La función principal del lenguaje es comunicar, sin embargo, en función del tipo de enunciado, cómo esté compuesto y la finalidad detrás de él podemos hablar de diferentes funciones del lenguaje.

Son muchos los modelos que a lo largo del siglo XX aparecieron para especificar cuáles eran las funciones del lenguaje. Grandes lingüistas como Roman Jakobson, John Searle, J. L. Austin entre otros propusieron sus propios modelos.

A continuación vamos a exponer los principales modelos sobre las funciones del lenguaje, explicando qué funciones consideran que existen y poniendo algunos ejemplos.

¿Cuáles son las funciones del lenguaje?

Podríamos definir a las funciones del lenguaje como los distintos cometidos con los que se usa el lenguaje, es decir, los diferentes propósitos por los que emitimos una determinada oración, sea escrita u oral. La función principal del lenguaje humano es la de comunicar, sin embargo, nuestro tipo de comunicación permite operar de diferentes maneras según el tipo de mensaje que se quiera transmitir o el tipo de respuesta que queramos generar en nuestro receptor.

Son varios los modelos de las funciones del lenguaje que se han propuesto a lo largo del siglo XX. A continuación veremos estos distintos modelos y de qué funciones del lenguaje en concreto hablan.

Funciones del lenguaje según Karl Bühler

Uno de los primeros modelos en hablar sobre las funciones del lenguaje lo tenemos en el caso del de Karl Bühler, modelo de 1918. Este lingüista postuló que solamente existían tres funciones:

1. Función simbólica o representativa

La función simbólica se centra en la comunicación referente, hablando de las cosas, seres y relaciones del mundo real o mundos imaginarios posibles, de las cuales da cuenta o informa de forma objetiva usando símbolos. Es la función principal del lenguaje, puesto que es la que transmite información más amplia. Es la única función específica del ser humano.

2. Función sintomática o expresiva

La función sintomática o expresiva hace referencia a la capacidad de comunicar sentimientos y expresarlos, haciendo uso de lo que en lingüística se ha denominado síntomas (expresiones emotivas).

3. Función señalativa o apelativa

Mediante la función señalativa o apelativa se influye en el interlocutor emitiendo órdenes, mandatos, sugerencias o preguntas. Estas oraciones, que pueden ser imperativas, desiderativas e interrogativas, reciben el nombre de señales.

Estas tres funciones se pueden dar mediante signos no lingüísticos y, como decíamos, solamente la función referencial es específicamente humana, puesto que solo las personas podemos describir de forma objetiva una situación real o hipotética. Las otras dos también se dan en la comunicación animal, puesto que otras especies pueden emitir sentimientos (mostrar miedo, tristeza, hostilidad...) y órdenes y mandatos (alejar a un intruso en su territorio por medio de ladridos, insinuarse sexualmente para emparejarse...)

Funciones del lenguaje según Roman Jakobson

Uno de los modelos más famosos y extendido es el de las funciones del lenguaje propuestas por Roman Jakobson en 1958, exponiendo que eran seis las susodichas funciones y las clasificó en función del uso del lenguaje que tiene en el acto comunicativo.

1. Función apelativa o conativa

La función apelativa se da cuando el emisor emite un mensaje del cual espera una respuesta, acción o reacción por parte de su interlocutor. Recibe el calificativo de “apelativa” en tanto que el emisor apela a un receptor, es decir, es empleada con el propósito de llamar la atención. Se puede reconocer en la vida cotidiana, además de en la publicidad y la propaganda política.

La función apelativa suele usar los siguientes elementos: el vocativo (llamar por el nombre o un pronombre a alguien), el modo imperativo (dar órdenes) y el modo interrogativo (hacer preguntas). Son expresiones apelativas las formas gramaticales de las interrogaciones, las exhortaciones, las órdenes, las instrucciones, las amenazas y las peticiones, por poner unos cuantos ejemplos.

Ejemplos de expresiones con función apelativa:

  • Manuel, ¿puedes ayudarme con las bolsas de la compra?
  • ¿Hiciste la comida?
  • ¡Póngase la mascarilla!
  • Lávese las manos antes de entrar al establecimiento.
  • Compra leche vegana 100% eco y bio.
  • Vota al partido paneuropeísta. ¡Vota a Europa!

2. Función referencial, representativa o informativa

La función referencial es aquella en la que el emisor elabora mensajes relacionados con su entorno o con objetos externos al acto comunicativo, es decir, describe el mundo. Nos permite transmitir información y características de todo aquello que conforma nuestra realidad, como objetos, animales, personas, acontecimientos y acciones.

Esta función es característica de los contextos informativos, los discursos científicos y los documentos divulgativos, todos ellos enfocados en transmitir conocimiento, aunque también se usa constantemente en la vida diaria.

