¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¿Cómo planificar la vuelta a la rutina tras las vacaciones?

Consejos para planificar la vuelta a la rutina tras las vacaciones para readaptarte al trabajo.

Cómo planificar la vuelta a la rutina tras las vacaciones

Las vacaciones, aunque son un elemento indispensable en la vida de cualquier persona laboralmente activa, también van de la mano de posibles problemas de los que debemos ser conscientes. Por ejemplo, el malestar que surge cuando aterrizamos en el primer día de vuelta al trabajo sin habernos preparado psicológicamente para ello, una experiencia que llega a afectar significativamente a muchas personas.

Está claro que como seres humanos no tenemos un control absoluto sobre nuestras emociones ni sobre nuestros procesos psicológicos internos en general, pero también es cierto que si nos preparamos con el tiempo necesario, podemos llegar a reducir las probabilidades de que el retorno a las jornadas de trabajo nos desestabilice o nos haga sentir desbordados. Veamos cómo lograrlo.

Consejos para planificar la vuelta a la rutina tras las vacaciones

A la hora de reajustarse psicológicamente ante la vuelta al trabajo, es importante no improvisar afrontando la situación justo después de terminar las vacaciones. Es decir, que lo mejor es planificar desde los primeros días de esa pausa vacacional, de modo que el “choque” entre una situación y la otra no sea tan fuerte debido a los contrastes. Aunque esto no tiene por qué implicar un gran esfuerzo (a fin de cuentas, las vacaciones son para descansar y desprendernos de buena parte de nuestras obligaciones cotidianas), es recomendable adoptar ciertas estrategias sencillas para preparar nuestra vuelta.

¿Cómo hacerlo? Ten en cuenta estos consejos para planificar la vuelta a la rutina.

1. No descuides tu horario de sueño

Es muy importante regular adecuadamente tus biorritmos sin dejar que las vacaciones sean disruptivas en lo relativo a tu horario de sueño. Eso significa no irse a dormir muy tarde en los días anteriores a la vuelta a la rutina laboral. Y si llevamos tiempo levantándonos y despertándonos en momentos del día poco habituales, hay que intentar volver progresivamente al horario normal, aunque esto nos haga sentirnos algo menos descansados durante un par de días (eso será mejor que llegar al primer día de trabajo sin haber dormido apenas).

Dormir en las vacaciones

2. Si vas a viajar, no vuelvas el último día libre

En el caso de que tengas un periodo vacacional relativamente largo y viajes a otra región o país, es recomendable que no regreses a tu lugar de residencia el último día de vacaciones; es mejor que en todo caso lo hagas uno o dos días antes del final.

De esta manera resultará menos chocante la experiencia de volver a “encajar” psicológicamente con tu ciudad y con los lugares que sueles frecuentar en ella. Hay que tener en cuenta que durante la pausa de vacaciones tu cerebro ha debilitado los recuerdos relacionados con los pequeños detalles de tu día a día (por ejemplo, dónde encontrar ciertos objetos en tu casa), y aunque de manera individual estos pequeños despistes o motivos para desorientarse nos afectan poco, si nos llegan todos a la vez, puede ser estresante.

Por otro lado, crear un colchón de tiempo entre el viaje y la vuelta al lugar de trabajo es también una manera de entrar en la mentalidad de orientación a los objetivos laborales antes de tener que atenderlos de inmediato, algo que ayuda a motivarse progresivamente sin llegar a asociar esos conceptos al malestar de no estar preparado para empezar a trabajar ya.

3. Reajusta tus hobbies y aficiones para darles continuidad tras las vacaciones

Procura que tu nuevo estilo de vida tras la vuelta a la rutina siga teniendo “huecos” para varios momentos diarios o semanales que puedas dedicar a aquello que te gusta y a lo que te has dedicado más durante las vacaciones. De esta manera, no habrá tanta diferencia entre esos días de pausa vacacional y los días de trabajo.

4. Prepara al menos las tareas a realizar durante la primera semana

Otra manera de amortiguar la vuelta a la rutina es crear una agenda detallando la secuencia de acciones que realizaremos durante la primera mañana del primer día. Es algo que no lleva mucho tiempo, ni mucho esfuerzo, y de esta manera afrontarás las primeras horas sabiendo en todo momento a qué dedicar los próximos minutos, algo clave para centrarnos en objetivos concretos y no dejarnos intimidar por esa aparente montaña de tareas que tenemos ante nosotros.

¿Buscas asistencia psicológica profesional?

Si quieres empezar a acudir a psicoterapia, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Despertares Psicólogos atendemos a personas de todas las edades y podemos ayudarte en cualquiera de nuestros centros situados en Madrid, Leganés Getafe, o Móstoles.

  • Gollwitzer, Peter & Brandstätter, Veronika. (1997). Implementation Intentions and Effective Goal Pursuit. First publ. in: Journal of Personality and Social Psychology 73 (1997), 1, pp. 186-199.
  • Morgenstern, J. (2004). Time Management from the Inside Out: The Foolproof System for Taking Control of Your Schedule—and Your Life. Nueva York: Henry Holt/Owl Books.
  • Wulf S. (2012). Enfermedades asociadas al puesto de trabajo. Biomedical Therapy.

Artículos relacionados