Tanto hombres como mujeres pueden experimentar una gran variedad de disfunciones sexuales. Algunos de estos trastornos implican dolor, dificultad para alcanzar el orgasmo o dificultad para mantener la excitación sexual.

Sufrir problemas sexuales es una experiencia compleja, pues muchas veces esta situación no solamente afecta a la persona que la sufre, sino también a su pareja. Aunque los psicólogos expertos en terapia sexual tratan a diario con pacientes que acuden a sus consultas por este tipo de trastornos, a muchos individuos les resulta difícil dar el paso y buscar ayuda profesional, principalmente por la vergüenza que sienten.

Principales problemas sexuales

¿Cuáles son los principales problemas sexuales que sufren tanto hombres como mujeres? ¿Qué trastornos afectan al bienestar sexual de una persona o una pareja?

En las siguientes líneas puedes encontrar una lista con los problemas sexuales más habituales y cómo tratarlos.

1. Trastorno del deseo sexual

La falta de interés en el sexo, o la falta deseo sexual, es un problema frecuente en ambos sexos; sin embargo, es más frecuente entre las mujeres. De hecho, es considerada la disfunción sexual más común en el sexo femenino, llegando a una incidencia del 33% entre los 18 y 59 años y hasta el 45% en la menopausia. Esta apatía no solo incluye desinterés por el sexo, sino también por toda conducta sexual, como por ejemplo la masturbación.

Las causas pueden ser tanto físicas como psicológicas. Respecto a estas últimas, destacan las siguientes: los problemas de pareja, otras disfunciones sexuales (vaginismo, disfunción eréctil, etc.), trastornos del estado de ánimo, ansiedad y estrés, cansancio o la monotonía.

2. Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la incapacidad que tiene el hombre para lograr y/o mantener la erección del pene y, por tanto, para tener un coito satisfactorio. Es uno de los problemas sexuales más temidos entre los varones, y puede tener un impacto severo en la vida del afectado, especialmente en su autoestima y en sus relaciones interpersonales.

Ocurre por distintas causas, aunque la ansiedad de ejecución es uno de los orígenes psicológicos que pueden provocar esta limitación sexual y que convierte este problema en un círculo vicioso del que cuesta salir.

3. Trastorno en la excitación sexual en la mujer

El trastorno de excitación en la mujer hace referencia a la imposibilidad de experimentar cambios fisiológicos durante la excitación sexual, como por ejemplo la lubricación vaginal, aceleración de los latidos del corazón y tensión muscular; una situación que dura durante toda la actividad sexual. Igual que ocurre con la disfunción eréctil, el trastorno de excitación en la mujer tiene una incidencia elevada.

Los factores psicológicos que mayor importancia tienen en la aparición de este problema sexual son el miedo anticipado a tener un nuevo fracaso sexual y la ansiedad que este miedo provoca.

4. Vaginismo

El vaginismo es una disfunción sexual femenina que se caracteriza por la imposibilidad para conseguir la penetración vaginal debido a la contracción de los músculos que rodean la entrada de la vagina. Ocurre por un espasmo reflejo que hace que se contraigan los músculos de esta zona provocando así el cierre de la abertura vaginal.

La causa suele encontrarse en el hecho de que algunas mujeres relacionan la penetración con la sensación de peligro. La ansiedad que deriva de esta situación causa una respuesta de tensión que imposibilita la relajación de la musculatura vaginal.

5. Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un trastorno del orgasmo masculino en el que el varón expulsa el semen prematuramente, sin que éste lo desee, de forma recurrente en respuesta a la estimulación sexual ya sea antes, durante o después de la penetración. Puede originarse por distintas causas, siendo los factores psicológicos los predominantes.

Entre las causas psicológicas se incluyen: baja autoestima, ansiedad de ejecución, depresión, angustia y nerviosismo.

6. Anorgasmia

La anorgasmia es otro tipo de trastorno del orgasmo que afecta tanto a hombres como a mujeres; no obstante, es más frecuente en el caso de estas últimas (anargosmia femenina). Se define como una ausencia o retraso del orgasmo durante una actividad sexual normal, y como en el caso anterior, suelen predominar los factores psicológicos frente a los orgánicos.

