Las adicciones son uno de los grandes problemas de los que se aqueja nuestra sociedad. Las hay de todo tipo, siendo las más extendidas las adicciones al alcohol, el tabaco, los fármacos, el sexo y los juegos.

Pero, de la misma manera que Internet ha hecho que la sociedad cambie en lo más rutinario y normal, también ha alterado el mundo de las adicciones haciendo que aparezca una nueva: la adicción a la inversión con criptomonedas.

La ludopatía con criptomonedas es un problema que, aunque de muy reciente aparición, ya está teniendo terribles consecuencias sobre la salud de muchos jóvenes. A continuación vamos a explorar esta novedosa problemática que ya está movilizando recursos para tratarla.

¿Qué es la ludopatía con criptomonedas?

Son muchas las adicciones que existen en nuestra sociedad. Las adicciones más comunes han sido desde prácticamente siempre el alcoholismo, el tabaquismo, la adicción a los fármacos, al sexo y la ludopatía en sus varias formas. Sin embargo, al igual que ha sucedido con prácticamente todo lo cotidiano de nuestra sociedad, las nuevas tecnologías han contribuido a que también surjan nuevos tipos de adicciones, siendo la más novedosa y de la que todavía se conoce poco la ludopatía con criptomonedas.

Pero, ¿cómo se puede tener este tipo de ludopatía? Si bien la expresión es un tanto ambigua porque todavía se está investigando más a fondo en qué consiste, podemos decir que la ludopatía con criptomonedas es el problema que padecen los corredores adictos de la compra y venta de monedas virtuales, sean novatos o profesionales. El mercado de criptomonedas es muy inestable, de alto riesgo y fluctuante, algo que puede suponer un tremendo peligro para aquel que no puede parar de invertir en ellas.

El comercio de criptomonedas puede considerarse entre otras cosas como un medio para que las personas, especialmente las que peor lo están pasando, escapen de sí mismas, sobre todo si se encuentran en una situación de pobreza y fantasean con la idea de ganar mucho dinero en poco tiempo. Invertir en ellas produce todo tipo de emociones que, al principio, son placenteras e incrementan las ganas de seguir invirtiendo. El problema es que rara vez se tiene suerte, y si no se conoce en profundidad como funciona este mundo o no se es bróker esa suerte no juega a nuestro favor.

Al ser un fenómeno tan reciente, a día de hoy la ludopatía con criptomonedas no ha sido declarada como trastorno mental ni enfermedad por la OMS ni la APA con unos criterios diagnósticos definidos. No obstante, sí que podemos mencionar algunos síntomas y consecuencias en las vidas de las personas quienes padecen este tipo de adicción:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Deudas y problemas financieros
  • Dejadez en las relaciones sociales
  • Abandono del trabajo y los estudios
  • Mentir o no reconocer que invierten en criptomonedas

La peligrosa atracción de los criptoactivos

La volatilidad de los mercados es, sin lugar a dudas, algo misterioso y atractivo, como cualquier cosa que promete grandes recompensas pero sin tener la garantía de ello. La posibilidad de ganar mucho dinero como por arte de magia es algo que inevitablemente llama la atención del ciudadano medio y, sin necesidad de que sea un adicto a nada, puede verse tentado en caer en los oscuros y largos tentáculos de algo que sube y baja de forma tan impredecible como es el mundo bursátil.

La fiebre de las criptomonedas se ha comportado de la misma manera que lo ha hecho su valor en el mercado, muy inestablemente. Si hace unos años eran pocos los que sabían qué era eso, con el paso del tiempo el interés ha ido creciendo progresivamente, al igual que lo ha hecho su valor. En el año 2018 parecía que la fiebre a las criptos llegaba a su fin pero, ahora que estamos en el 2021 y vivimos en plena pandemia, el interés ha resurgido con más fuerza que nunca, convirtiéndose en monotema para muchos.

La popularidad de la inversión en criptomonedas se debe a que parece que es algo a lo que muchos podemos tener fácil acceso. Es este un fenómeno capitalista que brinda a los pequeños accionistas posibilidades de ganar grandes sumas de dinero que hasta hacía relativamente poco, eran reservadas solo a los que poseían grandes capitales. Con tan solo un click y sin saber mucho de transacciones financieras, parece que cualquiera puede ganar dinero recurriendo a las criptos.

Invertir en criptomonedas es visto como una apuesta de futuro. En un mundo que irremediablemente el valor de las cosas cambia debido a la inflación, mantener el dinero quieto en una cuenta de ahorro puede implicar perder un poco de dinero a la larga, debido a que su valor relativo va a ir decreciendo a medida que se encarezcan los bienes y servicios. En cambio, invirtiendo en algo que se cree que su valor va a ir aumentando es una forma de tener unos ahorros cuyo valor va a la par de cómo se encarece el mercado.

Aunque esta idea es hasta prometedora, hay que entender que el mercado no es algo fácil e invertir en cualquier cosa no debe ser interpretado como sinónimo de éxito. La línea que divide una inversión de una apuesta en criptomonedas es muy fina y traspasarla es peligroso. Sí, es cierto que invertir en sí mismo es una apuesta, pero las consecuencias de perder tal apuesta varían mucho de si lo que se ha invertido es la misma cantidad de dinero que nos gastaríamos una noche saliendo de fiesta que invertir todo nuestro dinero ahorrado.

