Algunas personas padecen pensamientos repetitivos y obsesivos; esto es hasta cierto punto normal, y se da mucho, sobre todo, en los momentos en los que sufrimos estrés o ansiedad.

Sin embargo, cuando estos pensamientos de tipo obsesivo se repiten con mucha frecuencia durante un periodo largo y van acompañados de conductas igualmente recurrentes e incontrolables que realizamos para intentar aliviar ese malestar, podríamos estar ante una psicopatología: el TOC, o Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

En este artículo hablaremos acerca de una de las formas que puede adoptar el TOC: el Trastorno Obsesivo-Compulsivo de enamoramiento.

¿Qué es el TOC?

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo o TOC es una alteración psicológica en la cual la persona presenta una serie de pensamientos indeseados y recurrentes (obsesiones) que le producen mucho malestar desde el primer momento, y por los que se ve obligada a responder de manera estereotipada y repetitiva (compulsiones) para anular el poder de esos contenidos mentales perturbadores.

Así, se produce un círculo vicioso de obsesiones y compulsiones, dado que ambos elementos se refuerzan entre sí. Aunque las compulsiones alivien el malestar generado por las obsesiones en cuestión de segundos, a la larga hacen que esas obsesiones ganen influencia sobre la vida de la persona, que quedará más predispuesta a atraer a su consciencia ese tipo de pensamientos o imágenes mentales.

Este trastorno se caracteriza, entre otras cosas, por la aparente incapacidad de evitar o impedir la aparición de estas obsesiones o compulsiones, y todas ellas dificultan gravemente el funcionamiento normal de la persona en su día a día e influyen negativamente tanto a nivel personal como social.

Por otro lado, algunos de los factores de riesgo que propician la aparición del Trastorno Obsesivo-Compulsivo en una persona pueden ser: un historial familiar de TOC, especialmente en parientes de primer grado; la presencia de un trauma infantil en la persona, especialmente casos de abuso infantil, y una estructura cerebral determinada que favorezca la aparición del trastorno, si bien no hay elementos biológicos que sean la causa única de la aparición de esta psicopatología.

Como psicopatología que es, el TOC solo puede ser diagnosticado por profesionales de la salud mental, y esto se hace a través de la exploración de signos y síntomas. Sin embargo, estos pueden adoptar diferentes formas, por lo que existen varias categorías en las que es posible clasificar los tipos de TOC.

En el ámbito de las relaciones amorosas existe también una variante que puede suponer un verdadero infierno para la persona que lo padece, llamado “TOC de enamoramiento”, a continuación se resumen sus características.

¿Qué es el TOC de enamoramiento?

Tal y como indica su nombre, el TOC de enamoramiento es un tipo de Trastorno Obsesivo-Compulsivo que tiene lugar en el ámbito de una relación amorosa, y se caracteriza por la ocurrencia de pensamientos obsesivos relacionados con los posibles defectos de la relación de pareja en la que se está, o con la persona con la que se está en esa relación. A diferencia de las dudas habituales que aparecen en cualquier relación de pareja, las personas que padecen este el TOC de enamoramiento son impermeables a cualquier pensamiento o evidencia racional acerca de la realidad de la relación y no logran superar ni eliminar sus pensamientos negativos y fatalistas sobre el curso que creen que está tomando la misma.

Es por eso que el TOC de enamoramiento impide a la persona valorar la relación amorosa a partir de evidencias, hechos reales e incluso aspectos positivos de la propia relación en pareja, y todos sus juicios y análisis están sujetos a sus obsesiones, dudas, ideas y pensamientos pesimistas.

Algunas de las características más comunes que se manifiestan en una persona con TOC de enamoramiento pueden ser los cuestionamientos permanentes y las ideas negativas acerca de si la relación va bien o no; si la pareja es la indicada; si se es lo suficientemente buena persona para ese/a novio, novia, marido o esposa, o si la intensidad de la relación es la ideal en todo momento, comparándola además con otras parejas de su entorno.

Generalmente, el TOC de enamoramiento que no es tratado en terapia suele propiciar la ruptura de la relación debido a la imposibilidad que tiene la persona que lo padece de comprometerse con su pareja de un modo honesto y abierto, y también a los estados de ansiedad, frustración y angustia que esta experimenta.

¿Estás buscando servicios de asistencia psicológica profesional?

Si te interesa disponer de apoyo psicoterapéutico para afrontar formas de malestar como los problemas de pareja o la mala gestión de los impulsos o de las emociones, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. En Cribecca Psicología llevamos años trabajando con pacientes de todas las edades; puedes contar con nosotros en nuestro centro ubicado en Sevilla, o a través de nuestra modalidad de terapia online.

Referencias bibliográficas:

  • Doron, G.; Derby, D.; Szepsenwol, O. (2014). Relationship obsessive compulsive disorder (ROCD): A conceptual framework. Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders, 3(2): pp. 169 - 180.
  • Doron, G.; Szepsenwol, O.; Karp, E.; Gal, N. (2013). Obsessing about intimate-relationships: Testing the double relationship-vulnerability hypothesis. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 44(4): pp. 433 - 440.
  • Doron, Guy; Derby, D., Szepsenwol. O., & Talmor. D. (2012). Tainted Love: exploring relationship-centered obsessive compulsive symptoms in two non-clinical cohorts. Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders 1 (1): pp. 16 - 24.