Probablemente todos y cada uno de nosotros, en algún momento de nuestra vida, ya sea por una donación de sangre o una extracción para una analítica, nos hemos visto expuestos a este concepto: el grupo sanguíneo.

Conocer el grupo sanguíneo es extremadamente fácil; se puede pedir este servicio en alguna farmacia donde lo ofrezcan, o sencillamente por ser donante de sangre, se te envía una carta con esta información al cabo de unos días de la donación.

Existen diferentes grupos sanguíneos; en este artículo hablaremos con detalle de uno de ellos: el grupo sanguíneo 0+.

El descubrimiento de este tipo de sangre

Durante siglos, las funciones de la sangre han sido un misterio. A pesar de que los médicos intuían su gran importancia e intentaron realizar numerosas transfusiones sanguíneas con la finalidad de tratar distintas enfermedades, en la mayoría de los casos, esto resultó nocivo para el paciente, así que esta práctica médica quedó prohibida durante tiempo.

Fue en 1900 cuando el patólogo alemán Karl Landsteiner se percató que las mezclas entre según qué sangres eran incompatibles.

Así, investigando más profundamente, descubrió el hecho que en la superficie de los glóbulos rojos se pueden tener dos tipos de marcadores (antígenos A y B) o carecer de marcadores. También descubrió los anticuerpos presentes en el plasma, que reaccionan contra estos antígenos de las superficies de los glóbulos rojos.

El grupo sanguíneo 0+

Existen en total 8 tipos de grupos sanguíneos: A-, A+, B-, B+, AB-, AB+, 0- y por último, el grupo sanguíneo 0+. La compatibilidad para dar sangre depende de estas letras y de ser positivo (+) o negativo (-).

El grupo sanguíneo 0+ es conocido porque puede dar a todos los tipos de sangre (A, B, 0) que sean Rh positivas, pero el grupo sanguíneo 0+ solo puede recibir de 0+ o 0-. A continuación veremos qué significa ser Rh positivo, qué implican estas letras y número 0, y el porqué de las compatibilidades o no.

Tipos de grupos sanguíneos

Como ya dejó constancia el patólogo Karl Landsteiner, el tipo de grupo sanguíneo lo determinan los marcadores (proteínas marcadoras) o antígenos que se presentan en la superficie de los hematíes, es decir, de los glóbulos rojos. Estos antígenos pueden ser A, B, A y B conjuntamente o simplemente no tener.

Como todo antígeno, este reacciona con un anticuerpo que intenta neutralizarlo. Las personas podemos tener en plasma anticuerpos contra estos antígenos.

La presencia o no de antígenos en plasma, es un factor determinante para la compatibilidad a la hora de donar o recibir sangre. Asimismo, la positividad (+) o negatividad (-) también influye en la compatibilidad sanguínea. En función de estos parámetros, tenemos los siguientes grupos, así como sus características:

1. Grupo A

Es el grupo sanguíneo cuyos glóbulos rojos presentan el antígeno A en su superficie y en el plasma encontramos anticuerpos Anti-B.

2. Grupo B

Es el grupo sanguíneo cuyos glóbulos rojos presentan el antígeno B en su superficie, y en el plasma encontramos anticuerpos Anti-A.

3. Grupo AB

Se trata del grupo sanguíneo cuyos glóbulos rojos tienen los dos antígenos en su superficie: A y B. En el plasma no se encuentra ningún anticuerpo.

4. Grupo 0

El grupo 0 es el grupo donde no se encuentran antígenos. No obstante, el plasma contiene anticuerpos Anti-A y Anti-B.

¿Positivo o negativo?

El positivo (+) o negativo (-) que acompaña el grupo sanguíneo se define por un factor del organismo llamado factor D. Tenerlo significa ser Rh positivo y no tenerlo Rh negativo. Este factor está presente en la sangre del 85% de las personas, denominándose estas Rh positivas. El 15% restante de la población carece de este factor, siendo Rh negativas.

Tanto el grupo sanguíneo como la positividad o no de Rh determinarán el tipo de sangre. Por ejemplo, una persona sin antígenos en hematíes será grupo sanguíneo tipo 0. Si además tiene anticuerpos Anti-A y Anti-B en plasma, y con Rh positivo, será grupo sanguíneo +. Por lo tanto será grupo sanguíneo tipo 0+.

Compatibilidad del grupo sanguíneo 0+

Como hemos comentado anteriormente, el grupo sanguíneo 0+ puede dar a cualquier grupo: A, B o AB (siempre y cuando sea positivo). Esto se debe a que como no hay ningún grupo con el que se fabriquen antígenos anti-0, nadie reaccionará contra él si se recibe sangre suya.

Por otra parte, el grupo sanguíneo 0+ puede recibir únicamente de personas con grupo sanguíneo 0+ o 0-, ya que las personas con grupo sanguíneo 0+ contienen anticuerpos anti-A y anti-B en su plasma y reaccionarían con todo lo que no sea 0.

¿Quién puede donar?

A la práctica, no todo el mundo es apto para dar sangre. Esto depende de muchos factores, tanto condiciones y parámetros fisiológicos, es decir, del propio individuo, como parámetros circunstanciales (viajes exóticos, contacto con personas infectadas de hepatitis, toma de según qué medicamentos, embarazo, pendientes o tatuajes recientes, etc…).

Como parámetros esenciales, se considera esencial pesar como mínimo 50 kg para poder dar sangre, ser mayor de edad y sentirte en un estado general de salud bueno. Por otra parte, se debe evitar dar sangre en ayunas y dar sangre en un período mínimo de 2 meses desde la última donación.

Además, ya que los hombres tienen una volemia (volumen de sangre total), estos pueden hasta 4 veces en el mismo año y las mujeres únicamente 3.

De forma permanente, nunca se puede dar sangre en caso de enfermos de hepatitis B, Hepatitis C o VIH, pacientes diabéticos insulinodependientes, epilépticos (y bajo tratamiento actual) o otras enfermedades graves.

¿Qué pasa con la sangre que se extrae?

Esta sangre obtenida mediante donaciones de sangre, se destina a tratar enfermedades que cursan con anemia, tratamiento de diferentes tipos de cáncer, tratamiento de accidentes, hemorragias, quemaduras, trasplantes de órganos, intervenciones quirúrgicas, etc.

Se considera que 1 de cada 10 personas admitidas en un centro hospitalario necesitará sangre y que 1 de cada 2 personas residentes en España necesitará sangre alguna vez en su vida. Además, curiosamente, sólo un 5% de los posibles donantes dona sangre al año, muy poco.

La sangre, una vez llegada al centro de transfusión, es dividida en 3 componentes: hematíes (glóbulos rojos), plasma y plaquetas y transferida a la gente según sus necesidades.

El tipo de sangre no es un factor que esté distribuido en la sociedad de forma estadísticamente equitativa. En españa, el grupo sanguíneo que se lleva la palma es A+, con un aproximadamente 36% de la población, mientras que el AB- sólo cuenta con un 0,5%.

El grupo más curioso podría considerarse el 0-, puesto que es donante universal (nadie hace anticuerpos contra él y además no tiene el factor D o Rh), pero sólo puede recibir de él mismo (ya que tiene anticuerpos anti-A y Anti-B en plasma), y esto a veces genera problemas de suministro en los bancos de sangre. Así que no lo dudes, ¡sé generoso y dona sangre! Salvarás vidas.

Referencias bibliográficas:

  • Netter, F. (2019). Atlas de anatomía humana. Elsevier España.
  • E. Hall, John (2016). Compendio De Fisiología Médica. Studentconsult. Elsevier. 13ª Edición.