En apariencia, las sesiones de terapia online, realizadas a través de una plataforma digital de videollamada, parecen ser muy distintas a las realizadas cara a cara con el psicólogo. La imagen estereotípica del paciente hablando desde un sofá mientras el terapeuta toma notas sentado en una silla a poca distancia es prácticamente un icono, y eso también hace que conversar e interactuar desde dispositivos electrónicos pueda resultar chocante como idea de terapia psicológica.

Sin embargo, más allá de estas diferencias de tipo superficial, la realidad nos muestra que la psicoterapia online por videollamada es perfectamente equiparable al “modelo clásico”. Por un lado, las investigaciones científicas nos muestran que su grado de eficacia es la misma que cuando se está en la misma habitación que el psicoterapeuta, y por el otro, en muy poco tiempo la cantidad de personas que han optado por esta opción a distancia ha crecido mucho. Pero… ¿a qué se debe esto?

Las principales claves psicológicas tras la eficacia de la terapia online

Todo fenómeno psicológico es multicausado; es decir, que no se puede explicar fijándonos solamente en un único hecho. El proceso psicoterapéutico, como proceso de tipo psicológico, no es una excepción a esto, y eso significa que si una sesión va bien o no va bien no depende únicamente de un factor a tener en cuenta.

Es por eso que la eficacia de la terapia online no tiene como causa una de sus características; aquí veremos un resumen acerca de varios de los aspectos de este formato de intervención psicológica que ayudan a comprender por qué funciona y resulta eficaz ante una amplia variedad de problemas. Probablemente haya muchos más, pero estos son los que consideramos más importantes.

1. Se reducen fuentes de estrés al ahorrarnos el traslado

Las prisas, el esfuerzo físico por llegar a la consulta y el hecho de gestionar bien el tiempo de traslado son aspectos que nos pueden estresar o fatigar con relativa facilidad. Con la terapia online, empezamos la sesión sin este tipo de elementos con potencial para desgastarnos.

2. Se ofrece la posibilidad de estar en un lugar seguro y familiar

Hacer terapia son salir del hogar o de otro lugar que conozcamos bien y nos ofrezca calma y privacidad. De esta manera hay menos estímulos o elementos contextuales que nos distraigan o que pueden inquietar a algunas personas propensas a estresarse, y de este modo es más fácil “sumergirse” en el proceso de terapia desde la primera sesión.

3. El flujo de comunicación no verbal no queda cortado

La comunicación verbal, fundamentada en el lenguaje no verbal de nuestros gestos, muecas, posturas y todo de voz, es muy importante en el proceso terapéutico. A fin de cuentas, todos los problemas a abordar y superar con la ayuda del psicólogo están asociados a emociones y sentimientos que se plasman no solo en lo que decimos, sino también en cómo lo decimos.

Por eso, los profesionales de la psicoterapia deben tanto saber captar estas señales sutiles que se encuentran más allá de las palabras, como adaptarse a esos estados emocionales en tiempo real. El objetivo es tanto ayudar al paciente a avanzar hacia sus metas de mejoría y auto-superación, como establecer el adecuado vínculo terapéutico psicólogo-paciente.

La psicoterapia online por videollamada es hoy en día un formato que permite recoger la mayor parte de aspectos relevantes del lenguaje no verbal, gracias a la rápida transmisión de datos de los servicios de Internet y de la buena calidad de las cámaras fabricadas en la actualidad.

4. Se gana en discreción

Ir al psicólogo está muy normalizado y en general se asume que cualquier persona puede necesitar, en algún momento, recurrir a servicios de psicoterapia, pero aún hay quien prefiere contar con discreción en estos casos.

En este contexto, algo tan sencillo como no tener que gestionar el temor de que los demás “nos vean” yendo a la consulta del psicólogo hace que la actitud de muchas personas sea más positiva.

5. La mayoría de herramientas terapéuticas siguen estando disponibles

Por suerte, muchos recursos terapéuticos tienen su versión adaptada al formato online por videollamada. Esto significa que el hecho de que el paciente esté lejos de la consulta de psicólogo casi nunca es una limitación, salvo casos excepcionales en las que se requiere el uso de materiales tridimensionales muy específicos, pero que en la mayoría de ocasiones pueden ser sustituidos.

¿Te interesa contar con asistencia psicológica por parte de expertos?

Si estás pensando en iniciar un proceso de psicoterapia o te interesa tener más información acerca de los diferentes servicios de asistencia psicológica que existen tanto en el formato online como en el presencial, ponte en contacto con nosotros.

En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años ayudando a las personas de todas las edades, y en la actualidad además de psicoterapia por videollamada o en nuestro centro situado en Madrid, ofrecemos servicios de logopedia, neuropsicología, asistencia psiquiátrica, coaching, terapia de pareja y terapia familiar.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Change, D. (2008). The Effectiveness of Telemental Health Applications. Canadian Journal of Psychiatry 53: pp. 769 – 778.
  • González-Peña, P., Torres, R., Del Barrio, V., y Olmedo, M. (2017). Uso de la tecnología en la práctica psicológica en España. Infocop.
  • Gratzer, D. y Khalid-Khan, F. (2016). Internet-delivered cognitive behavioural therapy in the treatment of psychiatric illness. CMAJ, 188(4) pp. 263 – 272.