Remedios para aclarar la piel quemada por la radiación ultravioleta. Pxhere.

Aún hoy en día algunas personas no se aplican ningún tipo de filtro sobre la piel o bien lo hacen de forma insuficiente (la mayoría de personas no saben qué tipo de protección necesita su tipo de piel exactamente). Estos descuidos facilitan que la radiación ultravioleta del Sol nos queme en exceso.

Es habitual que cuando nos quemamos se nos enrojezca la piel o nos aparezcan manchas y descamaciones que no solo pueden resultar poco estéticas sino también dolorosas (al fin y al cabo son producto de un quemadura), o que incluso podrían llegar a ser el origen de un principio de un melanoma.

De cara a tratar estos excesos de melanina y ayudar a que esa parte del cuerpo recupere cuanto antes su aspecto habitual, a lo largo de este artículo veremos varios remedios eficaces para aclarar la piel quemada por el sol una vez ha pasado la rojez o cuando ya se está pasando.

Remedios eficaces para aclarar la piel quemada por el sol

Las quemaduras solares pueden aparecer en forma de manchas en lugares concretos donde se ha concentrado la radiación sobre la piel poco protegida o bien aparecer en forma de grandes áreas enrojecidas de nuestra piel, cuando se excede la capacidad de las células epiteliales de generar melanina para evitar que las radiaciones ultravioletas produzcan daños.

Es habitual que cuando ello ocurre aparezcan manchas sobre nuestra piel quemada. De cara a tratar estas manchas, a continuación repasaremos diferentes remedios eficaces para disminuir la afectación y devolver a nuestra piel su color natural.

1. Evita el Sol

Puede parecer obvio, pero este elemento es esencial para evitar que la quemadura se haga más grave. Es necesario proteger el área quemada y evitar su exposición directa a la radiación solar. Si bien no es algo que aclare la piel o cure directamente, sí permite que el propio cuerpo se regenere por sí mismo y se reduzca o al menos no empeore.

2. Aloe Vera

Uno de los productos que mayor aceptación tiene en el tratamiento de las quemaduras solares, hasta el punto de que muchos cosméticos, cremas solares y aftersun lo incorporan, es el aloe vera.

El uso de esta planta, sea en loción o en extracto, contribuye a regenerar la piel además de aclarar las manchas que en ella aparecen y reducir la hinchazón e irritación del área quemada. Se recomienda su uso habitual, de manera diaria.

3. Recuperación desde la alimentación: hidratación y productos ricos en vitaminas

Una parte imprescindible tanto para mejorar la situación de la quemadura como para aclarar la piel abrasada pasa por ayudar al propio organismo a reparar el área lesionada. En este sentido es fundamental la hidratación de la persona, tanto bebiendo agua como consumiendo frutas como la sandía o la naranja.

Además, es altamente recomendable el consumo de alimentos ricos en vitamina C (útil en la producción de colágeno) y D (protege contra agresiones externas y deshidratación de la piel), así como la A (que refuerza las defensas de la piel y facilita que cicatrice) y le E (un gran antioxidante que dificulta el envejecimiento cutáneo), todas ellas vitaminas relevantes en la regeneración de la piel. Entre ellos son recomendables productos como la citada naranja, el kiwi, el pepino o las uvas, el aguacate, el pescado o los lácteos, los huevos o el trigo.

4. Baños con avena

Otro remedio con eficacia comprobada para tratar y aclarar la piel quemada pasa por la de emplear avena en su limpieza. Se trata de una sustancia antiinflamatoria que respeta la piel y la grasa natural del cuerpo, no dañando las áreas lesionadas y produciendo mejoría. Se recomienda incorporarla en baños tibios o fríos, y mantenerse en dicha agua durante alrededor de veinte minutos una vez a la semana. Es uno de los remedios para aclarar la piel quemada más sencillos y naturales.

5. Exfoliación muy suave

Aunque en este caso este remedio es controvertido, dado que puede tener el efecto contrario al deseado, otra manera de devolver su tono habitual a la piel quemada pasa por la exfoliación, es decir, la eliminación de los restos de piel muerta o lesionada con el fin de favorecer la oxigenación de la piel aún sana, acelerando la regeneración del área.

Se recomienda el uso de exfoliantes suaves (como los compuestos con aloe vera o avena), que permitan eliminar los restos sin arrancar la piel viva en el proceso y sin empeorar la lesión. Por contra, el uso de exfoliantes más potentes puede ser perjudicial y empeorar la situación, estando contraindicado.

6. Compresa de agua fría o leche

Refrescar y mantener hidratada la zona quemada es otro remedio que nos ayuda a controlar la quemadura y reducir la rojez y el escozor. En este sentido, se considera recomendable el darse duchas frías o emplear compresas con agua fría, durante alrededor de un cuarto de hora.

Otro remedio que se encuentra muy extendido es el de emplear compresas empapadas con leche. Ahora bien, si bien esta tiene la ventaja de que puede actuar como antiinflamatorio, el propio ácido láctico puede acabar irritando y dañando el tejido.

7. Limón, manzanilla, perejil, papaya, yogurt, pepino o clara de huevo

Estos alimentos son blanqueadores naturales de la piel y pueden ser útiles para reducir el enrojecimiento causado por manchas solares, en su uso tópico. Pueden emplearse infusiones (por ejemplo con la manzanilla o el perejil), cremas o mascarillas (como la papaya, o el yogurt mezclado con el pepino).

Cabe destacar sin embargo que en productos como en el limón, el ácido que contiene puede llegar a ser irritante, con lo que de usarlo debe reducirse con agua.

Referencias bibliográficas:

  • Balk SJ, Council on Environmental Health, Section on Dermatology (March 2011). "Ultraviolet radiation: a hazard to children and adolescents". Pediatrics. 127 (3): e791–817.
  • Maenthaisong, R; Chaiyakunapruk, N; Niruntraporn, S; Kongkaew, C (September 2007). "The efficacy of aloe vera used for burn wound healing: a systematic review". Burns : Journal of the International Society for Burn Injuries. 33 (6): 713–8.