Nuestra forma de vida actual complica en gran medida que podamos conseguir mantener relaciones de calidad. El estrés diario, la falta de tiempo, los continuos problemas, la dificultad para conocer gente... todo ello dificulta poder conocer a esa persona que anhelamos.

Sin embargo, culturalmente, se nos enseña y presiona a encontrar pareja. Es símil de éxito tener el amor en nuestra vida, y tener una familia “feliz”. Esto hace que nos comparemos con otros y que no entendamos por qué parece que otros tienen una vida maravillosa mientras la nuestra no lo es.

¿Realmente completa tu vida tener pareja? ¿Es eso lo que quieres? Y si es así, ¿te has preguntado alguna vez cómo te gustaría que fuera esa relación? Si la respuesta a todas esas preguntas es un sí y no encuentras a esa persona que te gustaría tener en tu vida, no dejes de leer este artículo.

Las dificultades para encontrar pareja y relaciones a largo plazo

En primer lugar, ¿quieres realmente tener pareja o es por la presión social que lo necesitas? Esto es algo en lo que que realmente debes reflexionar.

Una vida en común implica compartir y vivir en equilibrio. Con amor y serenidad, compartiendo aficiones e ilusión. Construyendo juntos y sabiendo que todas las relaciones pasan por momentos complicados, rutinas, cansancio y problemas a superar y trabajar juntos para que ese amor no desfallezca. ¿Estás dispuesto/a a ello? ¿O es sólo porque te encuentras solo/a?. ¿Es algo que quieres realmente o sientes que debes hacerlo por presión social?

Es tan digno vivir “con” como “sin” pareja. Es tu elección y tienes pleno derecho a escoger aquello con lo que realmente te sientas feliz. Sin embargo, si es algo que deseas con todas tus fuerzas y no lo has logrado, o no has logrado una relación sana, vamos a analizar qué puede estar ocurriendo.

¿Qué nos pasa?

En ocasiones, se hace muy complicado encontrar a la persona adecuada para nosotros. ¿Qué es lo más que te cuesta?

  • Encontrar oportunidades para relacionarte y conocer gente afín a ti.
  • Saber elegir o identificar a las personas mejores para ti.
  • Conseguir gustar o atraer.
  • Superar las barreras de los primeros momentos y coquetear/ligar.
  • Mantener una relación estable (sólo tienes relaciones esporádicas).

Sea cual sea la dificultad que encuentres, podemos examinarlo y encontrar cómo solucionarlo. En realidad, muchas veces los problemas los generamos nosotros mismos, y eso es algo fundamental para poder avanzar. Es por ello que, desde la psicología o desde un proceso de coaching altamente eficaz, podemos encontrar la raíz del problema.

Normalmente, muchas de las dificultades se basan en nuestros miedos: al fracaso, al compromiso, a ser traicionados, a que no nos quieran, a que nos hagan daño... Y esto provoca que nosotros mismos eliminemos a muchas personas como candidatos, o que ni siquiera intentemos tener esas relaciones.

También puede existir el problema de unafalta de autoestima, timidez, falta de tiempo, etc. Estos elementos pueden llevarnos a estas situaciones:

  • No te ves lo suficientemente bien para nadie.
  • No sabes bien cómo conocer gente, o directamente, no te atreves a dar el paso (al menos en persona, y sólo estableces relaciones online).
  • Te cuesta acercarte a otros en persona.
  • Sólo tienes relaciones esporádicas cuando lo que deseas es una relación estable.
  • Atraes a un tipo de personas que no quieres.
  • Cuando consigues tener relaciones, al final, siempre son problemáticas.
  • Abandonas las relaciones porque ves señales de que algo puede ir mal y te vas antes de que te hagan daño

¿Por qué cuesta tanto encontrar a nuestra “media naranja”?

Algunos aspectos que influyen en nuestra capacidad de establecer relaciones estables son los siguientes.

1. El autoconcepto de nosotros mismos

Si nuestro autoconcepto es destructivo, producto de una autoestima baja con la que no nos queremos ni nos vemos suficientes para nadie, eso provocará miedo a relacionarnos con otros. También evitará que nos expongamos por miedo a la opinión de los demás y a que nos desprecien. Eso nos impedirá tener una buena red social que nos permita crear vínculos afectivos y oportunidades de conocer a esa persona que ansiamos.

2. Miedo al fracaso

Los miedos nos paralizan y evitan que tengamos éxito en todo aquello que emprendamos. Esto incluye las relaciones con los demás. Si tememos que nos va a salir mal, saldrá mal.

