Las Ciencias Políticas estudian las distintas relaciones de poder entre los diferentes tipos de autoridad y los individuos (ciudadanos, más concretamente). Cualquier profesional licenciado en esta carrera podrá realizar múltiples tareas: estudios e investigaciones docentes, asesoramiento a grupos, organizaciones y estructuras de carácter socio-político.

Año tras año, la carrera de Ciencias Políticas genera interés entre muchos bachilleres que están pensando en dar el salto al mundo universitario. Ahora bien, ¿es buena idea estudiar esta carrera?

Como graduado en Ciencias Políticas y Gestión Pública, voy a intentar exponer las ventajas y beneficios de estudiar esta carrera. Este post será tratado desde un punto de vista personal, donde explicaré mis experiencias y pensamientos, junto con un enfoque puramente profesional y teniendo en cuenta las salidas laborales que ofrece la carrera. Espero que te ayude a decidirte.

¿Qué se aprende en la carrera de Ciencias Políticas?

Muchas personas se preguntan… ¿cuál es el objeto de estudio de la Politología? Se trata de unos estudios que permiten adquirir conocimientos amplios en varias ramas relacionadas con la política, como son la Administración Pública, la Economía Política, la Filosofía Política, las Relaciones Internacionales, además de la Investigación y el Análisis de los muchos y variados fenómenos sociales y políticos que se producen en nuestro entorno.

Aunque algunos piensen o afirmen que estudiar Ciencias Políticas “no sirve de nada”, están muy equivocados. Pocas -por no decir ninguna- carreras universitarias te darán un bagaje de conocimientos tan amplio y variado, además de ser una temática que afecta directamente a nuestras vidas como ciudadanos.

¿Por qué estudiar Ciencias Políticas? 12 claves

Somos seres políticos y como tales deberíamos contar con herramientas de análisis. A fin de cuentas, todo lo que ocurre en la política cambia nuestras condiciones de vida, tanto en la vida laboral, legal, educativa, sanitaria…

A continuación voy a proponerte 12 puntos esenciales que te permitirán reflexionar y saber si la Politología puede ser un ámbito de estudio afín a tus intereses y expectativas.

1. Porque te apasiona la política

Como sucede con el arte, la música, el teatro o el deporte, la política es pura pasión, corazón y valores. En la actualidad se tiende a creer que la profesión más popular, la del político, es la de querer beneficiarse de un puesto apetitoso con un sueldo abusivo para el beneficio propio. En algunos casos puede ocurrir, lamentablemente, pero en la mayoría no es así.

El interés nace desde la inquietud por saber cómo funciona el mundo y las relaciones de poder, ligadas a unas ideas de las cuales simpatizamos y defendemos. No es extraño, pues, que muchos estudiantes de Políticas sean a su vez militantes de partidos políticos y defiendan vehementemente sus posturas.

2. Te interesa el análisis del discurso

¿Cuántas veces has escuchado un discurso y lo has analizado una veintena de veces? Es otro rasgo ligado a la pasión, que se manifiesta desde una edad bien temprana. Pues aunque a una edad precoz tenemos todavía una vaga idea de lo que es la política en general, sí que solemos tener una base bien definida de nuestra escala de valores.

Cuando escuchamos un discurso, tratamos de encontrar ese mensaje subliminal que pocos saben apreciar. Si eres de esas personas que gustan de detectar contradicciones o falacias en las maniobras verbales de los representantes públicos, eres un serio candidato a estudiar Ciencias Políticas.

3. Te preocupan las necesidades sociales

Si vives constantemente analizando e investigando sobre las necesidades de la sociedad en la que te encuentras, detectando los problemas latentes así como los que son para ti prioritarios y desde un punto de vista subjetivo (aquí es donde entran los valores e ideas), la carrera de Políticas puede ofrecerte herramientas y criterios todavía mejores.

Además, cursar estos estudios te permitirá identificar cuáles son las medidas políticas que podrían subsanarlas.

4. Eres organizado (...o te gustaría serlo)

Las Ciencias Políticas son un entramado de estudios bien complejos. La política trata, al fin y al cabo, de organizar y gestionar la vida diaria de una comunidad, planificar y ser persistente en el trabajo.

Esta profesión se evalúa en el día a día, con cada problemática y con distintos entes políticos para la toma de decisiones. Dependiendo de la decisión que se escoja se aplaudirá o abucheará el resultado final. Si eres una persona organizada o bien deseas potenciar esta capacidad, nada mejor que esta carrera.

5. Quieres impulsar el cambio

No es necesario ser un líder de masas o un orador épico, pero si tienes ciertos ideales deberías formar parte de esa fuerza que quiere impulsar un cambio. Tanto para un lado, “la izquierda”, como para “la derecha” para que nos entendamos.

