Malcolm X es una de las figuras más importantes y, a la vez, controversas, de la historia negra. Defensor de los derechos de los afroamericanos y muy crítico con los poderes blancos de los Estados Unidos, promovió el contacto de los negros con sus raíces africanas.

Su vida es fascinante y, aunque no a todos les gustara, su proyecto político para la raza negra ha sido la chispa para la creación del nacionalismo negro. Veamos más a fondo su vida a través de esta biografía de Malcolm X en formato resumido.

Biografía de Malcolm X

La vida de Malcolm X es muy intensa, al igual que su actividad como defensor de los derechos de los afroamericanos y defensor de la fe islámica.

Primeros años

El nombre de nacimiento de Malcolm X fue Malcolm Little y nació en Omaha, Nebraska, Estados Unidos, el 19 de mayo de 1925. Era hijo de un pastor protestante y de una mujer mulata quien había nacido fruto de una violación de un hombre blanco a una mujer negra. La infancia de Malcolm X fue dura. Tuvo que vivir los constantes traslados de su familia, la cual sufría constantes agresiones de grupos racistas.

Siendo todavía un niño vivió el asesinato de su padre, un firme defensor de los derechos de los trabajadores. Tras esta desgracia, la madre de Malcolm fue ingresada en un hospital psiquiátrico, a causa de perder la custodia de sus hijos tras fallecer su marido.

Tras estos hechos, quien todavía se llamaba Malcolm Little pasó de casa en casa de acogida, viviendo las duras condiciones con las que eran tratados los negros, quienes no tenían el respaldo de su familia.

Se trasladó a Nueva York, en donde empezó a ser un criminal callejero. Se implicó en actividades turbias, como tráfico de drogas, robos y prostitución. Más tarde estaría implicado en los asuntos del hampa de Boston y Nueva York. Sin embargo, en 1945 acabó siendo detenido y condenado a entre ocho y diez años de prisión.

Ingreso en la Nación del Islam

Durante su estancia en la cárcel abandonó las drogas y empezó a estudiar por correspondencia. Fue en los siete años que estuvo recluido en los que tomó contacto con una organización, influenciado por otros reclusos, que sería fundamental para el resto de su vida y en la formación de su pensamiento: la Nación del Islam.

Esta organización era un movimiento religioso musulmán que estaba liderado por Elijah Muhammad en la que se postulaba la idea de que la raza favorita de Alá era la negra y que los blancos eran la personificación del diablo, una raza condenada a desaparecer inminentemente.

En 1952, tras dejar la prisión, Malcolm visitó al líder de la Nación del Islam en Chicago, Illinois. Es durante el transcurso de esta visita en la que Malcolm Little sacrificaría su apellido por el de una simple X, un acto cargado de significado. La X simbolizaba el apellido africano perdido por los negros cuando un amo blanco esclavizó a uno de sus antepasados.

La influencia de Malcolm X dentro de la organización no se hizo esperar. En 1953 consiguió ser nombrado asistente del ministro del Templo Número Uno de la Nación del Islam en Detroit y, a finales del mismo año, fundaría él mismo el Templo Once en Boston.

Al año siguiente fundaría el Número Doce en Filadelfia, y sería elegido para dirigir el templo Número Siete en Harlem. También sería el fundador del periódico Muhammad Speaks (Mahoma Habla).

La organización era contraria a muchas ideas defendidas por el Movimiento por los derechos civiles. Defendía la idea de que negros y blancos debían permanecer separados. De hecho, defendían la idea de la creación de un país nuevo, conformado exclusivamente por personas negras en el sur de los Estados Unidos, como medida provisional para que los negros pudieran volver a África.

Malcolm X, siendo ya ministro de la Nación del Islam, defendía que la raza negra era la original de la humanidad, y que la verdadera religión de la humanidad negra era el Islam, mientras que el cristianismo era la religión del hombre blanco. Defendía que Wallace Fard Muhammad, el fundador de la organización, era la personificación de Alá y que Elijah Muhammad era su mensajero.

Pero no únicamente levantó controversia su opinión y su ingreso en una organización supremacista negra. El FBI abrió una investigación a Malcolm X en 1953 a causa de haberse declarado comunista, algo muy polémico en plena guerra fría.

Reunión con Fidel Castro y otros líderes mundiales

Si el FBI ya tenía sus sospechas de las actividades comunistas de Malcolm X, la visita en 1960 de Fidel Castro a Nueva York fue un claro indicador de sus simpatías contra el capitalismo americano. Fidel Castro había pisado suelo norteamericano con la intención de reunirse en la Asamblea General de las Naciones Unidas. A causa de las impresionantes declaraciones de Malcolm X siendo miembro activo de la Nación del Islam, Fidel Castro deseó reunirse con él en privado.

También, en la misma Asamblea General, Malcolm X fue invitado a visitar actos celebrados por naciones africanas recientemente independizadas, incluyendo a Gamal Abdel Nasser de Egipto, Ahmed Sékou Touré de Guinea y Kenneth Kaunda del Congreso Nacional Africano de Zambia.

Abandono de la Nación del Islam

Dadas las controvertidas opiniones de Malcolm X, los medios de comunicación lo presentaron como un apóstol de la violencia, además de enfatizar su mensaje de rechazo hacia el hombre blanco y mostrándolo como un supremacista, pero afroamericano.

El 1 de diciembre de 1963 fue preguntado sobre su opinión con respecto al asesinato del presidente John F. Kennedy, dando a entender que se alegraba del acontecimiento. También, cuando se le preguntó sobre el asesinato de Patrice Lumumba y Medgar Evers, activistas por los derechos de los negros, y el atentado de la Iglesia Bautista de la Calle 16ª en Birmingham (Alabama), vino a decir lo mismo que con el presidente Kennedy.

