Se acerca la Navidad; cuando voy de camino a la clínica en Marqués del Turia, veo que Valencia empieza a engalanarse, a llenarse de luces, de adornos, de colores y alegría.

La Navidad es por excelencia la época del año de paz y felicidad, de reunirse en familia para celebrar. Sin embargo, para algunas personas que acaban de perder a un ser querido, puede ser un momento del año muy doloroso. Todo lo que tenemos a nuestro alrededor invita a divertirse, a celebrar, a compartir la alegría, y sin embargo para quien han sufrido una pérdida recientemente, este ambiente de fiesta contrasta con la tristeza que se siente y el dolor que se sufre. Incluso las personas que son religiosas experimentan una gran contradicción ante la celebración del nacimiento de Cristo y la muerte de un ser querido, es un momento difícil sin duda.

Por ello, estas fiestas suponen un gran reto para estas personas que, ante los recuerdos y las emociones intensificadas, sienten mucha tristeza por esa pérdida y también tienen sentimientos de culpabilidad.

Algunos de mis pacientes me comentan que reírse, pasarlo bien, o disfrutar de una celebración les genera un gran sentimiento de culpa y sentimientos enfrentados de forma constante. Durante la Navidad, es muy habitual que aparezca este sentimiento de culpa y sentirse mal, porque todo invita a celebrar y disfrutar en familia. Si tú o algún familiar o amigo tuyo estáis pasando por esta situación, me gustaría explicarte que existen algunas pautas para que gestionar de manera más agradable el periodo de la Navidad.

Pautas para gestionar la Navidad ante la muerte de un ser querido

Estos son algunos consejos que ayudan a superar la fase del duelo cuando sufrimos por la pérdida de un ser querido.

1. Hablad y planificad en familia lo que vais a hacer

Lo primero que me gustaría recomendarte es que si se trata de un familiar directo, hagáis una reunión familiar para planificar las fiestas, qué celebraciones se van a hacer y cuales no, en el caso de que no se quieran hacer algunas,y acordarlo todo en familia.

2. Déjate querer por los demás

Aunque te encuentres vacío o vacía, intenta apreciar las muestras de cariño que te dan el resto de personas, y abre tu corazón.

3. Déjate llevar y disfruta de estas fecha y el resto de la familia, ellos también te necesitan

Déjate llevar por el espíritu de la Navidad, la paz y el amor, aunque parezca duro por una parte, por la otra, es un buen escenario para afrontar la pérdida, y transitar ese duelo que todos tenemos que pasar cuando un familiar nos deja. Qué mejor que hacerlo en familia, en compañía, recordándolo, y superando poco a poco su pérdida.

4. Cread un recordatorio

Otra pauta que a muchas personas les funciona es recordar a la persona que se ha ido con un símbolo. Por ejemplo, poner una vela, enmarcar una bonita foto que tengamos de la persona y ponerla en un lugar visible durante todas las navidades, poner un adorno en el árbol de navidad que nos recuerde a la persona, hacer un álbum de fotos y compartirlo con la familia durante estos días, etc.

5. No evitar el tema

En muchas ocasiones se evita nombrar a la persona porque duele hablar de ella, pero es beneficioso recordarla, sobre todo en estas fechas. Por ejemplo, antes de cenar, puedes decir unas palabras, o pedir un brindis, o realizar una acción especial por esa persona, como hacer una misa en su honor, por ejemplo.

6. No te sientas mal por reírte, disfrutar en familia o entre amigos

Seguramente esa persona que se ha ido querría que disfrutaras de estos momentos y que la recordaras con alegría.

7. Adapta este proceso a tus necesidades

A pesar de todo esto que digo, ante todo hay que entender que cada uno necesita su propio proceso de duelo, sus tiempos, ya sea de una manera u otra. Hay personas que necesitan llorar y otras no, hay personas que necesitan expresar sus sentimientos y otras personas no lo necesitan, o no pueden, o deciden hacerlo en otro momento.

Ante todo, cada uno tiene que respetarse, y ser paciente con sus propios sentimientos. Poco a poco todo volverá a su cauce, pero hay que darse tiempo. En algunos casos, eso sí, el duelo se convierte en un proceso insuperable por uno mismo, y se necesita la ayuda de un profesional. Por favor, siéntete libre de contactar conmigo si tienes dudas o necesitas más información. Un profesional de la psicología te puede ayudar a superar etapas que quizás no eres capaz de afrontar a solas.

Espero haberte ayudado.