El estudio de intencionalidad es relativamente reciente en la historia de la filosofía. Si bien filósofos de la antigüedad y del medievo como Aristóteles, Agustín de Hipona, Avicena o Tomás de Aquino hicieron referencias puntuales a la voluntad humana, a modo general se considera a Franz Brentano, que vivió en el siglo XIX, el pionero en este ámbito de análisis.

En este artículo describiremos los planteamientos principales de la psicología de la intencionalidad (o “del acto”) de Franz Brentano. Para el filósofo alemán la intencionalidad es el principal rasgo que distingue a los fenómenos psicológicos de los físicos, que se contienen a sí mismos en lugar de dirigir los actos hacia otro objeto externo.

Biografía de Franz Brentano

Franz Clemens Honoratus Hermann Brentano (1838-1917) fue un sacerdote, filósofo y psicólogo que nació en Prusia, en la actual Alemania. Su interés por la filosofía escolástica y por la de Aristóteles lo llevó a estudiar esta materia en varias universidades alemanas y, posteriormente, a formarse como teólogo y a convertirse en sacerdote de la religión católica.

En el año 1873 abandonó la Iglesia a causa de sus discrepancias con las tesis oficiales; en particular, Brentano negaba el dogma de la infalibilidad papal, según el cual el Papa es incapaz de cometer errores. Posteriormente se casó y se dedicó a la docencia universitaria. Murió en 1917 en Zurich, Suiza, donde se mudó después de que estallara la Primera Guerra Mundial.

La obra fundamental de Brentano tiene por título “Psicología desde el punto de vista empírico” y fue publicada en el año 1874. En ella este autor describió el papel clave de la intencionalidad en el pensamiento y otros procesos de carácter psicológico, y afirmó que se trata del principal factor que los distingue de los fenómenos puramente físicos.

Las propuestas de este pionero tuvieron ungran impacto en distintas aproximaciones a la psicología y a otras disciplinas: la lógica, la filosofía analítica de Wittgenstein y Russell, la psicología experimental, el análisis literario estructuralista y funcionalista, la Escuela de la Gestalt y especialmente la fenomenología, basada en su psicología del acto.

El concepto de intencionalidad

Brentano recuperó el concepto de intencionalidad en la filosofía moderna. Para ello se basó principalmente en la obra de Aristóteles y otros autores clásicos; no obstante, los planteamientos de René Descartes, que se focalizaban en el conocimiento en lugar de en la voluntad, fueron los que inspiraron a Brentano a destacar la relevancia de este constructo.

Según la definición de este autor, la intencionalidad es la característica común de todos los fenómenos psicológicos. Se trata de la propiedad que dirige a un acto o suceso determinado hacia un objeto o meta situada en el mundo externo. La intencionalidad tiene un carácter inmanente, esto es, se encuentra siempre presente en la mente de la persona.

Los fenómenos físicos son todos aquellos que se dan en el mundo exterior, como los sonidos, los estímulos visuales y los objetos del entorno en general. En cambio, entre los fenómenos psicológicos encontramos las percepciones de otros de tipo físico, así como los contenidos mentales que se dirigen a estos.

De este modo todos los fenómenos mentales contienen un objeto; por ejemplo, en el acto de desear es necesario que exista una entidad externa que cumpla el rol de receptor de tal suceso. Lo mismo sucede cuando recordamos un suceso del pasado, un lugar o una información concreta, cuando sentimos amor u odio por otro ser vivo, etc.

Sin embargo, y dado que el objeto mental (la intención o “existencia intencional”) que acompaña a cualquier objeto físico tiene unas características distintas para cada persona, no es posible en ningún caso que más de una se dirija exactamente hacia el mismo objeto, incluso si éste es equivalente desde un punto de vista físico.

La psicología del acto

Brentano afirmó que la psicología constaba de dos ramas: la descriptiva y la genética. La primera de ellas se centraría en la descripción de los fenómenos mentales en primera persona, de modo similar a la psicología fenomenológica. La psicología genética, como el cognitivismo actual, lo haría en tercera persona mediante experimentos empíricos.

Este filósofo defendió de forma clara la aproximación a la psicología que bautizó como “descriptiva”. Según las tesis de Brentano y su psicología del acto no deberíamos analizar la experiencia objetiva asociada a los fenómenos mentales, sino que simplemente tendríamos que centrarnos en describir el modo en que la vivenciamos de forma tan rica como sea posible.

De este modo, al considerar que no se puede estudiar la mente únicamente a través de sus correlatos físicos, Franz Brentano se posicionó en contra de que nuestra disciplina pudiera formar parte de las ciencias naturales. Para este autor, como para muchos otros en la época fundacional y en la actualidad, la psicología se encontraría más cerca de la filosofía.

No obstante, la psicología del acto de Brentano ha sido criticada desde su aparición (incluso por los propios discípulos del filósofo, muy a su pesar) por la falta de claridad de sus planteamientos. Además, los métodos de estudio introspectivos se encuentran muy cuestionados en la actualidad a causa de que no es posible sistematizarlos de forma adecuada.