Entre los principales recursos lingüísticos usados en la función referencial tenemos los deícticos, que son palabras que sirven para señalar a personas, espacios o situaciones concretas (nosotros, aquel, este, hoy, ayer...); el modo denotativo, refiriéndose al significado principal de las palabras; sustantivos y verbos que dan a conocer la información que se describe; la entonación enunciativa y el tiempo verbal en indicativo.

Ejemplos de expresiones referenciales:

  • Ha llegado Rubén.
  • Ellos son mis hermanos.
  • París es la capital de Francia.
  • Me he roto la pierna derecha.
  • Las abejas son organismos haplodiploides.
  • Mañana es jueves.

3. Función emotiva, expresiva o sintomática

La función emotiva, como su propio nombre indica, se emplea con el propósito de comunicar y transmitir sentimientos, emociones, estados de ánimo o deseos del emisor. Si bien en esta función hay elementos representativos o referenciales, lo que más destacada y priva sobre ellos son la expresión de la emotividad.

Normalmente, la persona a la que se hace referencia en frases con función expresiva es el propio emisor, con lo cual es normal que se haga uso de la primera persona del singular (“Estoy deprimido”), aunque también las hay en plural (“Estamos consternados”) o, incluso, apersonales (“¡Qué hermoso día que hace hoy!”). Además de usar la primera persona, con frecuencia se usan verbos en modo subjuntivo, interjecciones y oraciones exclamativas.

Ejemplos de función emotiva:

  • ¡Me duele la pierna!
  • No me siento cómodo con esta situación.
  • ¡Me siento satisfecho y feliz!
  • Te echo de menos.
  • ¡Qué pena me da que haya muerto Maradona!

4. Función poética o estética

La función poética se da cuando comunicamos algo pero con una finalidad estética, tratando de hacerlo sonar bello y con cierto aire lúdico. En esta función se da más importancia a cómo está construido el enunciado más que a su contenido y significado.

Se tiene en especial consideración el cuidado de la forma en sí y se usan figuras retóricas, siendo esta función característica de textos literarios y, también, formas populares del discurso. Entre ellas encontramos refranes populares, trabalenguas, novelas, cuentos, fábulas, canciones, chanzas, adivinanzas...

Entre las diferentes figuras retóricas o literarias que se pueden identificar en expresiones con función estética encontramos:

  • Metáforas
  • Símiles
  • Hipérboles
  • Metonimias
  • Hipérbaton
  • Elipsis
  • Descripciones
  • Ironías

Ejemplos de función poética:

  • Tres tristes tigres comen trigo en un trigal. (Trabalenguas)
  • Oro parece, plata no es, el que no sepa un tonto es. (Adivinanza)
  • No hay mal que por bien no venga. (Refrán)
  • El hombre era alto y tan flaco que parecía siempre de perfil (Hipérbole)

Cada canción (poema de Federico García Lorca)

No quise. No quise decirte nada. Vi en tus ojos dos arbolitos locos. De brisa, de risa y de oro. Se meneaban. No quise. No quise decirte nada.

5. Función fática o de contacto

La función fática o de contacto está enfocada en validar el canal comunicativo entre dos interlocutores. Esta función sirve para empezar, mantener y terminar una conversación.

Ejemplos de frases con función fática:

  • Dígame.
  • Hola, buenos días.
  • Te oigo, sí.
  • ¡Oh! Vaya…
  • Entiendo…
  • Hasta la próxima.

6. Función metalingüística

Por último, dentro del modelo de Jakobson tenemos la función metalingüística. Se refiere al uso del lenguaje para para explicar el código de la lengua, es decir, es el lenguaje que usamos para describir y reflexionar sobre la propia lengua. Esta función es la que se activa cuando se explican aspectos sobre gramática, el significado de una palabra o se está hablando sobre las propias funciones del lenguaje. En efecto, en este artículo estamos usando la función metalingüística.

Ejemplos de función metalingüística:

  • Antes de la letra “p” y la “b” se escribe “m” en español.
  • La función metalingüística es el lenguaje que usamos para describir y reflexionar sobre el propio código lingüístico.
  • La palabra más larga en español es “electroencefalografista”, que tiene 23 letras.
  • ¿Qué significa “burdégano”?
  • Las palabras agudas se acentúan cuando acaban en vocal o las letras “n” o “s”.
  • ¿Qué me quieres decir con eso de que "no puedes"?

Según la lingüística sistémica funcional de Michael Halliday

La lingüística sistémica funcional de Michael Halliday ha cuestionado varias propuestas, entre ellas las de los lingüistas estructuralistas, como la de Ferdinand de Saussure y Louis Hjelmslev, o la de generativistas como Noam Chomsky, que hasta entonces no habían permitido un estudio de la combinación “lengua-habla” simultáneamente.

