El Dr. Ignacio Vera nos da su testimonio sobre el modo en el que la psiquiatría ayuda a las personas.

La relación entre la psiquiatría y la psicología da lugar a muchos malentendidos, ya que no todo el mundo comprende de qué manera se complementan estas dos ciencias.

Y sin embargo, si queremos entender qué es y cómo se fomenta la salud mental, es necesario tener una visión realista del vínculo entre la psiquiatría y la psicología clínica; una visión alejada de los sesgos y de los viejos tópicos y estereotipos.

Comprendiendo el papel del psiquiatra en un centro de psicología

En esta ocasión entrevistamos al Dr. Ignacio Vera López, médico Psiquiatra asociado a Centro TAP, clínica de atención psicológica de Madrid, para que nos explique en qué consiste la labor de un psiquiatra como agente de intervención que apoya a los equipos de psicólogos y se encarga de casos que necesitan de una atención basada en la medicina.

Empecemos por lo básico: ¿cuál es la función de un psiquiatra que trabaja en un centro de asistencia psicológica y psiquiátrica? ¿A qué tipo de pacientes atiende?

Ignacio Vera

En algunos pacientes realizo la evaluación inicial con el objetivo de orientar un diagnóstico y de establecer un plan de tratamiento en el que queden integrados tanto el tratamiento psicofarmacológico como las intervenciones psicoterapéuticas.

En otros pacientes son las psicólogas del propio centro o de otros gabinetes de la región las que me demandan una evaluación de pacientes que están en tratamiento psicológico para determinar la necesidad de realizar una intervención psicofarmacológica con el objetivo de propiciar una evolución favorable del paciente.

Muchas veces se asume que los psiquiatras se limitan a recetar psicofármacos. ¿De qué otras maneras puede intervenir la psiquiatría en la salud de las personas?

El origen de esta creencia parece estar en la formación médica de la que partimos los psiquiatras. Sin embargo, el diagnóstico clínico y el abordaje psicofarmacológico son sólo dos de las herramientas con las que los psiquiatras se aproximan a los pacientes.

La formación en psicoterapia es obligatoria en nuestro recorrido profesional y el abordaje psicoterapéutico, y las intervenciones sociales constituyen una parte esencial de nuestra labor asistencial.

¿De qué manera se complementan la psicología clínica y la psiquiatría?

Es una complementariedad absolutamente necesaria. Los trastornos mentales no pueden concebirse de la misma manera que el resto de las enfermedades orgánicas bajo un paradigma estrictamente médico, ya que son el resultado de la interacción entre los factores biológicos, el funcionamiento psíquico y el ambiente social en el que queda inmerso el sujeto.

Los psicofármacos pueden aportar un alivio sintomático, pero es necesario realizar un trabajo psicoterapéutico que tenga en cuenta la subjetividad del individuo y asegurar contextos sociales que dignifiquen a la persona.

En muchos aspectos, la visión general que se tiene acerca de la rama de la medicina que se dedica a la salud mental está anclada en imágenes de los años 60 y 70. ¿Qué es lo que más ha cambiado en la psiquiatría durante las últimas décadas?

Es verdad que la psiquiatría clínica ha quedado ligada en el imaginario popular a las reclusiones manicomiales y los tratamientos forzosos de los “locos” pero no debe olvidarse que los manicomios surgieron para proteger a las personas con problemas de salud mental de las masas sociales que querían lincharlas. En estas instituciones se las acogía, no se las trataba, ya que no eran consideradas enfermas, sino diferentes y potencialmente peligrosas e imprevisibles.

Sin embargo, han sido los propios psiquiatras los principales impulsores de la reforma psiquiátrica que ha humanizado el trato y el tratamiento de las personas con trastornos mentales eliminando los antiguos abusos imperantes y fomentando una visión holística y humanitaria de los trastornos mentales. Este es sin duda el principal logro de la psiquiatría en los últimos 40 años.

Probablemente durante los próximos años veremos nuevos descubrimientos y desarrollos tecnológicos que ayudarán a muchos pacientes. ¿Cuáles son los avances científicos más prometedores en el ámbito de la psiquiatría?

Los avances en la psicofarmacología, la sofisticación de las técnicas de neuroimagen y las aplicaciones de la genética seguirán contribuyendo, sin duda, a paliar el malestar de nuestros pacientes.

Sin embargo, los avances de la tecnociencia no deberían alejarnos de la escucha que es la que verdaderamente puede permitirnos entender el sufrimiento psíquico de cada persona.

La subjetividad del individuo atraviesa cualquier expresión sintomática por lo que la integración entre los avances de la tecnociencia y la escucha de cada relato parecen el principal reto al que se enfrenta la psiquiatría actual.

Finalmente… ¿podrías explicarnos un caso de mejoría de un paciente que os haga sentir especialmente orgullosos?

Es difícil elegir un caso. Me conformo con ser capaz de entender el malestar de cada uno de los pacientes y contribuir a aminorar el sufrimiento psíquico que hay detrás de cada historia.

El Dr. Ignacio Vera atiende en Centro Tap, ubicado en Avenida de Manoteras número 8, Madrid.