Un vistazo a las características de este producto para el pelo. Betsy Jons.

El término keratina no es algo desconocido para gran parte de la sociedad actual. El progresivo aumento de la importancia dada a la imagen corporal y la influencia de los medios de comunicación hace que se conozcan muchos de los nombres de diferentes componentes y elementos que forman parte de productos cosméticos y de higiene corporal y de aquellos productos que mejoran la salud de nuestra piel o nuestro cabello. La keratina es uno de ellos.

Pero existen una gran variedad de tipos de keratina y tratamientos derivados de ella, como vamos a ver a lo largo de este artículo.

¿Qué es la keratina?

La keratina o queratina es una proteína presente en el organismo de los animales vertebrados (incluyéndonos a nosotros mismos). Se trata de una proteína altamente rica en azufre y de estructura fibrosa, la cual forma parte de tejidos como la capa externa de la piel, pelo o uñas y cuya principal función es la de proteger las células epiteliales de daños externos.

Es por ello que es utilizada como componente o como producto que favorece la protección del cabello, siendo uno de los tratamientos más empleados y conocidos en la actualidad para fortalecerlo y protegerlo. Sin embargo, de entre la gran variedad de keratinas que existen algunas pueden llegar a ser perniciosas, como aquellas que contienen formol. Asimismo, hay que tener en cuenta que de cara a que los tratamientos capilares con keratina sean efectivos es recomendable no lavarse el pelo hasta después de 48 horas tras la aplicación de la keratina.

Dos tipos de keratina básicos

Si bien existen una gran cantidad de tratamientos y tipos de keratina que podemos utilizar en el tratamiento del cabello, lo cierto es que podemos encontrar dos tipos básicos de este producto en función de su fuente principal.

Keratina Alfa

La keratina alfa es el tipo de keratina más habitual y el presente en el pelo, uñas y cuernos de diversos animales, y suele utilizarse como base para todos los tratamientos capilares que emplean keratina. Contiene cistina, que permite que su aplicación genere rigidez y resistencia. Permite un alisado del cabello de hasta cuatro meses de duración, dándole un aspecto suave y eliminando el rizo.

Keratina Beta

La keratina beta se emplea en tratamientos más suaves que la alfa. Apenas presenta cisteína, con lo que resulta menos rígido que la anterior pero igualmente resistente. Puede extraerse de materiales como la tela de araña. Suaviza los rizos pero tiene menor duración que la anterior. Eso sí, deja el cabello más manejable.

Otros tipos

La keratina alfa y beta son las principales en base a su fuente, pero existen otros tipos de keratina. Entre ellas destacan las siguientes:

1. Keratina hidrolizada

Este tipo de keratina se caracteriza por ser un buen acondicionador y reestructurador del cabello, regenerando los daños de sus capas más externas e hidratándolo y dándole un aspecto brillante. También tiene propiedades alisadoras y cauterizadoras.

2. Keratina con formaldehído

Este tipo de keratina tiene la particularidad de que puede ser dañino y nocivo ya que posee formol, capaz de degradar el cabello o incluso liberar gases que generen efectos nocivos en la salud de la persona que la aplica o que la lleva puesta.

3. Keratina sin formaldehído

Se trata de keratina totalmente natural, sin formol ni componentes químicos, que suele elaborarse mediante el procesamiento de queratina obtenida de pelo humano o de plantas.

4. Keratina de chocolate

Caracterizada por poseer aceite de cacao en su composición, este tipo de keratina repara y alisa el cabello a par que da más peso al cabello. Además de ello el aceite de cacao le otorga un olor y brillo especial, poseyendo antioxidantes naturales que protegen el cabello.

5. Alisado brasileño de keratina

Tratamiento con keratina originario de Brasil, se trata de uno de los más populares y conocidos. Se distingue de otros tipos de tratamiento por el hecho de que elimina hasta el 95% de los rizos, siendo un tratamiento especialmente indicado para el alisado completo del cabello. Además ofrece protección y nutrición al cabello, dándole un aspecto brillante.

El proceso da inicio con un lavado total del cabello con jabón para eliminar grasa y suciedad, para posteriormente secarlo con una toalla. Tras ello se aplica el producto y se procede a secarlo con un secador. Generalmente después de ello el cabello se seca con secador y posteriormente se alisa con una plancha con el fin de que el calor fije la keratina en el cabello.

6. Alisado japonés de keratina

Un tipo de tratamiento basado en keratina que se caracteriza por dejar el pelo lacio, brillante, suave y fuerte. El rizo se elimina completamente, pudiendo tener rizos únicamente el cabello nuevo. El efecto se pasa a las pocas semanas. El procedimiento de aplicación es el mismo del anterior.