La cafeína es la droga psicotrópica más consumida en todo el mundo. Seguramente, la mayoría de nosotros consume cafeína habitualmente (o si más no, la ha consumido alguna vez en su vida). Pero, ¿sabemos cuáles son realmente los efectos psicológicos de la cafeína?

En este artículo intentaremos dar respuesta a esta pregunta, a través de una revisión de la literatura científica reciente. Veremos cómo sus principales efectos se producen en: el pensamiento convergente (resolución de problemas) y la mejora en la atención y la concentración.

¿Qué es la cafeína?

Antes de adentrarnos en los efectos psicológicos de la cafeína, vamos a ver en qué consiste exactamente esta sustancia. La cafeína, como la mayoría de nosotros sabremos, se encuentra principalmente en el café; se trata de un alcaloide del grupo de las xantinas, que actúa como una droga psicoactiva. La cafeína se absorbe y rápidamente pasa a nuestro cerebro; así, no se acumula en la sangre ni se almacena en ninguna parte del organismo. Se excreta a través de la orina.

El principal efecto de la cafeína en nuestro cerebro es la estimulación y/o excitación del sistema nervioso central, a través de un mecanismo antagonista no selectivo de los receptores de adenosina. Es por esta razón que muchas personas consumen cafeína para combatir la fatiga o la somnolencia a corto plazo. Además, la cafeína también actúa como sustancia diurética (ayuda a nuestro organismo a eliminar líquidos).

¿De dónde se extrae la cafeína? Principalmente, de ciertos tipos de plantas, aunque también se puede sintetizar de manera artificial.

Efectos psicológicos de la cafeína

¿Cuáles son los efectos psicológicos de la cafeína? Para responder a esta pregunta, veamos un estudio reciente que analiza sus efectos sobre diferentes procesos cognitivos.

Como hemos visto, la cafeína se trata de una droga psicotrópica; concretamente, la más consumida en todo el mundo. Los principales efectos psicológicos de la cafeína son: aumento del estado de alerta y vigilia, mejora del estado de ánimo y mejora de la concentración y la atención. Algunos estudios, incluso, también hablan de un posible efecto de la cafeína sobre el pensamiento creativo.

1. Concentración y atención

Los resultados del estudio que vamos a analizar (Zabelina & Silvia, 2020), muestran cómo el consumo de cafeína produce una mayor concentración y atención.

Dicho estudio utilizó un diseño aleatorizado doble ciego controlado por placebo, entre sujetos que consumieron 200 mg de cafeína (aproximadamente una taza grande de café tipo americano) vs. los que no la consumieron (grupo placebo).

El estudio se centró en analizar los efectos de la cafeína en dos tipos de pensamiento: el pensamiento convergente (resolución de problemas) y el pensamiento divergente o creativo (generación de ideas creativas).

A nivel general, los efectos psicológicos de la cafeína que muestra este estudio es que la cafeína mejora significativamente la resolución de problemas, aunque sus efectos sobre la generación de ideas creativas y/o la memoria de trabajo no son tan claros (no se producen mejoras), como veremos más adelante.

Además, cabe mencionar que en el estudio se controlaron las expectativas de los participantes para que su creencia de haber consumido o no cafeína, no alterara los resultados.

2. Resolución de problemas

El estudio mencionado (Zabelina & Silva, 2020) mostró cómo el consumo de cafeína (200 mg), se asociaba a mejores resultados en la resolución de problemas (concretamente, una resolución más rápida). Esto, a su vez, se relacionó con una mejora en la velocidad del procesamiento de la información.

Los efectos psicológicos de la cafeína manifestados en este estudio están en la línea con la de otros anteriores como por ejemplo la investigación de Rao et al., 2005.

Además, dichos estudios también establecen que el consumo de cafeína se relaciona con una mejoría en la resolución de problemas (a nivel general, independientemente de si el enfoque es más analítico o más global) y en otros procesos cognitivos de orden superior (por ejemplo la inhibición de respuesta).

La mejora de la atención se concreta, entre otras, en tareas visuales que requieren el uso de la atención selectiva. Estos resultados se relacionan con una actividad mayor en el área prefrontal del cerebro.

3. Pensamiento creativo

¿Los efectos psicológicos de la cafeína también se extrapolan al pensamiento creativo? En cuanto a este tipo de pensamiento (también denominado pensamiento divergente), a priori, el estudio mencionado muestra cómo la cafeína no afectó a la generación de ideas creativas.

Por otro lado, se sabe que este tipo de pensamiento se relaciona con una mayor actividad alfa en el cerebro (relacionada, a su vez, con la relajación y la inhibición de red). La cafeína reduce la actividad alfa, por lo que sería de esperar que esta sustancia redujese la generación de pensamiento divergente.

Sin embargo, los resultados no son claros, ya que, otra línea de trabajo informa de complejas interacciones que se producen entre procesos cognitivos “de arriba-abajo” (top-down) y procesos “de abajo-arriba” (bottom-up) durante el pensamiento divergente.

Resultados dispares

En cuanto a los efectos psicológicos de la cafeína sobre el pensamiento creativo o divergente, no resulta claro si ésta tiene algún tipo de efecto sobre él.

Eso sí, según el estudio analizado, también puede ser que la cantidad de cafeína administrada a los participantes (200 mg) no sea suficiente para producir un efecto relevante en la generación de ideas durante el pensamiento divergente. Sí se prevé que cantidades mayores (por ejemplo 400 mg) afectarían negativamente este tipo de pensamiento, dificultándolo.

¿Más o mejores ideas creativas?

Cabe mencionar un dato, y es que la prueba utilizada para evaluar el pensamiento divergente en el estudio de Zabelina & Silva (2020), denominada ATTA (battery of divergent thinking tasks), puede ser que refleje sobre todo el número de ideas creativas que puede generar la gente, y no tanto la calidad de dichas ideas.

Esto merece tenerse en cuenta ya que, podría “alterar” los resultados, en el sentido de que los efectos de la cafeína serían nulos para generar muchas ideas, pero que las pocas generadas, podrían ser muy buenas.

Efecto placebo en el estudio

En el estudio de Zabelina & Silva, algunos participantes no tomaron la cápsula de cafeína, sino una cápsula de placebo.

En relación a esto, se vió cómo los participantes que consumieron la cápsula de cafeína tenían las mismas probabilidades de adivinar si su cápsula era de cafeína que si era de placebo (es decir, las mismas probabilidades de equivocarse); sin embargo, los participantes de la cápsula placebo, tenían más probabilidades de acertar (diciendo que su cápsula era placebo).

¿Qué tiene de interesante este dato? Que dichos resultados están en línea con lo que dice la literatura anterior sobre el tema (Griffiths et al., 1990), y es que la discriminación en este sentido se reduce después de consumir cafeína.

Referencias bibliográficas:

  • Griffiths, R. R., Evans, S. M., Heishman, S. J., Preston, K. L., Sannerud, C. A., Wolf, B., & Woodson, P. P. (1990). Low-dose caffeine discrimination in humans. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics, 252(3), 970-978.
  • Rao, A., Hu, H., & Nobre, A. C. (2005). The effects of combined caffeine and glucose drinks on attention in the human brain. Nutritional Neuroscience, 8(3), 141-153.
  • Zabelina, D. L., & Silvia, P. J. (in press). Percolating ideas: The effects of caffeine on creative thinking and problem solving. Consciousness and Cognition.