Muchas personas tienen serias dificultades para hablar en público, pues sienten miedo escénico al hablar delante de una audiencia. 

Este tipo de ansiedad puede producir un gran malestar, lo que afecta a su autoconfianza y la percepción que tienen de sus propias capacidades. Pero no todo el mundo se siente mal al hablar en público. Hay individuos que disfrutan de la atención y se sienten muy cómodas a la hora de comunicarse delante de un grupo de personas. ¿Qué hacen estas personas para sentirse así de bien en una situación aparentemente tensa?

Consejos para hablar en público

Si eres de las personas a las que hablar en público les resulta complicado, los consejos que se muestran a continuación te pueden ayudar a sentirte más confiado y dejar atrás los miedos de hablar delante de una audiencia. Debes saber que el miedo que sientes es una respuesta normal de tu sistema nervioso, y que aprender a hablar en público es posible a base de práctica y un poco de valentía.

1. Prepárate bien lo que tengas que decir

Si tienes que realizar un discurso para la boda de tu mejor amigo o tienes que hacer una presentación para tu trabajo de fin de carrera, prepararte bien lo que dirás puede ayudarte a ganar confianza en ti mismo.

Por tanto, investiga bien lo que vas a decir para que logres dominar el tema. Prepárate ese discurso de manera que tengas una idea de lo que vas a decir, y así te será mucho más fácil recordar y expresar de una manera fluida y clara tus ideas.

2. Practícalo, ensaya tantas veces como sea necesario

Pero prepararte lo que dirás en público puede no tener mucho sentido si no lo practicas. Además de organizar la información y estructurar tanto en papel como mentalmente lo que quieres expresar, practicarlo te será de gran utilidad a la hora de ganar tranquilidad y confianza.

Está claro que practicar requiere tiempo, pero cada vez que practiques te darás cuenta de que has mejorado. Cuando tengas que realizar esa presentación o discurso, todo será más fluido y estarás más cómodo. Si quieres feedback, es muy recomendable que practiques delante de familiares o amigos que puedan brindarte su opinión. También puedes grabarte en vídeo para ver tu mismo como lo haces. Igual te sorprende de manera positiva.

3. Céntrate en la respiración

Centrarse en la respiración es una de las técnicas más empleadas para reducir la ansiedad. Por tanto, si tienes un dominio sobre tu respiración, es posible que controles mejor los tiempos. 

Cuando focalizas tu atención en la respiración tu voz sonará mejor y estarás más tranquilo. Respira calmadamente y presta atención al ritmo que impones a la hora de hablar.

4. Asiste a clases para aprender a hablar en público

El entrenamiento para hablar en público te ayudará a ser más consciente de lo que haces bien o mal y de lo que puedes mejorar. No solo eso, sino que descubrirás lo que es el “arte de hablar en público”

Si te formas como es debido, dominarás el lenguaje corporal, sabrás utilizar tu voz de manera más eficiente y aprenderás distintas técnicas que te permitirán sentirte mejor y más confiado a la hora de enfrentarte a la audiencia.

5. Admite que estás nervioso

Una de las mejores maneras de superar el miedo a hablar en público es admitirlo. Es normal sentir cierta tensión cuando tienes que hablar delante de un grupo de personas que no conoces. 

Pero quítale hierro al asunto y aplica los consejos anteriores. La aceptación ayuda a reducir la ansiedad y te ayuda a no ser tan duro contigo mismo. No seas tan perfeccionista, date tiempo y no te exijas tanto.

Quizás te interese: "Personalidad perfeccionista: las desventajas del perfeccionismo"

6. Cambia mentalmente a tu audiencia

Las personas sentimos ansiedad por cómo evaluamos los hechos que nos suceden. Por lo que si nos tomamos la presentación como algo en lo que se va la vida, porque nos evalúan un grupo de expertos y nos jugamos nuestra nota final, es muy probable que nuestra ansiedad aumente.

Quizás puedas convencerte a ti mismo de que tu audiencia no es más que un grupo de estudiantes que están igual de nerviosos que tú, o tal vez puedas imaginarte que son amigos que no ves desde hace años. Así no te pondrás presión extra a la hora de hablar en público.

7. Apóyate en ayudas visuales

Imagínate que realizas una presentación con un PowerPoint muy trabajado y agradable para la vista o la realizas con notas entregadas a cada miembro de la audiencia. 

Esto hará que la audiencia no esté tan pendiente de mirarte y, además, te permitirá apoyarte en estas ayudas visuales para guiarte y quitarte presión de encima.

8. Tómatelo como una experiencia divertida

Para sentirte más cómodo hablando en público lo primero que debes hacer es cambiar la actitud y convertir el miedo en algo estimulante, y si puede ser, incluso divertido. 

Este es el consejo más importante, puesto que si tu estás cómodo y te tomas esta experiencia como algo divertido, es probable que la audiencia conecte contigo. Lo divertido engancha. Así que si puedes, saca un poquito de tu sentido del humor a relucir. Verás como será bien recibido.