¿Alguna vez te has preguntado cuál es el funcionamiento de la terapia de pareja? Es decir, aquello que explica por qué hacen lo que hacen los psicólogos que se dedican a esta especialidad.

Pues bien; la terapia de pareja no es simplemente una técnica que, aplicada a las relaciones amorosas, las arregle siguiendo siempre la misma fórmula mágica. Es, en todo caso, un tipo de intervención psicológica (esto es, llevada a cabo por profesionales de la psicología) en la que se utilizan diferentes herramientas y métodos para atender las necesidades de una relación de pareja determinada, atendiendo a sus particularidades.

Esto significa que la terapia de pareja se caracteriza por su pluralidad, lo heterogéneo de sus propuestas y aproximaciones al problema a tratar. Por eso, esta labor de los expertos en relaciones amorosas no puede resumir en una sola acción o fórmula para hacer que el vínculo emocional entre dos personas quede reforzado. Dicho de otro modo, son muchos los pilares de la terapia de pareja que explican su manera de funcionar. Veamos cuáles son.

Los pilares de la terapia de pareja: ideas clave para reforzar la relación

Estas son las ideas clave que ayudan a entender qué es la terapia de pareja y por qué puede ser de gran ayuda a quienes deciden acudir a este tipo de sesiones con un psicólogo o psicóloga.

1. La comunicación es la base de todo

Cualquier relación de pareja necesita que exista un flujo comunicativo constante. Es decir, que el diálogo debe formar parte de la cotidianidad de las dos personas que forman una pareja.

Sin embargo, esta es una condición necesaria pero insuficiente por sí misma para que el vínculo amoroso sea fuerte; puede darse esta característica y que, a la vez, las discusiones hagan que la relación no vaya bien, por ejemplo.

2. El contacto físico es crucial, más allá del sexo

Las relaciones de pareja necesitan dejar espacio a momentos de contacto físico y de una cierta intimidad. Estos momentos, más allá de experiencias agradables, aportan proximidad afectiva: el sentimiento de que con esa persona se puede actuar de una manera diferente, de expresarse de formas en las que no nos expresamos con nadie más.

Por cierto, este contacto físico no tiene por qué ser sexual en todos los casos: existen personas que no sienten deseos e impulsos de este tipo, y eso no les constituye ningún problema si están con otra persona compatible con su asexualidad.

3. Encontrar intereses y aficiones comunes es un plus

La idea de que en el amor los polos opuestos atraen es un mito. Aunque siempre hay excepciones, lo normal es que las relaciones de pareja más sólidas y prósperas se establezcan entre personas que tienen bastantes cosas en común. Por eso, uno de los pilares de la terapia de pareja es crear situaciones en las que ambos encuentren intereses comunes, las cuales les permitan vivir juntos muchos momentos estimulantes.

4. Las discusiones no deben ser evitadas

Otro de los pilares de la terapia de pareja es que no hay que evitar las discusiones, porque si nos estamos planteando hacerlo, es que ya ha aparecido un conflicto (grande o pequeño que nos ronda la cabeza.

Lo que hay que hacer con las discusiones, en todo caso, es gestionarlas bien y tomarlas como algo natural en cualquier relación entre personas que pasan mucho tiempo juntas. De esta manera no se convertirán en un simple ritual, una manera de desahogarse atacando al otro, ya que asumir que las discusiones son una anomalía lleva a desdibujar su verdadera razón de ser y a terminar usándolas para todo.

5. El tiempo juntos es necesario

Las relaciones amorosas no existen al margen de nuestras condiciones de vida. Un matrimonio en el que ambos trabajan mucho y vuelven a casa a altas horas de la noche apenas encontrará momentos para compartir, y esto desgasta la salud de ese vínculo afectivo. Es necesario encontrar nuevos estilos de vida, y hacerlo de manera coordinada y consensuada.

6. Es normal querer tener vida más allá de la pareja

Una relación de pareja es un compromiso que engloba muchas responsabilidades, sacrificios y proyectos, pero es malo asumir que la vida de cada uno de sus integrantes se debe reducir a eso. Por eso, en la terapia de pareja se trabaja para que cada uno clarifique cuáles son las diferentes maneras en las que quiere implicarse en la relación, y qué tiempos y situaciones prefiere reservarse para sí.

7. Es importante aprender a no prejuzgar

El amor es un fenómeno psicológico intenso porque nos anima en perdernos en lo que sentimos en cada momento que compartimos con la otra persona. Sin embargo, también hay que saber adoptar una perspectiva distanciada y lo más neutral posible para valorar por qué la otra persona se comporta como lo hace, y por qué nosotros nos comportamos como lo hacemos.

Si no somos capaces de esto, corremos el riesgo de estar prejuzgando constantemente, dedicando nuestros esfuerzos más a emitir apreciaciones acerca de la moralidad del otro que a buscar soluciones efectivas.

¿Dónde buscar asistencia profesional?

Si te interesa asistir a terapia de pareja para mejorar el estado de tu relación de noviazgo o matrimonio, o para daros una segunda oportunidad tras pasar por una crisis amorosa y plantearos la ruptura, puedes contar con la ayuda profesional de Consulta Psicológica Despertares.

Nuestro equipo de psicólogos altamente cualificados cuenta con presencia tanto en Madrid Capital como en varias de las ciudades de la CAM: Leganés, Getafe y Móstoles. Para ver nuestros datos de contacto, haz clic aquí.

Referencias bibliográficas:

  • Christensen A., Atkins D.C., Baucom B., Yi J. (2010). "Marital status and satisfaction five years following a randomized clinical trial comparing traditional versus integrative behavioral couple therapy". Journal of Consulting and Clinical Psychology. 78 (2): pp. 225 - 235.
  • O'Donohue, W. and Ferguson, K.E. (2006). Evidence-Based Practice in Psychology and Behavior Analysis. The Behavior Analyst Today.