Numerosos especialistas en salud mental están alertando de que cuando termine la etapa más crítica del coronavirus llegará otra epidemia: la de los trastornos mentales.

Muchas de las consecuencias anticipadas de la cuarentena y las medidas de distanciamiento social y físico asociadas son en sí mismas factores de riesgo clave para los problemas de salud mental. Estos incluyen el abuso de alcohol, las adicciones tecnológicas y la depresión derivada de la soledad y ruptura de relaciones.

Somos seres sociales por naturaleza y necesitamos el contacto físico y emocional para poder funcionar con normalidad.

El impacto psicológico de estos tiempos de pandemia y confinamiento

Además del estrés social provocado por el aislamiento, una encuesta masiva realizada en el Reino Unido a la población durante el confinamiento revelaba la causa de esta nueva epidemia en salud mental: la tremenda incertidumbre a la que nos tendremos que enfrentar.

En la encuesta se mostraba la enorme repercusión de las preocupaciones generalizadas derivadas de la pérdida de empleo masivo y las dificultades económicas sobre el bienestar, asociada a la ansiedad, la depresión y el malestar social.

Es prioritario que la población pueda ir preparándose internamente para enfrentarse a los desafíos que están por venir, y la psicología es una ciencia que puede aportar numerosos recursos personales para ello.

¿Qué hacer? Claves a desarrollar en la terapia online

Te presento 3 recursos que, desde mi experiencia, son claves y que pueden desarrollarse en un proceso de psicoterapia online.

1. Entrenamiento mental para obtener calma y lucidez

Desarrollar capacidades de autocontrol y relajamiento es vital para prevenir el estrés y enfrentar situaciones de crisis con mayor claridad. Estas capacidades pueden desarrollarse mediante ejercicios de atención plena (Mindfulness) y relajamiento autógeno.

2. Inteligencia emocional y habilidades sociales

La clave para combatir el aislamiento social es desarrollar una adecuada gestión de las emociones. En muchas ocasiones, en lugar de aprender a resolver sus conflictos relacionales y a gestionar adecuadamente sus emociones, las personas deciden paliar el malestar con drogas o psicofármacos para la ansiedad, provocando un agravamiento de dichos problemas emocionales.

3. Autoconocimiento

Si queremos tomar buenas decisiones para nuestro futuro y poder adaptarnos a los nuevos cambios, debemos invertir en conocer mejor nuestro propio funcionamiento. El estado mental en el que nos encontramos actualmente es fruto de las decisiones y los hábitos que hemos repetido en el pasado.

¿Realmente funciona la psicoterapia online?

Es posible que creamos que pagar un proceso de psicoterapia no sea una prioridad en este momento y decidamos guardar ese dinero para otros gastos considerados como esenciales: alimentación, ropa, entretenimiento.

Sin embargo, se nos escapa que si no invertimos en nuestro bienestar no podemos disfrutar de ninguna de las otras cosas que tanto valoramos en nuestra visa: posesiones, relaciones y experiencias agradables.

En salud mental y en la medicina en general existe una máxima que desgraciadamente se suele olvidar. Invertir en la prevención es infinitamente menos costoso y más eficaz que invertir en el tratamiento. Esperar a que el problema se agrave hasta estallarnos en la cara no es una solución inteligente.

Habitualmente, los procesos de psicoterapia suelen realizarse de manera presencial en la consulta del psicólogo. Sin embargo, antes de este confinamiento, mi experiencia en procesos de psicoterapia a través de plataformas digitales (Zoom, Skype) ya estaba consolidada.

Al principio existe un periodo de adaptación, y si el cliente no está muy acostumbrado a relacionarse a través de una pantalla puede resultarle un poco extraño. Sin embargo, pasadas algunas sesiones suele normalizarse la situación y se siente prácticamente como si estuviéramos presentes físicamente: esa es la magia de la relación psicoterapéutica.

Durante el confinamiento, he continuado tratando en sesiones online a pacientes que nunca antes habían utilizado el ordenador o el teléfono para algo similar y los resultados han sido muy favorables.

Conclusión

Los humanos tenemos una capacidad de adaptación característica, una de nuestras señas de identidad. Son las actitudes de resistencia al cambio lo que suele frenarnos y dejarnos paralizados. De todas formas, la era digital del teletrabajo y las pantallas nos está siendo impuesta desde el exterior y muy pronto lo tendremos totalmente normalizado en nuestras vidas.

Si deseas obtener más información sobre como iniciar un proceso de psicoterapia online o resolver cualquier duda al respecto puedes consultar con un psicólogo profesional a través del Directorio de Psicólogos.