Conseguir una relación de pareja estable, sana y feliz es posible. En las sesiones de mediación de parejas es muy habitual encontrar una serie de nexos comunes que llevan al malestar y al deseo de la disolución de la pareja.

Por este motivo, muchas parejas acuden a mediación para intentar buscar soluciones y ayuda en esta parte crucial de nuestra vida. Es por ello que te brindo una serie de claves para conseguirlo.

Avanzando hacia una relación de pareja feliz

Estas son las claves más importantes a tener en cuenta para que el vínculo emocional de la relación se mantenga fuerte.

1. No Existen las relaciones perfectas

Este es el primer concepto clave en el que vamos a trabajar. Todas las relaciones tienen sus debilidades. No hay relación perfecta.

Desmitificar ese concepto te hará libre para trabajar en tu propia felicidad, ya que lo importante de una pareja no son sus problemas sino querer afrontarlos. Y ésta es la primera clave para lograr el éxito, no tener una imagen idealizada de la relación y fuera de toda realidad lógica y alcanzable.

2. Tú existes y debes tener un espacio fuera de tu pareja

Toma el control de tu vida. Tu felicidad depende de ti. Tener espacio propio es fundamental, quererte a ti mismo también.

Tu felicidad sólo la puedes crear tú; por tanto, si generas la dependencia de tu estado anímico con tu pareja, te esclavizarás a nivel emocional y conductual, pudiendo anularte por completo y renunciando a tu felicidad.

3. Define la relación que realmente quieres

Una vez que te has hecho libre con las dos claves anteriores, define cómo puedes y quieres ser como pareja. Qué estás dispuesto a dar y consentir y qué esperas de una forma lógica y realista. Marca límites para las dos partes.

4. Comunicación

Nadie puede leer nuestros pensamientos. Intentar sacar conclusiones sin tener la certeza de ello, nos genera pensamientos irracionales y alejados de la realidad que nos harán sufrir sin sentido. Muestra empatía y escucha activamente.

En aquellos puntos en los que necesiten negociar, resume lo que has entendido, sin acritud por ninguna de las partes y siempre, tratando de llegar a acuerdos evitando así las discusiones. Es tu pareja, no tu enemigo o enemiga.

5. Pide perdón y perdona

Vivir sin rencor nos hace libres. Trata de entender mejor a tu pareja, y evita estar a la defensiva. Acoge sus muestras de arrepentimiento y reconciliación. Y, si no puedes, si siempre estás esperando lo peor, analízate. ¿Vale la pena estar siempre así?, ¿por qué estás así?, ¿se puede solucionar?

6. Acepta las diferencias

No importa lo que los diferencia como pareja, importa lo que les une. Sean cuales sean, negocia y establece una relación de igualdad donde cada una de las partes cede para hacer feliz al otro. Si siempre cede uno en favor del otro, se produce un desequilibrio que a la larga no es sostenible ni sano.

7. Tiempo de calidad juntos

Es muy importante que pases tiempo con tu pareja de felicidad. Haciendo algo que a los dos les guste y disfruten. Un tiempo programado para mimarse, cuidarse, reír, quererse. Una vez en semana, al mes, cuando puedan, pero hay que crear ese tiempo y espacio que los unirá y hará fuertes para afrontar los malos momentos.

8. Practica la gratitud

Pues sí, un gesto tan simple como dar las gracias y reconocer lo que ha hecho bien el otro, es algo que se diluye con el tiempo. Dejamos de dar las gracias de corazón, y dejamos de valorar ciertos gestos, actitudes, comportamientos... porque lo entendemos ya como parte de la rutina y dejamos de darle importancia.

9. Ama sin condiciones

No pongas límites a tu amor. No puedes estar en esa lucha constante; o aceptas a tu pareja o no. Estar en guerra constante te llevará al agotamiento crónico y a la muerte de la relación.

Pon los límites, negócialos, cúmplelos, y a partir de ahí, relájate y disfruta. Todo se puede solucionar si ambas partes están en equilibrio.

10. Confianza

Esta es la clave máxima. Confía. Si no hay motivos para no hacerlo, tampoco hay motivos para vivir con desconfianza. Exígelo del mismo modo para ti. Si ambas partes respetan los acuerdos de la relación, pueden vivir y dejar vivir.

Conclusión

Recuerda, una pareja sana y feliz, es aquella donde el respeto, el equilibrio y la confianza están presentes. Siempre habrá problemas, se trata de solucionarlos juntos. Se trata de ayudarse el uno al otro por encima de todo.

Nunca permitas maltrato físico o emocional, abusos de cualquier tipo, faltas de respeto ni conductas controladoras. Las parejas son la suma de dos personas con identidad propia, que aunque compartan muchas cosas, deben seguir respetando sus roles individuales que no atenten al bienestar de la misma, y donde cada uno pueda seguir desarrollándose y teniendo su espacio.

¿Te gustaría profundizar más?, ¿Sientes que necesitas ayuda en este aspecto? Contacta conmigo, conseguiremos que tengas la relación que deseas.