¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 4 diferencias entre sensación y percepción

Un resumen de las principales diferencias entre los conceptos de percepción y sensación.

Diferencias entre sensación y percepción

¿Cuáles son las diferencias entre sensación y percepción? Resolver a esta cuestión es un tanto más complicado de lo que pudiera parecer pues, para empezar, la idea de lo que es la sensación y lo que es la percepción se intercambian en el lenguaje popular.

Desde la psicología experimental se siente una especial fascinación hacia estos dos fenómenos, siendo a menudo investigados en los laboratorios de todas las facultades de la ciencia del comportamiento.

A continuación vamos a descubrir cuáles son los significados reales de estos dos términos para, así, poder ver con claridad cuáles son las principales diferencias entre entre sensación y percepción y comprender sus particularidades.

Cómo distinguir entre sensación y percepción

Las palabras “sensación” y “percepción” son de sobra conocidas en el lenguaje cotidiano. Si fuéramos por la calle y paráramos a alguien para pedirle que nos definiera estos dos términos, seguramente nos diría que la sensación es la interpretación subjetiva sobre un estímulo del ambiente mientras que la percepción sería el simple hecho de percibir tal estímulo. Muy equivocado no estaría, salvo por el nimio detalle de que habría confundido la definición de ambos términos.

En ciencia, la sensación es la parte objetiva y la percepción la subjetiva del proceso sensorio-perceptivo. La sensación le corresponde a los órganos de los sentidos, que captan los estímulos físicos “puros”, convirtiéndolos en impulsos nerviosos y enviándolos al cerebro en donde se realizará la percepción, es decir, la interpretación de tales estímulos y la asociación con información previa, conocimientos, emociones…

Con esta escueta aclaración sobre que la percepción es en realidad la sensación y viceversa, ya hemos introducido un poco una de sus principales diferencias. No obstante, para entenderlas más a fondo primero vamos a definir con mayor profundidad a qué nos referimos con sensación y percepción desde la psicología experimental.

¿Qué es la sensación?

Como comentábamos, popularmente se entiende a la sensación como la experiencia subjetiva asociada a un estímulo. Prueba de ello lo vemos en construcciones gramaticales tan cotidianas como “tengo/me da la sensación de…”, denotando cierto margen de opinión y subjetividad (p. ej., me da la sensación de que es un color cálido, tengo la sensación de que está demasiado salado…)

En ciencia, en cambio, la sensación es objetiva. Hace referencia a la captación de un estímulo físico, sin interpretaciones subjetivas por en medio. Implica recibir un estímulo, registrarlo y codificar la información en los órganos sensoriales para que viaje por las vías neuronales o nervios y llegar hasta el cerebro.

Por ejemplo, si vemos una flor en el campo, la parte de sensación sería que la imagen de esa flor (la luz) viajara hasta las células de nuestra retina y la captaran en forma de diferentes longitudes de onda. Los bastones y conos de la retina convertirían ese estímulo físico en impulsos nerviosos, que viajarían hasta las áreas del cerebro encargadas de la información visual. Allí, se procesaría la información y se le daría la interpretación de que es una flor, más o menos bonita. Este último paso sería la percepción.

El proceso que da origen a la sensación se puede esquematizar de la siguiente forma:

1. Estímulo físico

El estímulo físico es la materia o energía que incide sobre un órgano del sentido. Por ejemplo: sonido, luz, sustancia química, electricidad, calor…

2. Respuesta fisiológica

La respuesta fisiológica en el proceso de sensación hace referencia al conjunto de actividades a nivel de los órganos del sentido que convierten el estímulo en impulsos eléctricos para viajar por los nervios y llegar hasta el sistema nervioso central.

3. Experiencia sensorial

La experiencia sensorial es la experiencia psicológica, subjetiva e individual, sobre el estímulo. Esto es una parte perteneciente al proceso de la percepción.

Las sensaciones difieren cualitativa y cuantitativamente. Lo hacen cualitativamente en el sentido de que encontramos muchos tipos distintos de sensaciones captadas por diferentes órganos: visuales, gustativas, olfativas, táctiles, acústicas, dolor… Y lo hacen cuantitativamente en tanto que hay estímulos más suaves o débiles y otros más intensos, como por ejemplo el volumen de un sonido, la luminosidad de una fuente de luz, la dureza de una textura…

Distinguir entre sensación y percepción

¿Qué es la percepción?

