Un repaso a la vida de este pensador alemán.

La hermenéutica es un arte o corriente dedicada a interpretar textos, especialmente escrituras sagradas y textos filosóficos y artísticos. Hans-Georg Gadamer fue un filósofo alemán que renovó dicha corriente con sus aportaciones.

Gadamer fue discípulo de Heidegger, otro pensador alemán, considerado el más influyente del siglo XX. En este artículo veremos una breve biografía de Hans-Georg Gadamer y un resumen de sus aportaciones, especialmente en el campo de la hermenéutica, la filosofía y la estética.

Hans-Georg Gadamer: biografía de este filósofo

Hans-Georg Gadamer fue un filósofo alemán, nacido en Marburgo en 1900 y fallecido en Heidelberg en 2002. Se licenció con una tesis doctoral en filosofía en 1922. Posteriormente, en 1933, enseñó estética y ética en su ciudad natal, en Kiel y otra vez en Marburgo.

En esta última ciudad, Marburgo, Gadamer fue nombrado profesor extraordinario, en 1937, y dos años más tarde consiguió una cátedra en la Universidad de Leipzig. Posteriormente, se trasladó a las universidades de Frankfurt y Heidelberg, donde relevó a Karl jaspers como catedrático de filosofía. En 1968 se convirtió en profesor emérito.

Hans-Georg Gadamer es conocido por sus ensayos en tres campos destacables: la historia de la filosofía, la filosofía de la historia y la estética (estudia la esencia y la percepción de la belleza).

Desarrollo intelectual

Verdad y método. Elementos de una hermenéutica filosófica (1960) fue su obra más importante, en la que fijó los presupuestos y objetivos de la corriente hermenéutica (técnica o método de interpretación de textos). Esta corriente afirma que no existe el mundo, sino diversas acepciones históricas del “mundo”. Sin embargo, aunque esta corriente implica un gran relativismo, Hans-Georg Gadamer alude en su obra a una posible comunicación y expresión de un sentido.

En esta obra se expone de forma sistemática la filosofía hermenéutica y el trabajo más relevante del autor. Se muestra la influencia de la hermenéutica del ser de Heidegger y de la filosofía de Wilhelm Dilthey.

La historia de la verdad que reconstruye Hans-Georg Gadamer en su obra está marcada por el famoso filósofo Descartes, a partir del concepto de “adaequatio”; esto significa que la verdad en realidad es un método para alcanzar la correspondencia adecuada entre hechos y proposiciones. Gadamer, sin embargo, se opone a dicha postura y describe las posibilidades reales de la experiencia humana de la verdad.

Principios hermenéuticos

Hans-Georg Gadamer elabora una serie de principios hermenéuticos que van más allá de la filosofía, y que se pueden aplicar a diferentes disciplinas como la crítica literaria o la sociología. Según el autor, la búsqueda de la verdad exige redefinir la hermenéutica; según él, esta corriente va más allá de la interpretación de los textos y abarca una reflexión imprescindible para comprender el mundo.

Hans-Georg Gadamer funda la Escuela Hermenéutica y afirma que la interpretación de un texto debe evitar la arbitrariedad y las limitaciones que surgen de los hábitos mentales, y que debemos centrar nuestra mirada en la cosas mismas, en los textos en sí. Según Gadamer, siempre que nos acercamos a un texto, lo hacemos a partir de un proyecto y con alguna idea previa de lo que se hace allí.

Experiencia estética

Hans-Georg Gadamer también habló de la experiencia estética, según el cual a partir de esta “se puede entrever una circunstancia de la verdad en la cual la propia persona de la experiencia resulta modificada”.

Así, Gadamer entiende, a diferencia de otras teorías filosóficas donde la verdad se identifica con el saber de las ciencias positivas, que la verdad de las experiencias surge a raíz de las personas en contacto con las obras de arte, la historia o el diálogo personal. Según este filósofo, en la experiencia estética se produce una disolución del sujeto perceptor y el objeto (la obra de arte). Dicha experiencia rompe la dicotomía sujeto-objeto.

Por otro lado, el autor afirma que la experiencia estética se lleva a cabo mediante un movimiento de vaivén en el cual transitan en un mismo sentido la obra y el sujeto que la disfruta. Por ejemplo, en la contemplación de una obra de arte, el espectador se ve sometido a los avatares de la trama, y con ello se introduce en la misma obra, a la vez que la obra “opera” sobre él mismo. Esto es definido por Hans-Georg Gadamer como juego.

Otras obras y relación con otros autores

Hans-Georg Gadamer escribió también otras obras, como por ejemplo El problema de la conciencia histórica (1963), Pequeños escritos (1967) y Diálogo y dialéctica (1980), un compendio de ensayos sobre los diálogos de Platón.

Por otro lado, a lo largo de su trayectoria vital y profesional, polemizó con pensadores como Jacques Derrida y Jürgen Habermas. Riccardo Dottori, filósofo italiano, publicó sus conversaciones con Gadamer en una obra titulada L’ultimo dio. Lezioni sul XX Secolo; la edición de esta obra se publicó en alemán en 2002, semanas antes de la fuerte de Hans-Georg Gadamer.

Referencias bibliográficas:

Hahn, L. and Drechsler, W. (1998). The philosophy of Hans-Georg Gadamer. Trames, 2(4), 338-351. Malpas, J. (2003). Hans-Georg Gadamer. Stanford Encyclopedia of Philosophy.