Una de las consecuencias negativas de usar constantemente estos aparatos. Unsplash.

En la época actual, los avances tecnológicos llegan en un periodo de tiempo relativamente corto, y para muchas personas esto representa la necesidad de actualizarse constantemente en cuanto a estos avances.

En este artículo veremos cuáles son las características principales de la adicción a las nuevas tecnologías, hablaremos acerca de cómo puede surgir este tipo de necesidad en las personas, y las formas de tratamiento más efectivas en estos casos.

¿Qué es la adicción a las nuevas tecnologías?

La adicción a las nuevas tecnologías es una fuerte necesidad del sujeto por mantenerse interactuando con los aparatos electrónicos que le permiten acceso a Internet ya sea por medio de apps de smartphone o programas de ordenador.

Por lo general, además de necesitar estar conectado a la web, el sujeto necesita de aparatos que cumplan unos parámetros específicos, de modo que le puedan brindar una experiencia más completa, en cuanto a los contenidos a los que podría acceder.

Síntomas principales de este comportamiento adictivo

Hay todo un abanico de las adicciones, cada una con sus características y síntomas propios. Todas representan una necesidad irracional del individuo de tener acceso a alguna cosa o actividad. Habrá diferencias dependiendo de cuál sea el detonante del comportamiento adictivo del sujeto.

En el caso de la adicción a las nuevas tecnologías, los síntomas serán los siguientes.

1. Necesidad compulsiva de información

Los sujetos que presentan este tipo de adicción, sienten una fuerte necesidad por estar informados constantemente, sobre todo en lo referente a los temas relacionados con lo que resulta interesante en su círculo social.

2. Necesidad de aparatos tecnológicos de vanguardia

A medida que la adicción a las nuevas tecnologías se hace más intensa, al sujeto no le basta con satisfacer su necesidad de información a través de cualquier dispositivo, sino que este necesitará de uno que le brinde los últimos avances teológicos para sentir que satisface su necesidad.

3. Tendencia al aislamiento

Las personas que se han vuelto adictas a las nuevas tecnologías se vuelven sujetos relativamente apartados del contacto social físico. Esto quiere decir que pueden socializar tranquilamente por medio de sus aparatos, gracias a sus perfiles en redes sociales, pero la convivencia personal les resulta un fastidio.

4. Dependencia a la tecnología

Estos sujetos centran toda su atención y recursos en mantenerse actualizados respecto a los avances tecnológicos, en todos los aspectos. Situación que representa una limitación con respecto a afrontar situaciones fuera del contexto de las pantallas.

Por ejemplo, un adicto a la tecnología puede ser muy eficiente al momento de realizar actividades por medio de un aparato inteligente, pero si es necesario que haga algo en otro contexto el sujeto será incapaz de hacerlo con la misma eficacia. En los casos más intensos de esta adicción podría incluso ser incapaz de realizar dicha tarea sin ayuda de la tecnología.

Causas

En términos generales, las adicciones son producto de una distorsión en el sistema de recompensas del sujeto, lo que puede derivar en una falla a nivel orgánico.

Cuando comenzamos a practicar una actividad de forma compulsiva, o adoptamos nuevos hábitos que nos generan satisfacción, nuestro cerebro segrega un neurotransmisor conocido como serotonina (la hormona de la felicidad). Mientras más tiempo pasamos realizando dicha actividad sin distribuir nuestro tiempo en otras actividades, las cantidades de serotonina que segrega nuestro cerebro son mayores, contribuyendo así a que nos volvamos cada vez más dependientes.

Tratamientos

Básicamente existen dos formas de tratar la ansiedad surgida al dejar de usar tanto estos aparatos. En primer lugar se encuentra la psicoterapia; la cual consta de sesiones con un profesional de la psicología donde el énfasis estará en la parte emocional del sujeto y en las causas psíquicas que pueden detonar la conducta ansiosa en la persona.

En segundo lugar se encuentran los medicamentos, los cuales únicamente deben ser empleados cuando se ha determinado que la causa principal de la ansiedad es de origen orgánico.

De igual manera en estos casos lo ideal es que la medicación se use conjuntamente con procesos de psicoterapia. En todo caso, la medicación siempre debe ser recetada por un médico.

Algunos de los fármacos más empleados para los casos de ansiedad son los siguientes:

  • Antidepresivos.
  • Benzodiazepinas.
  • Buspirona.
  • Betabloqueantes.
  • Antihistamínicos.

Referencias bibliográficas:

  • Vocci, F. J.; Acri, J; Elkashef, A. (2005). Medication development for addictive disorders: the state of the science. American Journal of Psychiatry (162): 1431-1440.
  • Sydor A, Brown RY. Molecular Neuropharmacology: A Foundation for Clinical Neuroscience (2nd ed.). New York: McGraw-Hill Medical.