Lo hemos comentado previamente, pero volveremos a incidir en esta idea para que quede más clara. En psicología básica, la percepción es entendida como un proceso subjetivo, una interpretación compleja de la realidad. Es el proceso de construcción y atribución de sentido a los estímulos físicos que el organismo ha captado, como sería el caso de ver que estamos viendo una flor o que oímos una bonita canción. Sin este proceso, la captación de estímulos se quedaría solo en eso, fenómenos físicos aparentemente aislados los unos de los otros.

La percepción es la forma en que un individuo experimenta la realidad. Son las interpretaciones procesadas por el cerebro de la información captada a través de la sensación, de la información sensorial bruta captada del entorno. Tales interpretaciones se ven influidas por la interacción de tres factores:

  • Experiencias pasadas
  • Conocimientos actuales
  • Procesos innatos

La percepción siempre ha despertado fascinación en la psicología básica y experimental, sobre todo porque la forma en cómo funciona nuestro aparato perceptivo determina la imagen del mundo que construimos. Desde tiempos antiguos los filósofos se han preguntado cómo la mente conoce, percibe y procesa su realidad, dando lugar a todo tipo de reflexiones sobre la relación entre el mundo real, objetivo, y la percepción, subjetiva.

Principales diferencias entre sensación y percepción

Ahora que comprendemos qué son la sensación y la percepción, toca ver cuáles son sus principales diferencias. Fundamentalmente podemos destacar cuatro:

1. Reacción vs. elaboración

La sensación es una reacción, mientras que la percepción es una elaboración. La experiencia sensitiva es la reacción a los estímulos físicos, sean internos o externos, captados por los órganos del sentido.

En cambio, la experiencia perceptiva es una elaboración subjetiva de la información captada por los órganos sensoriales, basada en intereses, hábitos, recuerdos y asociaciones de datos. Las sensaciones, para ser convertidas en percepciones, requieren que el sistema nervioso central recupere datos mnemónicos (recuerdos) de experiencias pasadas para atribuirles un significado.

2. Recepción y captación

La sensación implica recibir, y la percepción, captar. Con esto nos referimos a que la sensación consiste en recibir estímulos físicos “a secas”, como sonidos, imágenes, texturas… mientras que la percepción establece relaciones entre ellos, interpretando y viendo características a los conjuntos de estímulos y captando su significado.

3. Simplicidad vs. complejidad

La sensación es un proceso elemental, provocado por la mera incidencia de un estímulo sobre los órganos receptores. En cambio, la percepción es un fenómeno psicológico mucho más complejo, en donde se implican varias áreas del cerebro y se realiza un procesamiento de la información, integrándola.

4. Inmediatez

La sensación es un proceso mucho más inmediato que la percepción, pues la primera tiene lugar directamente en los órganos de los sentidos mientras que la segunda implica varios pasos: primero, que la información sea codificada en impulso nervioso, luego que viaje por los nervios y después que llegue a diferentes partes del cerebro en donde se decodificará, se interpretará como un tipo particular de información y se le dará sentido.

  • Abraira, V. E., & Ginty, D. D. (2013). The sensory neurons of touch. Neuron, 79, 618–639.
  • Baron, Robert. Psicología. México: Prentice Hall, 1996. P. 131 – 133, 135 – 138. DAY, R. H.. Psicología de la Percepción Humana. México D. F.: Ed. Limusa–Wiley, 1973. 227 p.
  • Bertoli Battaglia, S. (2020). Psicologia Vibroenergetica. Una nuova chiave di lettura per comprendere se stessi e gli altri. Lecce: Youcanprint.
  • Maffei, A., Haley, M., & Fontanini, A. (2012). Neural processing of gustatory information in insular circuits. Current Opinion in Neurobiology, 22, 709–716.
  • Milner, A. D., & Goodale, M. A. (2008). Two visual systems re-viewed. Neuropsychological, 46, 774–785.
  • Mizushige, T., Inoue, K., Fushiki, T. (2007). Why is fat so tasty? Chemical reception of fatty acid on the tongue. Journal of Nutritional Science and Vitaminology, 53, 1–4.
  • Romana Puggelli, F., Quadrio Astarchi, A. (2004). Elementi di psicologia. Milán: Vita e Pensiero.
  • Russo, D., Wanderlingh E. (2008). Professione Psicologo. Manuale di preparazione all’esame di Stato. Milán: Alpha Test

Artículos relacionados