La pandemia del coronavirus nos ha situado muy rápidamente en un escenario de incertidumbre y vulnerabilidad que no esperábamos.

Una noche nos fuimos a dormir con una extraña mezcla de relativa normalidad y preocupación, y nos despertamos a la mañana siguiente con que muchas de las reglas que regían nuestro mundo y nuestra realidad conocida ya habían cambiado.

Ante este nuevo y desconcertante paradigma, todos (adictos y no) nos bloqueamos, nos desajustamos. Si queremos superarlo adaptativamente vamos a tener que realizar un buen trabajo personal y apoyarnos para ello en los profesionales adecuados.

Desde que se decretó el estado de alarma, y con ello el inicio del confinamiento, hay muchas personas con diferentes enfermedades y patologías pasándolo muy mal. Las personas con problemas de adicción no son una excepción. Siendo esto así, también es cierto que las personas con adicción deben hacer un esfuerzo para racionalizar y relativizar el malestar derivado de su situación de confinamiento.

Como afrontar el tratamiento de desintoxicación ante la crisis sanitaria del coronavirus

La baja tolerancia a la frustración, la impulsividad y la ansiedad que caracterizan las conductas adictivas son unos fatales compañeros en este contexto de pandemia global. Aun así, debemos ser conscientes que por incómodo y fastidioso que sea para todos, no podemos otorgarle a esta situación la categoría de catástrofe sólo por el hecho de estar agobiados en un confinamiento por motivos de seguridad sanitaria.

Mirando un poco a nuestro alrededor y empatizando con vidas ajenas, podemos encontrar muchísimas situaciones personales muy precarias y enfermedades a las que esta nueva realidad sí les supone algo realmente catastrófico en cuanto a su tratamiento y evolución. Si nos paramos a observar la realidad de personas que tristemente se han contagiado, enfermado, están en una UCI e incluso han fallecido, nuestro agobio se convierte en algo ridículo, casi rozando la falta de respeto a nuestros semejantes.

Las personas con problemas de adicción, en estos días de confinamiento, pueden estar o no consumiendo activamente (no sabría afirmar que puede estar resultando peor), pero lo que está claro es que su situación personal y sobre todo familiar en casa será aún más compleja de lo habitual. En este contexto pueden surgir discusiones, crisis y conflictos de una intensidad y repercusión mucho más elevadas por la situación de confinamiento (estrés, ansiedad de consumo,).

Si estás leyendo esto, tienes un problema de adicción y te encuentras pasándolo mal, te invito a que hagas un par de reflexiones con un ánimo constructivo.

¿Cómo crees que estarías viviendo esta situación si ya hubieses hecho un tratamiento de rehabilitación?

Probablemente estarías preparado para gestionarlo de una forma más madura, coherente y adaptativa. Tendrías más autocontrol sobre tus pensamientos, emociones, actitudes y habilidades para gestionar la ansiedad.

Ahora probablemente tengas múltiples problemas relacionados con la ansiedad de consumo, síndrome de abstinencia, abuso y sustitución de otras sustancias, problemas con tu familia, con vecinos, con autoridades por incumplimiento de la normativa, etc.

¿No piensas que lo mal que lo estás pasando te está indicando la necesidad de realizar un cambio en tu vida?

De toda experiencia se puede (y se debe) extraer siempre un aprendizaje, especialmente de aquellas que nos muestran con claridad nuestras carencias y limitaciones.

Puede ser un excelente momento para plantearte realizar un cambio y disponerte a realizar un tratamiento que te ayude a romper con la servidumbre y la esclavitud de la adicción. Quizá esta crisis global, aun con todas sus cosas malas, pueda ser el punto de inicio para romper con el pasado y tomar una buena decisión.

La necesidad de contar con apoyo terapéutico

Durante estos días, en Llaurant La Llum estamos teniendo mucho contacto con antiguos pacientes que, a día de hoy, están totalmente rehabilitados. Nos alegra ver cómo están siendo capaces de gestionar esta situación desde la abstinencia y la estabilidad personal, una manera de afrontar los problemas bien distinta a la que tenían desgraciadamente antes de realizar su programa, llenos de ansiedad por consumir y/o de todo tipo de alteraciones por haber consumido.

En estos momentos tan convulsos podemos acceder en la red a una amplia gama consejos y recomendaciones (muy adecuados) sobre cómo mantenerse activos, ocupados, mantener una buena actitud, la importancia de controlar nuestros pensamientos y saber dirigirlos para así tener un mejor estado emocional… Todo esto es de gran utilidad como orientación para personas sin patologías importantes, pero para personas con una enfermedad tan compleja como es la adicción se requiere un tratamiento con carácter inmediato que les ayude a reconducir su situación, y en estos momentos más que nunca.

Combatir las adicciones en tiempos de pandemia es posible

En Llaurant La Llum (Comunidad Terapéutica y Gabinete Ambulatorio) respondemos adaptándonos a las circunstancias actuales impulsando protocolos preventivos para frenar los efectos de la crisis del coronavirus y para garantizar la seguridad sanitaria de nuestros pacientes. Seguimos trabajando a través de un programa intensivo que nuestro Equipo Terapéutico ha adaptado a las circunstancias actuales.

Siempre lo hemos hecho, pero ahora más que nunca les pedimos a los pacientes y sus familias que se aseguren que acuden a tratamiento a centros debidamente inscritos y acreditados por las autoridades sanitarias competentes.

Esto garantiza, por un lado, unos estándares de calidad en el tratamiento que se va a recibir, calidad de las instalaciones, metodologías, profesionales… Por otro lado, hay una cuestión importantísima en estos momentos a la hora de buscar un centro de desintoxicación: asegurarse que en el centro en cuestión existan unos protocolos sanitarios preventivos y de seguridad respecto a la pandemia del coronavirus.

En Llaurant La Llum disponemos de todas las medidas y protocolos establecidos por los servicios de salud pública de referencia. Además, hemos establecido una serie de medidas objetivas que aseguren la tranquilidad de nuestros actuales y futuros pacientes.

Para ello, ponemos a disposición (como requisito obligatorio) de cualquier persona que quiera ingresar en nuestro centro, pruebas para comprobar que no ha sido contagiado por el virus. En concreto se realizan dos pruebas, una de laboratorio, y en caso de ser esta primera negativa, se realiza como segunda un test rápido de validación en el momento inmediatamente previo al ingreso.

Desde el momento del ingreso, se asegura que la persona está en un entorno seguro a nivel sanitario y se plantea un tratamiento intensivo de unas 12 semanas en las que se aborda la deshabituación, desintoxicación y prevención de recaídas. Nos encontramos en un entorno privilegiado en plena naturaleza donde podemos realizar múltiples actividades deportivas, además de contar con todos los medios telemáticos para mantener una relación fluida y efectiva con la familia, realizar gestiones personales, acceder a formación…

Todos los profesionales socio sanitarios tenemos un papel que cumplir en esta crisis del coronavirus y los que nos dedicamos al ámbito de las adicciones en Llaurant La Llum seguiremos dando el servicio necesario a los pacientes y familias que lo requieran en estos difíciles momentos.

“Este virus lo paramos unidos” …. Y la adicción también.

Autor: José Miguel Camacho Fernández-Medina, Coordinador de la Comunidad Terapéutica Llaurant La Llum