7. Trastorno por dolor

La dispareunia es el dolor persistente y recurrente en el área pélvica durante o poco después de la penetración, la erección o la eyaculación, y pueden sufrirlo tanto hombres como mujeres, aunque es más frecuente en mujeres (dispareunia femenina). Los estudios científicos concluyen que aproximadamente un 12% de las mujeres lo padecen. La dispareunia femenina suele aparecer asociado a problemas de vaginismo.

8. Trastorno por aversión al sexo

Las personas que sufren este trastorno, también llamado rechazo sexual, evitan por activa y por pasiva todo contacto genital. La causa suele estar en la ansiedad extrema y pánico ante el acto sexual. Suele darse con más frecuencia en mujeres.

Cómo tratar los problemas sexuales

Hablar de los problemas sexuales puede ser difícil, en gran parte porque las personas en esta situación pueden sentirse avergonzadas, culpables, fracasadas y derrotadas tanto en la vida como frente a sus parejas. Esta circunstancia no hace otra cosa que alimentar el trastorno, pues el individuo entra en un círculo vicioso del que cuesta salir.

Por eso, la mejor opción es buscar ayuda profesional, ya sea de manera presencial o a distancia. En la mayoría de ocasiones los trastornos sexuales tienen un origen psicológico, y por tanto la psicoterapia sexual es una efectiva para tratar estas problemáticas y de esta manera superar el sufrimiento y mejorar el bienestar.

Algunos procedimientos terapéuticos

Este es un resumen de las formas de intervención terapéutica más comunes a la hora de ayudar a las personas con problemas de tipo afectivo-sexual de causas total o parcialmente psicológicas.

1. Reestructueración cognitiva

Muchas veces, la incapacidad de disfrutar plenamente de la sexualidad tiene que ver con creencias disfuncionales que llevan a reprimirse, especialmente aquellas que mantienen un bajo nivel de autoestima, complejos acera del propio cuerpo, etc.

En terapia, se ayuda a deshacerse de estas creencias a través de procedimientos como el diálogo socrático o la técnica de la flecha ascendente, asociados a una intervención conocida como reestructuración cognitiva, que tal y como su nombre indica, se basa en modificar esquemas de pensamiento y de interpretación de la realidad.

2. Entrenamiento en placereado

Esta es una técnica especialmente útil en las relaciones sexuales en el contexto de la pareja. Se basa en desgenitalizar las relaciones y hacer que los momentos íntimos se basen en otras formas de interacción.

3. Técnica de parada y arranque de Semans

Esta es una técnica diseñada específicamente para tratar los problemas de eyaculación precoz. Ayuda a mejorar "el aguante" a través de un entrenamiento progresivo de dificultad ascendente.

4. Asesoramiento y psicoeducación

En las sesiones de intervención sexológica también se informa a las personas acerca de aspectos teórico-prácticos relacionados con la sexualidad, algo muy necesario teniendo en cuenta la desinformación en este ámbito, en parte debido al tabú con todo lo relacionado con el sexo.

5. Técnicas de exposición a estímulos

Este tipo de procedimientos es muy útil para solucionar disfunciones de tipo sexual basados en la ansiedad y las reacciones asociadas al estrés, como por ejemplo el vaginismo. Consiste en ir generando habituación a situaciones ansiógenas, permitiendo ir perdiéndoles el miedo.

Referencias bibliográficas:

  • Bancroft, J. (2009). Human Sexuality and Its Problems. Edimburgo: Elsevier.
  • Eden, K.J.; Wylie K.R. (2009). Quality of sexual life and menopause. Women's Health. 5(4): pp. 385 - 396.
  • Kaplan, H.S. (1974). The New Sex Therapy: Active Treatment Of Sexual Dysfunctions, Nueva York: Brunner/Mazel.
  • Masters, W.H. & Johnson, V.E. (1996). Respuesta sexual humana. Buenos Aires: Inter-médica.
  • Michetti, P.M; Rossi, R.; Bonanno, D.; Tiesi, A.; Simonelli, C. (2005). Male sexuality and regulation of emotions: a study on the association between alexithymia and erectile dysfunction (ED). International Journal of Impotence Research. 18(2): pp. 170 - 174.
  • Wright, J.J.; O'Connor, K.M. (May 2015). Female sexual dysfunction. The Medical Clinics of North America. 99(3): pp. 607 - 628.