3. Miedo a que nos hagan daño

Si hemos tenido relaciones anteriores en las que hemos sufrido y mantenemos ese sufrimiento vivo, será muy difícil que permitamos que nadie se acerque a nosotros o que, sencillamente, lo juzguemos de forma objetiva. Debemos aprender de lo que nos pasó, pero no vivir eternamente en el dolor.

4. Timidez/Introversión

Las personas con características personales de alta introversión presentan mayor dificultad (o resistencia) a tener lazos sociales. Les cuesta más relacionarse con otros y no lo pasan bien en determinadas situaciones, provocando comportamientos de evitación y, en ocasiones de aislamiento.

5. Miedo al compromiso

Compartir nuestra vida con otra persona implica cambiar la nuestra. Significa adaptar dos vidas por el bien de la unión, y no todas las personas están dispuestas a ese cambio o adaptación. Puede ser algo temporal (por el momento que estemos viviendo), o bien que nuestra independencia prime frente a todo y eso sea incompatible con tener una pareja estable.

¿Cómo puedes prepararte para encontrar y mantener esa pareja?

Si realmente deseas tener una vida en pareja, lo primero que debes hacer es sanar tus heridas, sean cuales sean. Fortalecerte psicológicamente, trabajar en una autoestima incondicional, desarrollar habilidades sociales, definir claramente qué quieres y qué puedes ofrecer. Todo esto hará que también tengas relaciones sanas, sin dependencia emocional, y evitando relaciones tóxicas y/o maltratos de otros y de nosotros mismos.

En definitiva, si queremos que otros nos quieran, debemos empezar por querernos a nosotros mismos y ofrecer nuestra mejor versión, además de prepararnos para superar las posibles dificultades. Para ello, es muy importante seguir estas pautas.

1. Trabaja en ti (recurre a ayuda profesional si es necesario)

Es mejor dedicarte un tiempo y una pequeña inversión en tu felicidad que pasarte la vida lamentándote de tu mala suerte, o lo mal que te va todo.

2. Cura tus heridas

Solo si superas tu pasado podrás tener un futuro. Analiza qué ocurrió y qué podrías cambiar. No te maltrates más ni hagas daño a personas por cosas que te ocurrieron y no has superado.

3. Supera la pereza y sal de tu zona de confort

Es difícil empezar de nuevo, pero sólo si lo intentas tendrás oportunidad de lograrlo.

4. Disfruta del camino

Si realmente quieres encontrar a esa persona que te complemente, ten en cuenta que esto es un camino de resistencia, no de rapidez. Inténtalo, disfruta de las personas que encuentres, descarta a aquellas que nada te aporten, ríete de lo que te suceda, disfruta de los pequeños momentos. El éxito no sólo está en el resultado, también está en aquello que hagas. Prémiate por tus intentos, por tus avances. Todo suma. Ya llegará esa persona.

5. ¿Hay sintonía entre lo que buscas y lo que realmente necesitas?

Debes hacerte estas preguntas para saber a qué persona elegir y tomar las decisiones más acertadas para tu felicidad y la felicidad de la persona con la que compartas tu vida.

6. Genera expectativas razonables

No generes en tu cabeza situaciones idílicas. La vida no son cuentos de hadas, la vida es la suma de muchos momentos de felicidad que a veces se nos escapan sin ni siquiera verlos ni valorarlos.

7. Trabaja con tu diálogo interno y tus creencias

“No voy a poder encontrar a nadie que me guste”, “es imposible que alguien se fije en mí”... Aprende a cuestionar las creencias de este tipo.

8. La búsqueda online es abrumadora

Las aplicaciones de este tipo conllevan interactuar con muchas personas, que a su vez, interactúan entre ellas. Es muy importante gestionar este proceso de la forma más adecuada.

¿Cómo lograr que vaya bien una relación?

El objetivo de encontrar pareja es construir relaciones sanas gestionando y mejorando en todo lo que hemos ido comentando a lo largo de este artículo, es decir: trabajando en una autoestima incondicional, desarrollando habilidades, trabajando en nuestro diálogo interno y fortaleciéndonos a nosotros mismos.

Si quieres tener una relación de pareja completamente feliz, pincha en el vínculo donde te expongo varias pautas muy eficaces para ello.

Y, si te decides a embarcarte en este mundo, te puedo ayudar a trabajar en todas esas áreas, además de generar estrategias para encontrar la pareja que quieres, mejorar tus procesos de comunicación, valorarte y valorar a los demás como corresponde, gestionar la ansiedad y la frustración, potenciar tus fortalezas, maximizar logros y minimizar los fracasos, ayudarte con tus citas, y que encuentres al fin a esa persona que tanto has deseado. Y sobre todo, a mantener y cuidar la relación por la que tanto has luchado. Puedes lograr todo lo que deseas. Sólo si dejas salir tus miedos, dejarás que tus sueños entren.