¿Por qué se ve afectado nuestro sentido de identidad cuando no nos eligen en pareja?

No sentirnos elegidos en una relación da lugar a una fuerte distorsión cognitiva.

por-que-afectado-sentido-identidad-no-nos-eligen-pareja

Un porcentaje alto de las personas que acuden a terapia por primera vez, lo hacen por un problema relacionado con el amor: divorcios, rupturas, problemas de pareja, mal afrontamiento de una ruptura…Hoy en día el amor es considerado un problema real de salud pública.

En el siglo XXI, hay cuatro grandes problemas: la ansiedad, la depresión, los problemas de pareja y los trastornos de la personalidad. Vivimos en una sociedad acelerada, adicta a la gratificación inmediata, con poca tolerancia a la frustración, no favorecedora de una satisfacción genuina, auténtica. Esto también se puede trasladar al ámbito del amor y las relaciones de pareja.

La distorsión cognitiva en el amor

La cultura de un país influye mucho en las creencias que las personas tienen sobre las áreas maestras de la vida: la salud, el dinero, el trabajo y el amor. En el siglo XX las relaciones de pareja eran una forma de sobrevivir, donde prácticamente era impensable no casarse “para toda la vida”.

En el año 1981 se aprobó el divorcio en España. Somos hijos de los padres del siglo XX, pero vivimos con las creencias en el amor de este siglo. Así necesitamos pensar, que es para siempre, pero nos debatimos que no hay que soportarlo todo, y que las relaciones de pareja tienen que durar, hasta que sean “sanas”.

El bienestar psicológico es fundamental, al igual que la validación de nuestras emociones, y ya no nos basta con la parte práctica de la vida: tener trabajo, estabilidad, familia y amigos. Necesitamos sentirnos bien con lo que tenemos. La autorrealización personal, y sentirnos bien con nosotros mismos. Todo esto es difícil de manejar. Las creencias están cambiando, y no sabemos bien cómo realizar todo este proceso de cambio.

Si antes apenas se le exigía nada a la pareja, ahora sí. En el siglo XXI priman las relaciones horizontales, donde ya no podemos privar al otro de su autonomía, ni podemos establecer relaciones de poder o desigualitarias. En los estudios de sexología, se estima que las mujeres pierden más la lívido sexual cuando no sienten que su relación es igualitaria con su pareja.

Cuando cuestionamos nuestra identidad cuando no nos eligen, se produce la distorsión cognitiva del razonamiento emocional: “si me siento poco querida, es que soy poco querible”. “Si no me ha elegido, es que no soy suficiente” … “Si me siento... es que soy...” Una distorsión cognitiva es un patrón de pensamiento que puede llevar a interpretaciones inexactas de la realidad. Al estar abrumados por la emoción (desamor), el pensamiento, al igual que la emoción, está desregulado, y se produce esta distorsión cognitiva, que inconscientemente está relacionada con las heridas de la infancia. Si en mi infancia no me sentía querido, inconscientemente vuelvo a reproducirlo cuando vivo una situación parecida.

distorsion-cognitiva-relaciones-pareja

El daño de la desigualdad

Se le da demasiada importancia a la autoestima en todos los problemas de la vida, y por supuesto que es importante, pero no siempre está ahí la base de que algo no funcione. Si estamos en relaciones de maltrato, la persona que maltrata te hace cuestionarte tu identidad y tu valía como persona.

Te aísla de tu entorno, para que no tengas contacto con las personas que no apoyan tu relación de pareja y te cuestiones tu identidad. No es un problema entonces de autoestima sólo, sino de abuso emocional. Es clave conocer cómo funciona el maltrato, y trabajar el control de la ira y del conflicto. Además del manejo de la empatía y el cuidado de la relación.

La autoestima no es un constructo fijo, sino cambiante, que se puede ver afectada por diversos sucesos en la vida. Es mejor cuestionarse la autorrealización personal y el bienestar psicológico en una relación. ¿Me siento bien cuando estoy con mi pareja, o me siento peor que no teniendo una relación?

  • No funciona no hablar de los problemas, y no establecer acuerdos o soluciones.
  • No funciona no gestionar el enfado y volcar la ira sobre la otra persona, o usar el chantaje, la culpabilidad, la intimidación, la agresión, la ironía en la otra persona.
  • No funciona criticar o no respetar los gustos u opiniones del otro, creyendo que uno tiene superioridad moral sobre el otro y que siempre está en lo cierto.
  • No funciona acomodarse y creer que ya la relación va sola y que no hay que hacer nada para mantenerla.
  • No funciona pensar que la otra persona no tiene pensamiento propio, vida propia, entorno propio, y que una vez que se tiene pareja, ya todo se tiene que hacer juntos y renunciar a la vida anterior. Miremos cómo nos sentimos en las relaciones de pareja. ¿Cuál es nuestro nivel de bienestar? Si vemos que afectan a nuestra salud mental, pidamos ayuda psicológica.
mi-pareja-no-me-prioriza

Psicóloga

Granada

Carmen Rodriguez de Haro es psicóloga especializada en la atención a adultos y sexóloga, con consulta en Granada. También ofrece la opción de realizar sesiones online por videollamada.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese