el poder del tabú del incesto para empujar a las personas a casarse fuera de su familia, y las alianzas posteriores que emergen de estas situaciones.

En lugar de abordar el tabú del incesto como un producto con una determinada base biológica o asumir que los linajes deben ser rastreados por la descendencia familiar, Lévi-Strauss se centró en el poder del matrimonio para crear alianzas poderosas y duraderas entre las familias.

Críticas al estructuralismo de Lévi-Strauss

Como cualquier otra teoría social, el estructuralismo no estuvo exento de críticas. Los investigadores posteriores rompieron con la rigidez de las estructuras universales de Lévi-Strauss para adoptar un enfoque más interpretativo (o hermenéutico) del análisis cultural.

Del mismo modo, el enfoque en las estructuras subyacentes oscureció potencialmente los matices y la complejidad de la experiencia vivida y la vida cotidiana. Los pensadores marxistas también criticaron la falta de atención a las condiciones materiales, como los recursos económicos, la propiedad y la clase.

Otra de las críticas al estructuralismo de Lévi-Strauss vino de la mano de Clifford Geertz, uno de los máximos exponentes de la antropología simbólica. Geertz criticó que su doctrina no tenía en cuenta los factores históricos y que subestimaba la dimensión emocional del ser humano, y puso en tela de juicio la posibilidad misma de someter a un análisis sistemático cerrado y conforme a unas reglas las pautas de conducta y las creencias humanas de carácter polimorfo.

En definitiva, la propuesta de Geertz consistía en profundizar en el conocimiento local, que según él nos ayuda a ponernos en relación con el otro. Según él, lo importante no era estudiar si la cultura tiene o no tiene un significado gramatical o una estructura donde pueda actuar el hombre, sino conocer su sentido semiótico.

Para Geertz, el ser humano es un animal inserto en tramas de significado y por eso no tiene sentido la cuestión de saber si la cultura es conducta estructurada o una estructura de la mente, o hasta las dos cosas juntas mezcladas.

Referencias bibliográficas:

  • Alexander, J. C. (2008). Clifford Geertz and the strong program: The human sciences and cultural sociology. Cultural Sociology, 2(2), 157-168.

  • Lévi-Strauss, C. (1984a): Antropología estructural. Editorial Eudeba. Buenos Aires.

  • Lévi-Strauss, C. (1984b): El pensamiento salvaje. Fondo de Cultura Económica. México.

  • Lévi-Strauss, C. (1991a): Las estructuras elementales del parentesco. Paidós. Barcelona.