Estos comentarios provocaron la ira de la sociedad, tanto blanca como negra. Incluso la Nación del Islam había emitido un mensaje de condolencias a la familia Kennedy y había ordenado a sus ministros a no hacer comentarios del asesinato. La Nación del Islam censuró públicamente a Malcolm X y, pese a conservar su puesto, se le prohibió hablar en público durante 90 días.

Pero la rivalidad dentro de la organización entre Elijah Muhammad y Malcolm X hizo que este primero organizara formas más efectivas para hacerle callar. Se empezó a orquestrar un plan de asesinato. Al sospechar esto, Malcolm X decidió en 1964 romper oficialmente con la organización, diciendo que la Nación del Islam se había vuelto demasiado rígida con su doctrina religiosa.

En estos tiempos optó por una lucha política todavía más activa, denunciando que ni las acciones de reforma individual de la Nación ni tampoco la campaña por los derechos civiles de Martin Luther King conducirían a la liberación de los negros. Era necesaria la violencia. Fue entonces cuando fundó el movimiento de la Mezquita Musulmana (Muslim Mosque, Inc.) en el seno de la sociedad norteamericana.

Contacto con el sunismo

Malcolm X quiso cumplir con el precepto religioso de peregrinar a La Meca, aprovechando de paso para visitar siete países musulmanes. Fue durante este viaje en el que cambió su postura racial, comprendiendo que era posible el hermanamiento de todas las razas.

Así pues dejó de predicar el separatismo y la segregación para pasar a una postura más partidaria del nacionalismo negro, como contraposición al nacionalismo blanco en el que estaban asentados los Estados Unidos de América.

Su visita a varios países musulmanes le permitieron tener contacto con los sunitas, quienes le alentaron para aprender en profundidad sobre qué era según ellos el Islam.

Pese a su visión más amigable con respecto a la relación entre las razas, sí que seguía defendiendo la idea de que los afroamericanos tenían todo el derecho de defenderse de los agresores de forma proporcional, con toda la violencia necesaria. Seguía rechazando el mensaje pacifista de la no violencia de la campaña por los derechos civiles.

Su popularidad seguía siendo destacable, y llegó a realizar varias conferencias en muchos campus universitarios, subrayando la oportunidad que tenía al poder hablar con estudiantes universitarios y hacerles comprender su lucha. También habló con partidos políticos, como el Socialist Workers Party (Partido Socialista Obrero, SWP), el mayor partido trotskista de Estados Unidos

Amenazas y asesinato

Desde la cúpula de la Nación del Islam ya se estaba planteando acabar con la vida de Malcolm X incluso después de que abandonara la organización. También fue víctima de amenazas hechas de manera anónima, llamándole a él y a su mujer diciendo que merecía estar muerto.

En junio de 1964 la Nación del Islam le puso una demanda reclamando la vivienda de Malcolm X en Queens. La organización tuvo éxito, y Malcolm X recibió la orden de desocupar la casa.

El 14 de febrero de 1965, la noche antes de que se decidiera celebrar una audiencia para aplazar la fecha del desalojo, esa misma casa fue incendiada. Malcolm X y su familia sobrevivieron de milagro y, pese al evento, nadie pudo ser acusado.

Pero no tardaría en ocurrir la tragedia final. El 21 de febrero de ese mismo año, estando en Audubon Ballroom de Manhattan, Malcolm X comenzó a hablar en una reunión de la Organización de la Unidad Afro-Americana. Mientras hablaba, alguien gritó "¡Negro, quita las manos de mi bolsillo!", provocándose un alboroto. Los guardaespaldas de Malcolm X acudieron para saber qué pasaba, mientras que otro hombre le disparaba en el pecho con una escopeta recortada.

No se pudo hacer nada por su vida, declarándolo oficialmente muerto en el Centro Médico de la Universidad de Columbia.

Legado de Malcolm X

Malcolm X ha sido descrito como uno de los mayores influyentes afroamericanos en la historia, estando a la altura de Martin Luther King o Richard Wright. Se le acredita el aumento de la autoestima de los afroamericanos y a volver a conectarles con sus raíces africanas pre-esclavitud. También es gracias a Malcolm X que el Islam tuvo una mayor repercusión en los Estados Unidos.

Muchos negros vieron en la figura de Malcolm X la auténtica lucha que se debía hacer para ganar sus derechos, algo que veían que el movimiento por los derechos civiles hacía de forma demasiado blanda y que no les parecía llevarles a ningún lado.

También se le atribuye el haber conseguido cambiar la imagen que se tenía de la belleza, que hasta entonces había estado monopolizada en América por los blancos. Es así como, a finales de la década de los 60, y gracias a la inspiración de Malcolm X, surge el eslógan de "lo negro es bello".

Varias décadas más tarde, a finales de los 80 y principios de los 90, gracias a iconos de hip-hop como Public Enemy, la figura de Malcolm X volvió a tener un resurgimiento entre la juventud negra, además de ser comercializado su nombre como material de merchandising. En 1992 se emitió en cines la película Malcolm X, un filme adaptación de la autobiografía del activista, protagonizada por Denzel Washington y dirigida por Spike Lee.

Referencias bibliográficas:

  • The Autobiography of Malcolm X. With the assistance of Alex Haley. New York: Grove Press, 1965.
  • Breitman, G. (1965). Malcolm X Speaks: Selected Speeches and Statements. Nueva York: Merit Publishers.