Los psicólogos y los sociólogos han intentado entender la conducta humana respecto al amor durante décadas, un sentimiento o motivación humana que puede llegar a cambiar la vida de una persona.

La felicidad y el amor consumado son casi sinónimos; no obstante, estar pareja no siempre es fácil, y los conflictos entre los miembros pueden aparecer en cualquier momento.

¿Nuestra pareja nos quiere o nos utiliza?

Pero a pesar de las disputas puntuales que pueden surgir en una relación de pareja y que tienen que ver muchas veces con las diferencias en los valores profundos, la manera de pensar o las creencia y opiniones que una persona desea, en ocasiones, uno puede no sentirse querido por su enamorado/a y dudar del amor de éste o ésta “¿Nuestra pareja nos quiere o es simple interés?”, podemos llegar a preguntarnos.

Pese a que no existen reglas exactas para determinar esto, si que podemos observar ciertos indicios que pueden llevarnos a creer que lo que realmente siente por nosotros nuestra pareja es interés puro y duro. Eso sí, estas señales no son 100% exactas, y pueden manifestarse por otros motivos.

¿Cuales son estas claves? En las siguientes líneas puedes encontrar 10 claves que te ayudarán a detectar si tu pareja te usa.

1. No te apoya en las decisiones importantes ni está cuando lo necesitas

Nuestra pareja es una de las personas más importantes de tu vida, por lo que debe mostrarte apoyo en los momentos difíciles y las decisiones importantes. Si, por ejemplo, estás en época de exámenes o estás opositando, debería estar a tu lado y entender la situación en vez de estar continuamente exigiéndote cosas que a él o ella le interesan.

Si no te apoya en las decisiones importantes ni está ahí cuando lo necesitas, puede que realmente quiera algo que tu posees. Desgraciadamente, puede no ser amor verdadero lo que tenéis entre vosotros.

2. No te hace sentir bien con sus comentarios y no te respeta

Si en el amor auténtico tu pareja está a tu lado y te presta su apoyo, también debe mostrarte respeto y no dañar tu dignidad. Lógicamente pueden surgir diferencias en una relación y los conflictos pueden aparecer en momentos puntuales cuando cada uno defiende su postura.

Ahora bien, cuando la persona está continuamente desprestigiándote, insultándote, tratándote mal o humillándote, es posible que te use, pues no te tiene en cuenta como persona, ni tiene en cuenta tus necesidades. Alguien que daña a su pareja continuamente, no la quiere.

3. No tiene en cuenta tu opinión

De nuevo, el respeto es básico en cualquier relación y se manifiesta en el amor maduro, aquel amor que es racional y que favorece el bienestar en la pareja.

La convivencia con alguien es una negociación constante y, por tanto, debe haber un equilibrio entre las necesidades de ambos miembros. Por eso, una una persona que te quiere tendrá en cuenta tu opinión a pesar de no coincidir con ella. Cuando esto no ocurre y la otra persona está constantemente imponiendo su criterio, es posible que no sea amor sino interés. .

4. No eres su prioridad

Cuando estamos enamorados deseamos estar con alguien en cuerpo y mente, y esa persona se convierte en nuestra prioridad. Eso no significa que tengas que estar con esa persona las 24 horas del día, pero sí que existe un interés por estar juntos.

Ahora bien, cuando es el interés el motivo por el que la otra persona está contigo, solamente te buscará en momentos puntuales y hará muchos planes si ti. Solo querrá estar contigo cuando quiere sacar algo de provecho.

5. No es congruente con el amor que dice que siente

Seguramente hayas escuchado alguna vez la frase “las palabras se las lleva el viento”. Esta frase, muy popular y tiene mucho de cierto.

Cuando una persona te quiere es congruente con lo que dice y sus acciones concuerdan con sus palabras. Las personas hablan a través de sus actos, así que si su comportamiento y lo que verbaliza no es coherente, puede que el motivo por el cual tu pareja está contigo no sea el amor. En estos casos, puede prometer mucho pero no cumplir con sus palabras.

6. Sólo busca tener relaciones íntimas

Una de las señales más obvias de que tu pareja te utiliza es cuando solamente desea tener sexo contigo, es decir, que ese sea su único interés por el que pasar tiempo contigo. Cuando no hacéis planes juntos o lo único que quiere es quedar para tener relaciones íntimas en vez de salir a cenar y que os vean en público, puedes comenzar a dudar de su amor.

7. No hace cosas por ti si no se beneficia con ello

Lo cierto es que cuando deseas estar con alguien, a veces haces cosas que no deseas solamente para que tu pareja se sienta bien. Acompañarle a un concierto o llevarle a la universidad porque se le ha estropeado el coche (cuando habías quedado con tus amigos) son algunos ejemplos.

No se trata de ceder continuamente a sus deseos sin tener en cuenta los tuyos, pero tu pareja, si te quiere, también hará sacrificios por ti. ¿Es por eso has decidido que sea la persona que te acompañe para el resto de tu vida, no?

8. Siempre eres tú el/la que paga

Quizás tengas mucho capital económico y dudas del amor que siente hacia ti tu pareja, pues uno de los mayores intereses en la vida es el dinero. ¿Tu pareja nunca paga nada cuando sales con él o ella? ¿Te pide continuamente que le compres cosas? Puede que solo quiera eso de ti, así que observa cómo se comporta en estas situaciones.

9. Gran parte de tu entorno te lo dice

En ocasiones, puedes estar tan enamorado de tu pareja que, pese a observar las señales anteriores, quieras engañarte a ti mismo para no reconocer que tu pareja te utiliza.

Ahora bien, además de lo que tu piensas, ¿los demás (familia, amigos, etc.) te lo dicen continuamente? ¿Las personas cercanas de tu vida te alertan de que el comportamiento de tu pareja puede indicar que te utiliza? Mejor que reflexiones sobre el asunto y emplees tu lado más racional.

10. No te cuenta nada demasiado personal no se interesa por tu vida

¿Vuestra relación interpersonal no es íntima ni existe confianza entre vosotros? ¿Le cuesta hablar de sus vida contigo y raramente se interesa por la tuya? Quizás no esté interesado/a en tus logros o éxitos ni en tus metas o preocupaciones en tu vida. Cuando alguien se entrega a otra personas, uno se siente querido. ¿No es así con tu pareja? Pues piensa objetivamente en el tipo de relación que tienes con tu enamorado.