Así fue la vida de este psicólogo.

Neal E. Miller fue un psicólogo americano, especialmente conocido por haber contribuido de forma significativa en el ámbito experimental de la ciencia de la conducta.

Fue una persona polifacética, dedicándose no únicamente al estudio de la psicología, sino también teniendo amplios conocimientos de biología y física, los cuales contribuyeron a la formación de varias de sus teorías y hallazgos.

Este investigador, quien llegó a ser el octavo psicólogo más citado del siglo pasado ha trabajado en varias universidades y ha mostrado opiniones bastante controversas en cuanto al campo aplicado de la psicología. Aquí veremos un resumen de su vida a través de una biografía de Neal E. Miller.

Biografía de Neal E. Miller

A continuación veremos la interesante vida de este psicólogo experimental americano.

Primeros años y formación

Neal Elgar Miller nació en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos, el 13 de agosto de 1909. Tuvo la suerte de haber nacido en una familia que ya se tenían conocimientos sobre la ciencias del comportamiento, dado que su padre, Irving Miller, trabajaba para la Western Washington University, encargándose del departamento de educación y psicología.

Miller siempre tuvo un marcado interés por las ciencias, y por eso decidió estudiar biología y física en la Universidad de Washington en 1931. Posteriormente, decidió profundizar sobre la psicología, especialmente en la corriente conductual. Más tarde estudiaría en la Universidad de Standford sobre psicología de la personalidad.

Luego, junto con uno de sus profesores, Walter Miles, Miller trabajaría como investigador asistente en el Instituto de Relaciones Humanas de la Universidad de Yale. En 1935 consiguió el doctorado en psicología en esa misma universidad. Ese mismo año viajaría hasta Viena, Austria, para colaborar con el Instituto de Psicoanálisis, para volver a Yale al año siguiente.

Pasaría los siguientes treinta años en la Universidad de Yale, para pasar a dar clases en la Universidad Rockefeller en 1966 y, ya entrados los 70’, enseñaría en la Cornell University Medical College. Volvería a Yale en 1985 como investigador asociado.

Neal E. Miller falleció el 23 de marzo de 2002 en Connecticut, Estados Unidos, a los 92 años de edad.

Carrera profesional

Al principio de su carrera como psicólogo, Neal E. Miller se centró en experimentar sobre la conducta en situaciones reales, pero teniendo una visión todavía freudiana.

El tema más recurrente de su investigación era el miedo, y creía que esta emoción podía ser adquirida mediante condicionamiento.

Tras ello, decidió abordar otras emociones y sensaciones automáticas, como lo son el hambre, usando las mismas técnicas con las que había logrado condicionar una respuesta pavorosa en los sujetos.

Aunque hoy en día esto nos pueda parecer algo indudable, en aquel momento no se tenía tan claro, y es por ello que las nuevas técnicas y hallazgos realizados por Miller resultaron en un gran cambio en la concepción que se tenía sobre la conducta y la motivación.

Cabe decir que Miller es considerado uno de los primeros en utilizar el concepto de biofeedback, es decir, el proceso de ir ganando una mayor conciencia de muchas funciones psicológicas usando herramientas que dan información sobre esas mismas funciones.

Junto con John Dollard y O. Hobart Mowrer, Neal E. Miller intentó integrar conceptos y teorías procedentes de las corrientes conductista y psicoanalítica. Fue capaz de ‘traducir’ conceptos psicoanalistas en lenguaje conductista, facilitando el poder abordarlos experimentalmente.

Este trío de grandes psicólogos norteamericanos se centraron especialmente en la principal teoría del conductismo, es decir, la relación entre estímulo y respuesta.

También es importante mencionar que reconocieron como válida la visión de Sigmund Freud de la ansiedad, quien sostenía que esta emoción era una señal de alarma ante un peligro, fuera imaginado o real

Es importante destacar que la vida académica y profesional de Neal E. Miller fue muy prolífica, siendo el autor de cerca de 300 artículos, libros y otras publicaciones.

Su obra más conocida, escrita en coautoría con John Dollard, fue Personality and Psychotherapy (1950). En esta obra se trata sobre la neurosis y el aprendizaje.

Honores y reconocimientos

De entre todos los honores que ha tenido este psicólogo norteamericano se encuentran el haber sido el presidente de la APA entre los años 1960 y 1961. Además, un año antes, recibió el galardón a la contribución científica más distinguida por la misma asociación.

En 1964 se convirtió en el primer psicólogo en recibir la Medalla Nacional de Ciencia de los Estados Unidos, otorgada por el entonces presidente Lyndon B. Johnson.

Otros honores destacables son el de haber sido el presidente de la Sociedad de Neurociencias, la Sociedad de Biofeedback de América y la Academia de Investigación en Medicina Conductista.

