La teoría de Theodore Millon sobre los trastornos de la personalidad ha sido uno de los modelos más influyentes en este campo de la psicología. 

En este artículo repasaremos la biografía y la obra de Theodore Millon y describiremos los 12 tipos de trastorno de personalidad que existen según este autor, cuya influencia en los manuales diagnósticos ha sido importantísima.

Biografía de Theodore Millon

Theodore Millon es un psicólogo estadounidense cuya obra ha tenido un papel extremadamente significativo en el desarrollo de la concepción psicológica sobre los trastornos de la personalidad. En particular, Millon fue un miembro muy valorado de la American Psychological Association y su teoría ha influido de forma clave en los manuales DSM.

Millon nació en 1928 en Manhattan, el distrito más importante de la ciudad de Nueva York. Sus padres eran emigrantes judíos que habían nacido en Lituania y en Polonia, respectivamente. Tras estudiar psicología, filosofía y física en varias universidades de Estados Unidos y Europa, Millon se doctoró por la Universidad de Connecticut en el año 1950.

Durante su vida Millon publicó más de 30 libros propios, además de participar en un gran número de artículos y capítulos de libros y de fundar la revista Journal of Personality Disorders. También fue nombrado profesor emérito en las universidades de Harvard y Miami. Murió en el 29 de enero de 2014 mientras dormía a causa de un fallo cardíaco congestivo.

Una de las principales aportaciones de Millon son sus Inventarios Clínicos Multiaxiales (MCMI), diseñados para la evaluación de la personalidad psicopatológica. El modelo de test desarrollado por este autor se ha aplicado tanto a poblaciones normales como clínicas, con un especial énfasis en las segundas, así como a grupos de personas de distintas edades.

Teoría y trastornos de la personalidad según Millon

Para Theodore Millon los trastornos de la personalidad no deben ser entendidos como enfermedades mentales sino como estilos de conducta, cognición y emoción que implican inflexibilidad (lo cual limita la adquisición de nuevos comportamientos) y dificultades para manejar las situaciones estresantes, además de promover “círculos viciosos” de funcionamiento.

La teoría de los trastornos de personalidad de Millon describe 14 patrones desadaptativos que se diferencian fundamentalmente en función de la severidad de las alteraciones y el tipo y la fuente del reforzamiento que guía la conducta. Cada uno de los trastornos se desarrollaría a causa de combinaciones específicas de factores biológicos y ambientales.

1. Paranoide

Millon considera que el trastorno paranoide es uno de los más graves, junto con el límite y el esquizotípico. Esto se debe a que les atribuye déficits estructurales, es decir, define como característica principal de las alteraciones severas de la personalidad la organización poco coherente, cohesiva, sólida y funcionalmente eficaz de los rasgos de personalidad.

El trastorno paranoide se caracteriza por la desconfianza, la suspicacia y la hostilidad hacia los demás y por la aparición de reacciones de ira ante situaciones en las que se percibe desprecio o humillación. Millon define tres variantes: paranoide-narcisista, paranoide-antisocial y paranoide-compulsivo.

2. Esquizotípico

La personalidad esquizotípica se define por el aislamiento social, los déficits emocionales, el estilo cognitivo centrado en uno mismo y las conductas extravagantes. Según Millon se asocia a la falta de estimulación temprana, así como a posibles disfunciones biológicas en estructuras cerebrales como el sistema límbico y el sistema activador reticular ascendente.

3. Límite

El trastorno límite de la personalidad implica un conflicto marcado entre las necesidades de dependencia y las de independencia. Se observan alteraciones en el sentido de la identidad, comportamientos erráticos, inestabilidad emocional y una marcada impulsividad, que favorece conductas como el consumo abusivo de sustancias y las autolesiones.

4. Pasivo-agresivo o negativista

La personalidad pasivo-agresiva es una de las más específicas de la propuesta de Millon, y no es recogida por la mayoría de manuales diagnósticos. En este caso predominan las tendencias de oposición, que con frecuencia interfieren en las actividades de otras personas, las quejas, el pesimismo, el mal humor y la falta de complacencia hacia los demás.

5. Obsesivo-compulsivo

La personalidad obsesiva-compulsiva, o simplemente compulsiva, se caracteriza por la adhesión rígida y excesiva a las normas, así como por el miedo a cometer errores aunque puedan parecer insignificantes a otras personas. Esta falta de flexibilidad lleva con gran frecuencia a dificultades para tomar decisiones y a la falta de eficiencia en la realización tareas.

6. Evitativo

En las personas con el trastorno de la personalidad por evitación se dan conjuntamente sentimientos de soledad y miedo al rechazo interpersonal, con frecuencia relacionado con déficits de autoestima; esto provoca hipersensibilidad a la posibilidad de quedar en ridículo y por tanto una tendencia al aislamiento.

7. Esquizoide

Como el trastorno de la personalidad por evitación, el esquizoide se asociaría principalmente a la desvinculación interpersonal. No obstante, en este caso la reticencia a establecer relaciones se debe a la frialdad emocional, a la falta de interés por otras personas y al predominio de la fantasía y de las actividades solitarias.

8. Histriónico

En el trastorno histriónico se presentan comportamientos interpersonales dramáticos, inmaduros, manipulativos y seductores, lo cual lleva a tener relaciones disfuncionales. También es habitual la falta de estabilidad en las emociones.

9. Dependiente

Las personalidades dependientes se caracterizan por sentimientos de inferioridad y de falta de autoconfianza, la necesidad de obtener ayuda y reafirmación de otras personas y el traspaso de las responsabilidades propias a otros. Estas personas suelen sentirse desvalidas e inseguras si están solas.

10. Narcisista

El trastorno narcisista de la personalidad tiene como característica fundamental la sobrevaloración de la propia valía personal. Las personas narcisistas esperan que las personas con quienes interactúan confirmen sus expectativas de admiración y de obtener un trato especial, y están mucho más interesadas por ellas mismas que por las demás.

11. Antisocial

Según Millon, y lejos de las definiciones típicas que asocian este trastorno con los comportamientos delictivos como aspecto clave, las personalidades antisociales se caracterizan por la ambición, la persistencia y la dirección de la conducta hacia objetivos concretos. Se da también desconfianza en la capacidad de los demás y necesidad de controlar el entorno.

12. Sádica o agresiva

Las personalidades sádicas obtienen refuerzo a través de la provocación de sufrimiento o malestar (incluyendo la manipulación, la crueldad, la agresión y el miedo) a otras personas o a uno mismo. Junto con el trastorno negativista, el masoquista y el depresivo, se trata de uno de los más representativos de las aportaciones de Millon.

13. Masoquista

Para Millon, el concepto de masoquismo hace referencia a un patrón de comportamiento contraproducente que lleva a la implicación con personas y actividades poco prometedoras, al sacrificio personal excesivo, al fracaso en tareas asequibles y al rechazo de oportunidades para obtener refuerzo o para reaccionar de forma positiva a estas.

14. Depresivo

En este tipo de personalidades predominan síntomas depresivos como la tristeza, la baja autoestima, el pesimismo o la tendencia a la preocupación y a los sentimientos de culpa. Existen problemas conceptuales en relación a este trastorno a causa de su similitud con la distimia, la depresión crónica y el trastorno de la personalidad por evitación.