Cuando hablamos de adicción, es importante saber a qué se refiere este término exactamente.

Hablamos de adicción cuando hay una dependencia psicológica, es decir, cuando la persona no puede prescindir de aquello que es motivo de su adicción y empieza a convertirse en el centro de su vida. La persona pierde el control y empieza a actuar de forma compulsiva ocasionando un deterioro en la calidad de vida.

Las claves para comprender la adicción

Son muchas las variantes de una posible adicción. Aunque comúnmente parece más habitual la adicción a sustancias (heroína, cocaína, alcohol, drogas de diseño, etc) hay otras posibilidades como es la adicción al juego, a las compras, apuestas, al móvil, a la comida, etc. De hecho, debido al avance de las nuevas tecnologías, se ha visto incrementada la aparición de nuevas adicciones como la adicción al móvil oa las apuestas vía online, entre otras.

Cuando la adicción está en una fase muy temprana es difícil su detección, ya que la persona adicta hace un gran esfuerzo por esconder lo que está sucediendo. Sentimientos de estar perdiendo el control sobre la propia conducta, vergüenza o miedo a las reacciones de las personas de alrededor hacen que esta alteración psicológica avance sin que la gente cercana pueda saberlo y sin que la persona adicta pueda recibir la ayuda necesaria.

Aún con todo ello, es posible empezar a apreciar algunos cambios en el comportamiento de la persona. Estos pueden ser detectados sobre todo la gente cercana, puesto que no son comportamientos propios de su ser querido. Entre estos comportamientos a los que podemos prestar atención para ver si algo no está yendo bien, están los siguientes:

  • Alterar sus rutinas y comportamientos
  • Cambios en el estado de ánimo y humor
  • Cambios incluso en las personas con las que se relaciona
  • Empieza a mentir para mantener su adicción
  • Se empiezan a ver cambios en sus relaciones sociales, familiares y personales
  • Se puede ver afectado su desempeño laboral
  • Deja a un lado las responsabilidades
  • Se aísla
  • Roba dinero a seres queridos para invertirlo en su adicción
  • Deja de hacer cosas con las que antes disfrutaba, etc...

Detectar una adicción a tiempo puede marcar la diferencia a la hora de determinar cómo será el proceso de recuperación de la misma. Es decir, que cuanto más tiempo se tarde en detectarla, más se habrá instaurado en la vida de la persona, más se habrán afianzado esos patrones de pensamiento y de comportamiento. Eso sí ello no significa que no se pueda encontrar solución igualmente.

El problema suele radicar en que suele detectarse bastante tarde. Normalmente, familiares y amigos son quienes empiezan a ver que algo no bien; notan cambios de comportamiento en la persona, cambios de humor, cambios en sus hábitos y rutinas.

Son menos las veces en las que la propia persona reconoce el problema o da el primer paso para la recuperación. Suelen verse empujados por otras personas o circunstancias.

¿Dónde puede estar el origen?

Es difícil establecer una causa única para el desarrollo de una adicción, ya que, por ejemplo, no todas las personas que consumen una sustancia desarrollarán una adicción, lo que quiere decir que hay varios factores a tener en cuenta.

Desde esta perspectiva, hay que entender la adicción de manera bio-psico-social, donde hay que valorar factores a los siguientes niveles.

Biológico

Aquí es relevante, sobre todo, la parte genética de la persona. Por ejemplo, existen estudios que afirman que los hijos de personas adictas tienen más probabilidad de desarrollar una adicción en el futuro.

Psicológico

Aquí entran en juego todos los aspectos de la persona en su interacción con los eentos de su día a día, como su tolerancia a la frustración o al estrés, habilidades sociales, autoestima, inseguridad, capacidad de autocontrol, búsqueda de nuevas sensaciones, tipo de personalidad, etc...

Parte ambiental o contextual

Son influyentes factores como vivir en familias disfuncionales, con ausencia de normas o la mala comunicación de padres e hijos, así como la presión social, el querer sentirse integrado en un grupo, la carencia de valores o afecto, la publicidad, los medios de comunicación, los estereotipos, etc...

Qué hacer ante una adicción: primeros pasos

Los escenarios posibles que nos podemos encontrar para empezar a buscar una solución son los siguientes.

Iniciativa de la persona

Como mencionaba anteriormente, es más difícil que sea la persona adicta la que da el primer paso para buscar ayuda, pero esta podría ser una situación posible. En este caso, el primer paso es que la persona reconozca lo que le está pasando y quizás buscar a alguien de confianza para hablar pueda resultar de buena ayuda.

Una vez dados estos pasos es el momento de buscar ayuda profesional para empezar a poner solución y que la persona pueda dejar atrás su adicción.

Iniciativa por parte de terceras personas

El otro escenario, y el más habitual, es que alguna o algunas personas del entorno se dan cuenta de que algo no va bien y son estas personas las que inician el proceso de buscar ayuda. Normalmente tampoco saben cómo gestionar la situación; es algo nuevo para ellos, hay incertidumbre, y el miedo a cómo estará su ser querido y la falta de información pueden hacer difícil afrontarlo. Mantener la calma y buscar información y asesoramiento profesional puede ser una buena manera de empezar.

Concluyendo

Centro de Terapia Online

Por desgracia, superar una adicción no es fácil y la mayoría de las personas necesitan de ayuda profesional para lograrlo, lo cual no es signo de debilidad, sino de fortaleza el reconocer un problema y estar dispuesto a afrontarlo.

Autora: Laura Álvarez Martínez, psicóloga y miembro de Centro de Terapia Online