Halliday plantea esta discusión en su libro “El lenguaje como semiótica social” (1978) en el que formula un nuevo punto en la lingüística de aquel entonces que integra el componente sociocultural como clave en la comprensión del lenguaje, situando al contexto como parte intrínseca de este. Considera que el lenguaje es un aspecto que se da tanto a niveles intra como interorgánico a diferencia de las propuestas antecesoras que aislaban el fenómeno lingüístico.

En su particular gramática postula diversas funciones del lenguaje, que quedan resumidas a continuación.

1. Función ideativa

La función ideativa representa la relación entre el hablante y el mundo real que lo rodea, incluyendo al propio emisor. Esta función permite estructurar, determinar y entender el mundo y expresa la cosmovisión y experiencia del individuo.

2. Función interpersonal

La función interpersonal es la que permite establecer y mantener relaciones entre personas, esto es, relaciones sociales. Es interactiva y sirve para expresar diferentes funciones y roles sociales, incluyéndolos en la comunicación.

3. Función textual

La función textual es instrumental para las dos anteriores. A través de esta función la lengua se conecta con la situación en la cual se está empleando, permitiendo establecer relaciones de cohesión entre las partes de un texto o discurso hablado y su adecuación a la situación concreta en la que se produce.

Según la teoría de los actos de habla

La teoría de los actos del habla de John Langshaw Austin y John Searle, expuestas en sus libros “Cómo hacer cosas con palabras” (1962) y “Actos de habla” (1969) es un modelo que expande el esquema expuesto por Jakobson. En este modelo no se habla de funciones en sí, sino de actos del habla o actividades.

Es muy parecida al modelo de Jakobson, coincidiendo en algunos puntos pero cambiando los nombres. A la función representativa se la llamó acto locutivo, esto es lo que se dice; a la expresiva acto ilocutivo, que es lo que se hace al mismo tiempo que se dice; y a la conativa se la referencia como acto perlocutivo, que es lo que se consigue hacer por medio de decirlo.

1. Acto locutivo

Los actos locutivos consisten en emitir un enunciado, es decir, pronunciar unas palabras, las que sean. Se trata de una actividad proposicional de predicación, en tanto que el enunciado consiste en, simplemente, decir algo y predicar algo de ese algo. Para que lo entendamos, frases locutivas serían las siguientes:

  • El cielo es azul.
  • Me duele.
  • He comido espaguetis.
  • ¡Felicidades!
  • Tu madre te ha llamado.

Simplemente nos está diciendo que “la madre” de nuestro interlocutor ha llamado. Solamente damos una información, no mostramos ningún tipo de intención ni pretendemos cambiar la conducta de nuestro receptor.

Dentro de los actos locutivos podemos hablar de tres tipos de actos diferentes:

  • Actividad fónica: la actividad de emitir sonidos.
  • Actividad fática: la actividad de emitir palabras.
  • Actividad rética: emitir palabras formando una secuencia gramatical con un sentido determinado.

2. Acto ilocutivo

Los actos ilocutivos son intencionales y se realizan con una función comunicativa concreta, como afirmar, prometer, sugerir... Es decir, se está haciendo el acto a la vez que se está emitiendo el enunciado. Se relacionan con la modalidad o actitud psicológica del hablante. Las expresiones mediantes las cuales se está haciendo un acto ilocutivo son centenares.

  • ¡Te felicito!
  • Yo os declaro marido y mujer.
  • Te maldigo a ti y a toda tu familia.
  • Opino que no se deberían hacer así las cosas.
  • Deseo comerme un jabalí.

3. Acto perlocutivo

Un acto perlocutivo es aquel que provoca una reacción en el interlocutor, como puede ser convencer, interesar, calmar... Así pues, afecta a las acciones, creencias y sentimientos del oyente, modificando su conducta y pensamiento. Algunos ejemplos, tanto explícitos como más sutiles, son los siguientes (el significado escondido es puesto en paréntesis):

  • Llama a tu madre. (= yo te ordeno que llames a tu madre).
  • Deberíamos darnos prisa, vamos a llegar tarde.
  • Se nos está haciendo tarde ( = vayámonos).
  • Ha llamado tu madre ( = deberías llamarla).
  • Empecemos a montar este puzzle.

Referencias bibliográficas:

  • Berruto, Gaetano J. (1979) La sociolingüística. México, Fondo de Cultura Económica.
  • Bühler, K. (1934). Teoría del lenguaje. Madrid: Alianza Editorial, 1985.
  • Gil, J. (2001) Introducción a las teorías lingüísticas del siglo XX. Santiago, Melusina-Ril.
  • Halliday, M. A. K. (1978). El lenguaje como semiótica social. La interpretación social del lenguaje y del significado. México: Fondo de Cultura Económica, 1982.
  • Jakobson, R. (1963). Essais de linguistique générale. París: Minuit, 1963.