Este investigador fue precursor del particularismo histórico. Wikimedia Commons.

Franz Boas (1958-1942) es conocido como el padre de la antropología americana. Además ha sido considerado como uno de los cuatro padres de la antropología, por haber sentado las bases de una de sus ramas: la antropología cultural.

En este artículo veremos una biografía de Franz Boas muy resumida, así como algunas de las principales características de su vida y obra.

Biografía de Franz Boas: vida y obra de este antropólogo

Franz Boas nació el 9 de julio de 1858 en Minden, Alemania. Sus abuelos eran judíos y sus padres habían asimilado algunos de los valores alemanes de la época de la ilustración, así como ideas liberales de la revolución de 1848.

Inevitablemente Franz Boas desarrolló sensibilidad hacia ambos grupos, al tiempo que no se suscribió tajantemente hacia ninguno y pudo desarrollar una conciencia crítica hacia el antisemitismo y el nacionalismo. Así mismo y desde muy joven, desarrolló mucho interés por las ciencias naturales, y poco después se interesó por los estudios en historia de la cultura.

Tiempo después de haber participado en los servicios militares, Boas estudió geografía en Berlín, lugar donde creció su interés por los procesos culturales más allá de los demográficos. En 1886 visitó Kwakiutl y otras tribus canadienses, y a su regreso a Estados Unidos fue editor de la revista Ciencia. Posteriormente colaboró en los preparativos de las exhibiciones antropológicas de 1893 en el Museo Nacional de Historia de Chicago, lugar en el que expuso parte de su trabajo.

Finalmente ejerció como profesor en distintas universidades de Estados Unidos y como curador de antropología en el Museo Americano de Historia Natural, en New York, donde además fue director y editor de los reportes de investigación de distintos estudios que analizaban culturas y sociedades no occidentales.

Inicios de la antropología cultural

Tal como muchos de los pioneros de la antropología, Franz Boas comenzó su formación en matemáticas, física, lo que complementó a través de distintos estudios que finalmente le permitieron desarrollar sus principales obras. Por ejemplo, recibió formación en filosofía, donde le interesaba especialmente el pensamiento de Kant. A partir de ahí llegó a la psicofísica y pronto se interesó por abordar algunos problemas de la epistemología de la física.

En otras palabras e preocupaba cómo se estaba construyendo el conocimiento que dicha disciplina validaba y difundía. Posteriormente, Franz Boas se especializó en geografía, campo que le permitió explorar las relaciones entre las experiencias subjetivas y las condiciones materiales del mundo. En este contexto había un debate importante sobre si los factores determinantes eran los físicos o los culturales, y Boas se relaciono de manera cercana con otros investigadores que analizan dicho debate a partir de los procesos de migración.

Por su parte, la antropología se estaba desarrollando alrededor de una perspectiva evolucionista de la cultura. Esto quiere decir que los estudios que se desarrollaban justificaban las diferencias culturales con base en argumentos biologicistas que decían que algunas “razas” humanas tienen mayores o mejores capacidades para adaptarse, o no, a ciertos contextos.

En general y en ese contexto histórico, estos argumentos sostenían las prácticas racistas y de exclusión que afectan a las personas cuya piel no es blanca. A partir de aquí y desde su interés por los procesos migratorios, Boas estudió cómo los nuevos entornos afectan a las personas migrantes, y ya no al revés, como se venía sugiriendo por algunos estudios.

Del evolucionismo cultural al relativismo cultural

Uno de los principales aportes de Franz Boas a la antropología moderna fue el cambio hacia una perspectiva relativista de la cultura. Lo que a grandes rasgos proponía era que las diferencias culturales están mediadas por la cultura, y no tanto por la biología, como venía sosteniendo el enfoque evolucionista.

En otras palabras, Boas sostuvo que el origen de la diferencia cultural no venía dado por la biología, lo que inevitablemente hay que tomar en cuenta para analizar los procesos de racialización. A partir de sus investigaciones, Franz Boas se posicionó como uno de los mayores representantes del cuestionamiento a la supremacía blanca que atravesaba los estudios de la antropóloga.

Este fue uno de los orígenes de la antropología cultural, entiendo que la cultura es el contexto local donde ocurre la acción humana, lo que se sumó a las otras tres ramas de la antropología que ya se estaban desarrollando: la lingüística, la física y la arqueología.

Finalmente, Boas se aproximo a la etnografía sosteniendo que había que considerar todos los fenómenos culturales como dignos de ser estudiados en su especificidad y particularidad, lo cual le llevó a establecer una ruptura con las leyes culturales que la ciencia formulaba. Desarrolló una preferencia por las prácticas empiricistas, y finalmente pudo desarrollar el relativismo cultural como una importante herramienta metodológica y teórica, que sirviera tanto para la recolección como para el análisis de datos.

Legado y obras destacadas

Franz Boas desempeñó labores docentes en Massachusetts y en Chicago y fundó la Asociación Americana de Antropología, así como la revista de Antropología Americana, desde el año de 1898.

Algunas de las obras más destacadas de Franz Boas son los siguientes libros: Race, Language and Culture (la raza, el lenguaje y la cultura), de 1940; Anthropology and Modern Life (Antropología y vida moderna) del año 1928; The Relation of Darwin to Anthropology (La relación de Darwin y la antropología), texto publicado de manera póstuma.

Referencias bibliográficas

  • New World Encyclopedia. (2017). Franz Boas. Recuperado 18 de junio de 2018. Disponible en http://www.newworldencyclopedia.org/entry/Franz_Boas.
  • Tax, S. (2018). Franz Boas. German-american anthropologist. Encyclopedia Britannica. Recuperado 18 de junio de 2018. Disponible en https://www.britannica.com/biography/Franz-Boas.