Las flatulencias o gases estomacales son uno de los principales problemas de estómago que sufren muchas personas y que no solo causan incomodidad, sino que pueden provocar dolor y malestar.

En este artículo hablaremos de cómo aparecen los gases y qué podemos hacer para remediar esta situación.

Causas de los gases intestinales

Aunque puedas pensar que no tiene importancia, saber el origen de los gases es clave para su tratamiento. Ahora bien, ¿cómo se originan las flatulencias o gases intestinales? Las causas más comunes son los siguientes:

  • Desequilibrios en la flora bacteriana, es decir, en la flora que protege el intestino.
  • La fermentación y mala digestión de los alimentos.
  • Comer demasiado rápido y provocando que el estómago trabaje más.
  • Cambios hormonales. Por ejemplo, durante la menopausia.
  • Sensibilidad al gluten o alergias alimentarias.
  • Acumulación de desechos.
  • La lactosa, especialmente al consumir leche entera.
  • Las personas con estreñimiento suelen padecer mayor cantidad de gases.

Remedios para dejar de padecer gases

Para que puedas dejar de decir "tengo muchos gases", hemos preparado una lista con remedios que pueden serte útiles. A continuación puedes encontrar un listado de terapias naturales y remedios caseros para prevenir los gases y dejar de tenerlos.

1. Té de menta

El té de menta es un remedio natural para calmar el dolor de estómago y aliviar los dolores que son fruto de los gases estomacales. El mentol que contiene su aceite tiene un efecto antiespasmódico que afecta al músculo liso de la vía digestiva, lo que ayuda a sentirnos mejor. Con una simple taza es posible notar sus efectos, y es muy fácil de preparar: solamente necesitas una bolsita de té y agua hirviendo.

2. Yogur

El yogur contiene gran cantidad de probióticos, lo que ayuda a reducir los síntomas de los gases estomacales. Un estudio publicado en el Journal of Clinical Gastroenterology en 2011 encontró que los probióticos “Lactobacillus acidophilus” y “Bifidobacterium lactis” redujo los gases en 60 sujetos de su investigación en un plazo de ocho semanas.

Otra investigación, esta vez llevada a cabo por el World Journal of Gastroenterology (2015), descubrió que algunos pacientes con problemas gastrointestinales notaron una mejoría tomando probióticos.

3. Té de jengibre

El té de jengibre es una infusión que se ha consumido durante muchos siglos y que aporta muchos beneficios de la salud. De hecho, beber este té o tomar su raíz es uno de los mejores remedios para el gas. Si quieres tomar la raíz directamente, puedes añadirla a tu comida diaria. Una buena alternativa es el jengibre fresco rallado antes de las comidas para el aliviar los síntomas producidos por el exceso de gases intestinales.

4. Ajo

El ajo es un alimento muy consumido que es clave para dar sabor a nuestras comidas. Pero además de mejorar la experiencia de nuestro paladar, también aporta beneficios para la salud, entre ellos es un remedio efectivo contra los gases. Seguramente en tu cocina tengas este alimento, por lo que uno de los remedios naturales contra los gases está al alcance de tu mano.

5. Manzanilla

Ya he hablado de la manzanilla y el té de jengibre, pero otra de las infusiones que son altamente efectivas en la lucha contra los gases es la manzanilla. En países en los que los tratamientos naturales se utilizan con frecuencia, este tipo de infusiones son ampliamente utilizadas para muchos problemas estomacales, porque funcionan como antisépticos o antiinflamatorios. 

6. Perejil

El perejil es un alimento que destaca por su poder depurativo y que ayuda a potenciar el funcionamiento de los riñones. Pero su incluimos este alimento a nuestra dieta, nos beneficiamos de sus efectos beneficiosos contra los gases intestinales. Para consumirlo, simplemente debemos picar un poco y añadirlo a nuestra comida, lo que añadirá, además, sabor a nuestras comidas.

7. Toalla mojada

Cuando sufrimos muchos gases y hemos probado algunos de los puntos anteriores sin éxito, también podemos optar por una opción muy eficaz. Este remedio consiste en calentar agua y añadirlo a un cubo. Entonces podemos remojar una toalla y, tras estrujarla, podemos colocarla en el abdomen. Cuando el abdomen se relaje, los dolores y gases pueden desaparecer.

8. Zumo de limón

El zumo de limón es un alimento con gran contenido en vitamina C, por lo que aporta muchos beneficios para nuestro organismo. Además, esta fruta destaca por su poder curativo, especialmente en la zona digestiva. Tomar zumo de limón antes o después de las comidas es un buen remedio. También lo es mezclarlo con agua y tomarlo en ayunas.

9. Incorpora hábitos saludables a tu vida

Muchos de los problemas que podemos encontrarnos en nuestra vida aparecen fruto de nuestros hábitos. En este caso, los hábitos alimenticios son esenciales para prevenir la aparición de gases. Por ejemplo, comer muchos alimentos fritos, pan u otros productos ricos en trigo, exceso de productos lácteos o ricos en grasa, etc. Otro alimentos que pueden producir gases son: las habas, las coles de bruselas, la coliflor, las peras, la avena, el maíz... Debe evitarse el exceso de estos alimentos.

10. Carbón vegetal

El carbón vegetal puede tomarse en forma de suplemento, y ha demostrado ser útil para eliminar toxinas y sustancias indeseables que acceden a nuestro organismo (fármacos, elementos químicos, metales pesados, etc.). Para beneficiarte de este carbón solamente debes consumir una cucharada y media (de su polvo) mezclada con agua. Además, entre los beneficios de esta sustancia destacan que reduce el mal aliento, los problemas al colon, la diarreas y las indigestiones.

11. Semillas de mostaza

Para evitar la flatulencia, es posible tomar dos semillas de mostaza en un vaso de agua antes del desayuno. Ahora bien, si estas sufriendo gases, puedes puedes incrementar la dosis hasta 10 semillas por hora. Esto permite restablecer la normalidad estomacal,

Cuando vuelvas a la normalidad y como modo de precaución, puedes tomar 1 o semillas de mostaza al día mezcladas con agua.

12. Té de anís

El té de anís tiene un sabor fuerte que no es del agrado de todo el mundo; sin embargo, aquellas personas que disfrutan consumiéndolo, se benefician de su poder curativo. Tiene una gran capacidad para acabar con los gases y el dolor de estómago. Para tomarlo simplemente debes consumir una cucharada de anís en polvo disuelta en agua hirviendo. Esto es clave para reducir los gases que se producen en la zona intestinal.