Uno de los tipos de psicoterapia relacionados con el paradigma psicodinámico.

La teoría del psicoanálisis freudiano es una corriente psicológica y una pseudociencia fundado por Sigmund Freud, neurólogo austriaco, a finales del siglo XIX. A raíz de ella, surgieron nuevas corrientes y terapias. Aquí conoceremos una de ellas, la psicoterapia de apoyo.

La psicoterapia de apoyo se fundamenta en el psicoanálisis, aunque está orientada a tratar gran diversidad de pacientes y cuadros clínicos. Uno de sus elementos centrales es la alianza terapéutica. Vamos a conocer con detalle en qué consiste este tipo de intervención.

Origen de la psicoterapia de apoyo

La terapia que planteó inicialmente Sigmund Freud fue la cura tipo psicoanalítica, terapia donde el paciente se tumbaba en un sillón o diván y expresaba imágenes mentales e ideas que pasaran por su mente bajo las indicaciones del psicoanalista. Las sesiones se desarrollaban entre 4 y 5 veces a la semana. Se trataba de una terapia que duraba varios años (prácticamente “toda la vida”).

Posteriormente, surgieron nuevas formas de terapia, las llamadas psicoterapias psicoanalíticas, que son tres:

  • Psicoterapia psicoanalítica propiamente dicha.
  • Psicoterapia dinámica breve.
  • Psicoterapia de apoyo.

En las próximas líneas veremos cómo fue concebida esta última.

Características

La psicoterapia de apoyo, como hemos visto, tiene sus raíces en el psicoanálisis. Sin embargo, actualmente muchas escuelas psicoterapéuticas, enfoques y técnicas la utilizan.

Su área de intervención es más amplia que la de las otras dos psicoterapias psicoanalíticas mencionadas (así como la de la cura tipo psicoanalítica). Se centra en buscar el alivio del sufrimiento del paciente y en reestructurar su personalidad.

En cuanto a su encuadre, las sesiones se realizan cara a cara, con una periodicidad variable y una duración de las sesiones de entre 30 y 60 minutos.

Aplicaciones

Se trata de un tipo de intervención centrada en tres objetivos fundamentales: posibilitar la expresión de sentimientos, reforzar las defensas y contener la ansiedad. Más concretamente, se orienta a mantener o reforzar las defensas adaptativas del paciente, de forma que éstas le permitan sobrellevar lo mejor posible su día a día o su situación.

La psicoterapia de apoyo hace énfasis en movilizar las fortalezas del paciente para aumentar su autoestima. Usa las defensas adaptativas y las estrategias de afrontamiento del paciente de un modo positivo, para que éste se enfrente mejor a su situación o crisis vital.

Indicaciones

En cuanto a las indicaciones de la psicoterapia breve, no se requiere que el paciente tenga cualidades psicológicas especiales. Esto la diferencia de las otras dos psicoterapias psicoanalíticas, así como de la cura tipo psicoanalítica, que requieren capacidad de insight por parte del paciente y buena tolerancia a la frustración.

La psicoterapia de apoyo se suele utilizar en una serie muy amplia de trastornos y tipologías de pacientes. La indicación depende de la situación clínica específica, más que del tipo de psicopatología.

Se suele considerar que cuanto más grave sea la crisis y mayor sea la fragilidad del paciente, mayor apoyo requerirá el mismo; de la misma forma, también necesitará más apoyo cuanto más deteriorada o dañada esté su estructura psíquica.

Técnicas de la psicoterapia de apoyo

Las técnicas en la psicoterapia de apoyo están orientadas a formar un ambiente facilitador en terapia. Este trata de proporcionar un clima donde el paciente se sienta cómodo para expresar libremente sus preocupaciones e inquietudes.

Así, las técnicas más utilizadas en este tipo de psicoterapia son: formulación del caso, encuadre, escucha activa y alianza terapéutica.

1. Formulación del caso

Una vez se ha escuchado detalladamente al paciente en diversas entrevistas, se formula su caso. La formulación del caso consiste en un conjunto de hipótesis acerca de las causas, precipitantes e influencias que mantienen los problemas del paciente. Se trata pues de una conceptualización de su caso, más allá del diagnóstico o la psicopatología.

2. Encuadre

Se trata de la expresión consciente (con elementos inconscientes), voluntaria y propositiva del momento, lugar y fin de la terapia. El encuadre define quiénes, por qué o para qué, cuándo, dónde, cómo y a qué precio se encontrarán paciente y terapeuta; es decir, serían las “condiciones” de la terapia.

El encuadre estructura y da un sentido de confiabilidad a la psicoterapia y al terapeuta.

3. Escucha activa

Aunque parezca obvio, se trata de escuchar, pero de hacerlo con calidad. Respetar los silencios, proporcionar elementos que permitan al paciente saber que está siendo escuchado, mantener el contacto ocular, etc. En definitiva, escuchar con respeto y de forma atenta al paciente. Es un elemento presente en cualquier tipo de psicoterapia.

Si se realiza una escucha activa adecuada, el paciente se sentirá libre de expresar a su manera sus sentimientos, emociones, temores y conflictos.

4. Alianza terapéutica

Según Sigmund Freud, el primer deber de todo terapeuta es “allegar al paciente tanto a la terapia misma como a la persona del terapeuta”. La alianza terapéutica se trata del grado en el cual el paciente experimenta la relación con el teraupeuta como algo sólido y útil para conseguir sus objetivos terapéuticos.

Bordin (1979) descompone la alianza terapéutica en tres elementos:

  • Acuerdo entre paciente y terapeuta respecto a los objetivos de la psicoterapia.
  • Acuerdo entre paciente y terapeuta acerca de las tareas propias de la psicoterapia que se esté llevando a cabo.
  • Vínculo entre paciente y terapeuta y percepción de que existe un compromiso común y una recíproca comprensión de las actividades psicoterapéuticas.

Referencias bibliográficas:

  • Avila, A; Rojí, B; Saúl, L.A. (2004). Introducción a los tratamientos psicodinámicos. UNED. Madrid.
  • Alarcón, A. (2008). Fundamentos técnicos de la psicoterapia de apoyo. Rev. Colomb. Psiquiat., 37(1), 114-126.