Trucos para estudiar mejor.

El proceso de estudio puede resultar un proceso tedioso para muchas personas. No todos aprendemos de la misma forma.

En este artículo revisaremos una lista de consejos sobre cómo ser mejor estudiante, la cual te puede ser de gran utilidad si sientes que no estás rindiendo lo suficiente.

Consejos sobre cómo ser mejor estudiante

En las próximas líneas encontrarás consejos y recomendaciones sobre cómo estudiar mejor aprovechando al máximo tus recursos y el tiempo del que dispones.

1. Encuentra tu forma de aprendizaje

Lo más importante es conocer cuál es tu forma de aprendizaje más eficiente. No todos aprendemos las cosas de la misma forma, algunos somos más visuales, otros más auditivos, algunos tenemos buena retentiva, otros no tanto… Lo que debemos hacer es probar de qué manera comprendemos mejor los conceptos a trabajar, utilizando varias opciones y quedándonos con la mejor. Dependiendo de ello, basaremos nuestro plan de estudio en esa característica.

Por ejemplo, si nos damos cuenta que aprendemos mejor haciendo esquemas y viendo imágenes ilustradas sobre alguna temática, entonces es que tenemos una tendencia a lo visual, y debemos sacarle provecho a dicha tendencia. Podemos diseñar entonces un plan de estudios basado en mapas mentales, mapas conceptuales, etc. Elementos donde el contenido llegue por medio de algún estímulo visual significativo.

Si eres más auditivo, haz lo propio con grabaciones de voz, o busca videos donde expliquen la temática que necesitas aprender (también aplica para los que son de aprendizaje visual).

Después de que tengas esa información referente a tu manera de ser, te será más fácil saber cómo ser un buen estudiante, y podrás comenzar a diseñar tu plan de estudios de una mejor manera.

2. Escoge un lugar tranquilo para estudiar

Para que el proceso de aprendizaje se dé adecuadamente, lo ideal siempre será hacer el proceso en un lugar en el que no tengamos demasiadas interrupciones, además de asegurarnos de que esté ordenado, con la finalidad de evitar la sensación de ansiedad que suelen generar los lugares desordenados y con demasiados estímulos.

3. Toma descansos

La importancia de tomar descansos durante las jornadas de estudio es crucial para que el conocimiento se internalice en nuestra mente. La nueva información que le estás suministrando a tu cerebro requiere de tiempo para ponerse en su lugar, por decirlo de alguna manera.

Por ello, lo ideal es que si te has propuesto un horario de estudio de 2 horas al día, te tomes un descanso de 15 minutos a mitad de jornada en el que cierres tus ojos y te relajes. Lo ideal es descansar unos 10 minutos cada 45 minutos.

4. Aprovecha los estímulos positivos

Además del estímulo que representa el aprobar los exçamenes, está comprobado que si nos auto-premiamos por el estudio el proceso será más eficiente.

Se trata de hacernos un horario de estudio diario, y al finalizar la jornada premiarnos con algo significativo para nosotros; podría ser un dulce, hacer alguna actividad que nos genere placer, ver una película, escuchar música, etc.

5. Resume la información

Muchas veces ocurre que nos sentimos abrumados por lo extenso de los temas que debemos estudiar, pero resulta que existen métodos de estudio con las que la información se resume de manera eficiente, con la finalidad de optimizar el contenido de nuestro aprendizaje.

Esto lo puedes conseguir después de una primera lectura completa del tema, comenzando a subrayar lo que es más relevante para tu evaluación. Y haciendo esquemas con ello. De modo que para la segunda lectura únicamente debas repasar lo que has subrayado y escrito en estos "mapas de conceptos". Siempre debes asegurarte de saber exactamente cuáles son los temas que van para tu evaluación.

6. Atiende a las clases

Este método es básicamente la sumatoria de varios métodos; el primero es ubicarte en un lugar estratégico del salón, donde puedas atender bien a las indicaciones del profesor. En segundo lugar evita distraerte con el entorno durante las horas de clases, y por último asegúrate de tomar los apuntes necesarios para que luego puedas utilizarlos durante tu jornada de estudio en casa. Y, por supuesto, pregunta todas las dudas que tengas.

Este es uno de los consejos sobre cómo ser mejor estudiante que son más fáciles de seguir, pues se basa en la espontaneidad y la voluntad de aprender.

7. Lleva el control de tus materias

No permitas que tus materias te dominen a ti, se tú quien las domine a ellas. Esta es una de las claves más importantes de un buen estudiante. Puedes hacerlo teniendo una copia de tu horario de clases en un lugar visible de tu habitación, de manera que puedas verlo diariamente y familiarizarte con tu carga académica. Y, además, asegúrate de apuntarte en la agenda todas las tareas pendientes para no quedarse atrás en el estudio de las asignaturas.

Esto te servirá como guía para saber cuáles son las materias a las que debes dedicarle atención extra.

8. Rodéate de buenos estudiantes

Para ser un buen estudiante, debes preocuparte tejer relaciones sociales de calidad con personas que estén en tu misma sintonía. Al rodearte de personas responsables te estás dando una fuente de inspiración y de ejemplo que te motivará más. Por supuesto, no se trata de copiar, sino de exponerse a un entorno en el que el hecho de estudiar sea valorado.

Referencias bibliográficas:

  • Hernández, F. (1990). Aprendiendo a aprender. Métodos y Técnicas de estudio para alumnos de E.G.B.- B.U.P.- F.P. Murcia:Grupo Distribuidor Editorial.
  • Sara, S. J. (2000). Retrieval and reconsolidation: toward a neurobiology of remembering. Learning & Memory, 7(2), 73-84.