Da igual el bando que se elige, lo importante es tener conciencia colectiva y luchar por el bien común. Si crees que tus ideas podrían generar una sociedad más justa, innovadora y solidaria, podrías ser un buen politólogo (y también un buen político si te gusta más la acción que el análisis).

6. Prefieres la palabra como método de solución

La política se basa en el poder de la palabra y la oratoria para convencer a los demás, a nuestro público. Cuanta más capacidad comunicativa se tenga, mejor se transmiten las ideas y valores que queremos aplicar al sistema político.

El buen político enfrenta el conflicto mediante el don de la palabra para solucionar cualquier tipo de discrepancia. Así, la comunión entre la claridad de ideas y los recursos oratorios son dos de las competencias esenciales de un político que aspire a liderar una organización o incluso una nación.

7. Piensas que todo está relacionado con las Ciencias Políticas

Desde el precio del café que pagamos hasta la distribución de mercancías en las calles en una ciudad, todo tiene que ver con las Ciencias Políticas. El nombre de las calles, las leyes que regulan los distintos impuestos, la influencia de ciertas minorías religiosas, el poder de las grandes compañías, el horario que deben cumplir tiendas y comercios… todo depende de lo que ocurre en la vida política.

Nada está dejado al azar. Todas las leyes cumplen con unas necesidades y soluciones para convivir en armonía. Y es que la sociedad, como diría Thomas Hobbes en “El Leviatán”, está regulada por un contrato social entre los ciudadanos y el poder que les gobierna. Si eres consciente de todo esto habrás desarrollado el criterio necesario para estudiar esta carrera.

8. Eres creativo (o te gusta practicar el pensamiento divergente)

Contrariamente a lo que se suele pensar, la política no es únicamente una pauta estricta de toma de decisiones. No hay una fórmula infalible para aplicar ante un conflicto o una problemática social.

En la política hay que ser proactivo y no reactivo, y ahí es donde entra en juego la creatividad. La ciencia política permite combinar la creatividad, el pensamiento crítico y el trabajo colectivo. Esta característica en particular genera altos niveles de satisfacción para los profesionales que nos dedicamos a ello.

9. Sientes un gran interés por el saber

A nivel personal, me gustaría incidir en este punto. Al igual que un psicólogo quiere saber lo que sucede en la mente de su paciente, o el sociólogo se interesa por el comportamiento de la sociedad, el politólogo ansía, en cierto modo, conocer cómo funcionan las instituciones, las relaciones entre Estados, los procesos que se suceden en los gobiernos locales o el porqué de una guerra.

Si desde joven te ha interesado leer e informarte sobre estas cuestiones, es probable que seas un buen politólogo en un futuro próximo.

10. Quieres conocerte mejor

Recuerdo el primer día de clase. Un aula de 50 personas, en algunos casos divididos en grupos de “pensamientos o ideas”. Estaban los de izquierdas, derechas, anarquistas, estatistas, militaristas, etc. Es increíble respirar el ambiente de un colectivo así, cada persona o grupo con su ideas defendidas a cuchillo. A menudo se daban enfrentamientos verbalmente duros, pero interesantes. 

En Ciencias Políticas, el ser aprende a conocerse mejor, a identificarse y pulir sus conocimientos, algo que ninguna otra carrera ofrece.

11. Genial, pero… ¿qué salidas profesionales puede ofrecerte esta carrera?

El título de Ciencias Políticas te abrirá las puertas a un amplio abanico laboral. La mayoría de las opciones disponibles suelen estar bien remuneradas, además de proporcionar la satisfacción de poder usar tus habilidades y sentido crítico.

Sentirte una persona necesaria, y no un mero número: esta es una de las principales ventajas de ser politólogo. ONGs, Administración pública o Asesor político, son algunas de las salidas profesionales más atractivas del sector.

12. Buscas una profesión variopinta y aventurera

Relacionado con el punto anterior, las Ciencias Políticas y sus salidas laborales, constituyen un interesante proyecto de futuro para aquellas personas que rechacen la rutina y el orden.

Como político o politólogo estarás en constante búsqueda de conocimiento, explorarás diferentes países, trabajarás con personas de todo el globo y ningún día será igual al anterior.

Y si no me dedico a ello, ¿qué hago?

No os preocupéis ni obsesionéis con ello. Muchos somos los politólogos de pasión que no contamos con la profesión.

Es algo común y que me gustaría añadir en el artículo para no ocultar nada de la realidad actual. los que hemos estudiado Ciencias Políticas jamás dejamos de interesarnos por lo que sucede a nuestro alrededor.

Y aunque dadas las circunstancias donde nos machacan a trabajar como becarios, el futuro es prometedor al tener que afrontar nuevos retos siguiendo la evolución de la sociedad moderna y los conflictos sin resolver, como la crisis de los refugiados y su integración en sociedades con culturas radicalmente opuestas.