Como hemos comentado, a día de hoy no existen unos criterios diagnósticos bien definidos para diagnosticar a alguien con ludopatía con criptomonedas, pero hay un aspecto que indudablemente permite distinguir entre un inversor responsable y una persona con un problema: la percepción del riesgo. Dicho de otra, una persona que invierte de vez en cuando sabe que esto es muy impredecible y no hay garantías en absoluto, pudiendo perder toda la inversión, mientras que un ludópata cree que a medida que va jugando más y más va a recuperar todo (falacia del jugador).

Así pues, una persona que tiene un mínimo de conocimientos sobre inversiones no va a gastarse todos sus ahorros en criptomonedas, porque sabe que, y poniéndose en el peor escenario posible, ese dinero puede perderse por completo. En cambio, la persona con ludopatía con criptomonedas considerará que indudablemente va a tener éxito y que, cuanto más dinero invierta, más beneficios va a tener y que, si ha perdido lo que se ha gastado, en un futuro lo ganará en forma de mucho más dinero.

Factores de riesgo

Parece ser que la ludopatía con criptomonedas es potencialmente más peligrosa que otras variedades de adicción al juego. Los criptoactivos no son como el resto de adicciones al juego, que se suelen dar en casinos o recreativas, sino que la ludopatía con criptomonedas es una adicción que tiene más posibilidades de darse en el hogar, como la adicción a los videojuegos. Teniendo en cuenta que vivimos en una época en que se hace más vida casera que nunca, no es de extrañar que hayan incrementado los casos de esta adicción asociada a la vida en el hogar.

Son varios los factores que pueden provocar este tipo de ludopatía. Además de las características de personalidad e historial de adicción, la sensación de riesgo es uno de esos aspectos que contribuyen a que cualquiera pueda acabar enganchado a los juegos de azar, una sensación que hace que se segregue adrenalina. Como consecuencia de ello, se genera la adicción, haciendo que el afectado de ludopatía siga y siga, jugándose sus ahorros y deudas a cualquier cosa que crea que va a generarle ganancias. Al final, habiendo tomado riesgos desproporcionados y sin control, se encuentra en la ruina.

La persona con ludopatía se engaña a sí misma con ideas que él mismo busca para reforzar su chute de hormonas. Estas creencias las usa como excusa para convencerse de que en realidad no está arriesgando todos sus ahorros, sino que va a potenciar muchísimo lo que tiene ahorrado y va a convertirse en una fortuna. Cree que está formando un increíble futuro gracias a que las criptomonedas lo van a convertir en un auténtico multimillonario.

Añadido a esto está el efecto que producen las criptomonedas en el ideario colectivo. Como hemos comentado, son algo relativamente nuevo, casi tanto que a día de hoy las vemos como algo futurista. Hay un gran halo de misterio en torno a estas monedas virtuales, habiendo quienes consideran que lograrán sustituir por completo el dinero actual. Incluso hay quienes tienen la idea equivocada de que quien no invierta en estas monedas al día de mañana no tendrá nada dinero para poder moverse en un mundo cada vez más digitalizado, otro motivo más que empuja a los ludópatas a poner todos sus ahorros.

Tratamiento

El hecho de que la ludopatía con criptomonedas todavía no esté bien definida ni se tengan unos criterios diangósticos específicos dificulta mucho su tratamiento, aunque ya se han planteado intervenciones terapéuticas basándose en las ya aplicadas en la ludopatía más general. Algunos centros ya tratan a personas adictas a invertir en criptomonedas, siendo uno de los pioneros el Castle Craig Hospital, en Escocia.

La ludopatía con criptomonedas rara vez aparece sola, pero sí que es una modalidad de especial estudio puesto que es más adictiva y agresiva. Entre los motivos de esto está el hecho de que, a diferencia de otras ludopatías, los afectados difícilmente pueden desconectarse de ella, un factor de riesgo para agravar cualquier adicción. Esto es debido a que las transacciones se hacen de forma virtual, con el móvil o cualquier otro dispositivo que uno pueda tener en su propia casa para entrar en páginas de trading y apuestas.

Por este motivo, teniendo en cuenta lo difícil que resulta liberarse de esta adicción, la mejor terapia es aquella que no haga falta aplicar. Lo mejor que se puede hacer es no invertir en criptomonedas a no ser que se tenga un conocimiento experto en ellas o se haya consultado a alguien que lo tenga, y nunca hacer inversión tras inversión, sino tener un presupuesto máximo a gastarse.

Por muy prometedor que pueda parecer este mundo e, incluso, lúdico, nunca se está exento de riesgos y teniendo en cuenta que lo que se juega es dinero siempre hay que ir precavido. La salud está por delante de cualquier fortuna imaginaria que uno pueda creer que va a conseguir por el hecho de invertir en aquello que no logra entender. El mercado de criptomonedas es muy inestable, demasiado como para creer que todo el mundo va a conseguir tener éxito invirtiendo en él. No hagamos como en el cuento de la lechera arriesgando lo poco que tenemos.

Referencias bibliográficas:

  • Gainsbury, Sally & Blaszczynski, Alex. (2017). How blockchain and cryptocurrency technology could revolutionize online gambling. Gaming Law Review. 21. 482-492. 10.1089/glr2.2017.2174.
  • Meng, Jonathan & Fu, Feng. (2020). Understanding gambling behaviour and risk attitudes using cryptocurrency-based casino blockchain data. Royal Society Open Science. 7. 201446. 10.1098/rsos.201446.