Una técnica psicológica basada en la plena experimentación de la risa. Unsplash.

La risoterapia es un tipo de técnica psicoterapéutica que permite mejorar el estado físico, psicológico y emocional de las personas a través de la risa gracias a sus múltiples beneficios.

La risa es una respuesta biológica innata que ya podemos experimentar desde bebés, de manera espontánea o a través de la imitación. A medida que una persona se va convirtiendo en adulta, su capacidad para reírse disminuye considerablemente, debido a múltiples razones como las exigencias diarias, las preocupaciones, el estrés, etc. Cada vez nos permitimos menos darle espacio al juego o a la diversión “por falta de tiempo” o porque “ya no se tiene edad para ello”.

En el momento en el que una persona se sumerge en este sistema de funcionamiento, suelen empezar a manifestarse diferentes síntomas patológicos como dolores crónicos, insomnio, ansiedad, irritabilidad, baja autoestima, entre muchos otros factores y es aquí cuando se puede plantear la risoterapia como herramienta para erradicar/disminuir toda esta sintomatología.

Hoy en día acuden a terapia numerosas personas con la necesidad de gestionar estas situaciones, pero en este artículo vamos a hablar concretamente del género femenino y de por qué la risoterapia puede beneficiar sobre todo a las mujeres.

La risoterapia aplicada en mujeres

Las mujeres son más vulnerables a padecer trastornos emocionales por cuestiones biológicas o sociales; experimentan numerosos cambios hormonales, viven experiencias como la maternidad, la conciliación familiar-laboral, la menopausia, y a nivel general suelen ser más propensas a las preocupaciones, el estrés, etc.

En consulta nos encontramos con muchas mujeres que sienten que “deben” ser eficaces en todos los aspectos posibles: ser una buena madre y conciliar con el trabajo, crecer profesionalmente, tener un buen aspecto físico, agradar a los demás y tener bajo control numerosas preocupaciones como consecuencia de las presiones sociales, las inseguridades, la educación que se ha recibido, las creencias que una persona tiene sobre sí misma o sobre la vida, etc.

Muchas mujeres se exigen más de lo que pueden asumir, sin permitirse equivocarse, comparándose constantemente, aferradas al pasado o al futuro, sin un espacio de tiempo para ellas mismas, y por ende descuidan algo sumamente importante, disfrutar del presente, vivir la vida.

¿En qué consiste un taller de risoterapia?

El objetivo fundamental es conectar con nuestra niña interior a través del juego, dinámicas de expresión corporal y técnicas que evocan la risa, para dejar a un lado a nuestra parte exigente, la que se preocupa, la que no se divierte y se reprime.

Una sesión de risoterapia se realiza a nivel grupal y suele durar entre una y dos horas; durante este tiempo se aplican a la vez técnicas de relajación y estiramientos, ya que ejercitamos numerosos músculos de todo el cuerpo.

Algunos beneficios de la risa

Aquí encontrarás varios ejemplos de cómo reír es bueno para nuestro bienestar.

  • Ayuda a reducir los niveles de estrés disminuyendo la cantidad de cortisol en sangre.
  • Permite inducir un estado de ánimo positivo gracias a la secreción de endorfinas (conocidas como las hormonas de la felicidad).
  • Mejora la circulación sanguínea y arterial, potenciando el buen funcionamiento del corazón.
  • Mejora el sistema inmunológico, previene enfermedades y ayuda a la recuperación.
  • Genera pensamientos positivos, debido a la incompatibilidad de reír y pensar negativamente a la vez.
  • Mejora las relaciones interpersonales, fomentando la generación de vínculos y de amistades.
  • Ayuda a la gestión de los cambios hormonales, paliando la sintomatología asociada.
  • Se practica ejercicio físico, ya que reír unas 100 veces es equivalente a 10 min de ejercicio aeróbico.

Razones por las que la risoterapia empodera a la mujer

Estos son algunas de las maneras en las que la risoterapia aporta autonomía y empoderamiento a la mujer.

Por un lado, le permite entrar en contacto con su parte más genuina, su niña interna, para permitirse reír, jugar, cantar, bailar... De esta manera se liberan tensiones y preocupaciones.

Además, ayuda a sanar la autoestima superando miedos como el temor a conocer gente nueva, a hacer el ridículo, o a ser una misma, permitiendo así mejorar su autoconcepto (la imagen que tiene de si misma). En el proceso, mejora las habilidades sociales y comunicativas.

La risa también ayuda a inducir estados de ánimo positivos, de esta manera posibilita mejorar el curso de trastornos emocionales depresivos y ansiosos. Disminuyendo los efectos secundarios del estrés, la capacidad creativa mejora, y esto permite encontrar soluciones más eficaces a los conflictos diarios.

Por otro lado, mediante la risoterapia se entrena el buen humor y el optimismo, y se aprende a relativizar y tomar otra perspectiva de la vida.

Finalmente, a través del grupo terapéutico se generan vínculos afectivos, sintiendo que no se está sola y que muchas mujeres se encuentran en situaciones similares.

Conclusión

Escoger la risoterapia como herramienta terapéutica es dar una oportunidad al cambio, a abrir las puertas al optimismo, a la positividad, a la diversión. Es el camino hacia la felicidad y la longevidad, sin descuidar que la felicidad no es la ausencia de problemas; no tenemos el control de cambiar lo que nos sucede pero si la perspectiva y la actitud con la que nos enfrentamos a ellos.

Autora: Alba Cabello Rodríguez, psicóloga, responsable del área de Coaching, PNL e inteligencia emocional de Psicotools.