Controversia sobre los derechos de los animales

La psicología es una ciencia que necesita llevar a cabo experimentos para poder demostrar y refutar sus teorías. Algunas veces, por cuestiones éticas, no es posible llevar a cabo una investigación con sujetos humanos, siendo la mejor alternativa la experimentación animal. Miller utilizaba animales en sus experimentos, algo que ya en su época implicaba cierto debate, especialmente desde sectores defensores de los derechos de los animales.

Aunque cabe decir que no siempre es necesario ni tampoco ético experimentar con animales, Neal E. Miller era un acérrimo defensor de la práctica, además de también dar su opinión sobre aquellas personas quienes le criticaban por usar a este tipo de sujetos en sus investigaciones.

De hecho, en una ocasión, comentó que si los científicos no tenían derecho a usar a animales en investigación, entonces nadie tendría derecho a matar animales ni para comer ni tampoco para hacer prendas con su piel.

Además, siguió comentando que el asunto era complejo, diciendo que si bien toda vida se podía considerar sagrada, ¿dónde se debía poder la línea? Hay animales que matan a otros animales para poder alimentarse, lo cual hace plantearse hasta qué punto se debe hablar de derechos animales y cómo perjudica al ser humano el no poder ni experimentar ni alimentarse del resto del reino animalia.

Teoría sobre el proceso de aprendizaje y la personalidad

Tanto Miller como Dollard consideraban que la personalidad puede ser definida en base a hábitos. Por hábito se entiende a una asociación entre un estímulo y una respuesta que hacen que se dé este hábito con mayor frecuencia. Los hábitos son algo temporal, dado que pueden continuarse o, por una u otra causa, dejar de hacerse.

El objetivo principal de la teoría de estos dos autores era el de averiguar y especificar las condiciones ambientales que fomentan la adquisición de un hábito en concreto.

Otro aspecto interesante de la teoría es que la personalidad se desarrolla en la medida en que se logre tener control sobre los impulsos y reducirlos. En este caso, se entiende por impulso una sensación incómoda que, en caso de satisfacerse, otorga alivio, como sería, por ejemplo, el hambre y la conducta de comer.

De acuerdo al psicólogo Clark Hull, el aprendizaje se da en la manera en que se consiga reducir un impulso o necesidad del organismo, siendo satisfecho de la manera conveniente.

Reducir un impulso consiguiendo lo que se quiere es algo reforzante, haciendo que el individuo se comporte de tal forma que logre aliviar la tensión que le genera la necesidad.

Dollard y Miller hicieron distinción entre impulsos primarios e impulsos secundarios. Los primarios son aquellos que están asociados a procesos fisiológicos necesarios para la supervivencia del individuo, como lo son comer y dormir. Los secundarios son formas de los impulsos primarios pero más refinados, como lo serían el tener que comer a una determinada hora, o el necesitar dormir en un tipo especial de cama.

A su vez, estos autores también hicieron distinción entre reforzadores primarios y secundarios. Se entiende por reforzador aquel acontecimiento que fomenta el que se lleve a cabo una determinada respuesta. Los reforzadores primarios son aquellos que reducen los impulsos primarios, mientras que los secundarios reducen los impulsos secundarios. De reforzador primario tendríamos la comida, el agua, el poder dormir, mientras que de secundario podríamos hablar, por ejemplo, el dinero o el éxito profesional.

Dollard y Miller indicaron que el proceso de aprendizaje puede deberse a cuatro aspectos.

  • Impulso: lo que hace que una persona actúe.
  • Indicio: estímulo específico que indica cuándo, cómo y dónde actuar.
  • Respuesta: reacción del individuo ante un indicio.
  • Reforzamiento: efecto que produce la respuesta.

Referencias bibliográficas:

  • Dollard, J.; Miller, N. E. (1950). Personality and psychotherapy: an analysis in terms of learning, thinking, and culture. McGraw-Hill publications in psychology. New York: McGraw-Hill.
  • Richter-Heinrich, E.; Miller, N. E., eds. (1982). Biofeedback: basic problems and clinical applications. Selected revised papers presented at the XXIInd International Congress of Psychology, Leipzig, GDR, July 6–12, 1980. Amsterdam: North-Holland.
  • Sears, R. R.; Hovland, C. I.; Miller, N. E. (1940). "Minor studies of aggression: I. Measurement of aggressive behavior". The Journal of Psychology: Interdisciplinary and Applied. 9 (2): 275–294.
  • Miller, N. E. (1948). "Studies of fear as an acquirable drive: I. Fear as motivation and fear-reduction as reinforcement in the learning of new responses". Journal of Experimental Psychology. 38 (1): 89–101.