Solemos asociar las Navidades a un periodo especial que, de algún modo, está desconectado del ritmo y las dinámicas que experimentamos durante el resto del año. Unos días que, incluso para mucha gente que no es religiosa, significan conciliación, amor, y en general, aquello que predomina en los contextos de calma.

Teniendo en cuenta esto, no sorprende que sea relativamente común sufrir problemas de ansiedad durante los días y semanas posteriores a las fiestas de Navidad. En este artículo exploraremos sus características, sus posibles causas, y qué hacer ante este problema.

¿Qué es la ansiedad post-navidades?

La ansiedad post-navidades consiste en un exceso de ansiedad facilitado por la transición del período vacacional de las fiestas de Navidad a la vuelta a la rutina. Este rápido cambio de una situación a otra es difícil de gestionar para algunas personas, que no han logrado “poner a punto” sus habilidades de afrontamiento y prepararse para un ritmo de vida más acelerado y competitivo.

En cualquier caso, la ansiedad post-navidades no es en sí una alteración psicopatológica, y por ello no aparece en los manuales diagnósticos. Sin embargo, puede ser una forma de malestar lo suficientemente grave como para requerir ayuda profesional.

¿Cómo reconocer este problema?

La ansiedad post-navidades se expresa a través de los síntomas típicos de la ansiedad cuando esta llega a niveles excesivamente altos para la persona (teniendo en cuenta que un cierto grado de ansiedad no resulta problemática y de hecho es un fenómeno natural en cualquier ser humano sano). Los más habituales son los siguientes:

  • Problemas para dormir
  • Dificultad para concentrarse en las tareas
  • Irritabilidad y propensión a sentir frustración
  • Mayor tensión muscular de la normal
  • Dolores de cabeza
  • Tendencia a enfocar la mente hacia los pronósticos pesimistas sobre lo que ocurrirá
  • Sensación de cansancio constante
  • Propensión a sentir mareos
  • Malestar general y molestias musculares
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Realización de movimientos repetitivos para lidiar con el estrés (morderse las uñas, tirarse del pelo, etc.).

Estos síntomas van y vienen, presentándose con relativa frecuencia dependiendo de las situaciones a las que se exponga la persona y de los recuerdos y pensamientos que crucen su mente.

Causas de este fenómeno

Estos son algunos de los factores que propician la aparición de la ansiedad post-navidades.

1. Vuelta a las exigencias del trabajo

Tras la Navidad ya no existe esa tendencia contagiosa a ser comprensivo y conciliador con los demás; esto se nota sobre todo en el ámbito laboral.

2. Sentimientos de culpa por los gastos

Tras la Navidad desaparecen los efectos psicológicos de las campañas de marketing realizadas en estas fechas y llega la realidad objetiva del dinero gastado en compras y en comidas. Cobrar consciencia de esto puede ser un duro golpe emocional.

3. Problemas para llegar a fin de mes

Al elemento anterior hay que sumarle los problemas que muchas personas experimentan para pasar el mes con el dinero disponible en la cuenta bancaria, es decir, los esfuerzos prácticos por ahorrar.

4. Malestar por la modificación de los hábitos alimentarios

Tras pasar unos días de abundantes comidas prolongadas, puede surgir un malestar que va de lo físico a lo emocional (la mala alimentación favorece los procesos inflamatorios, y estos, los problemas asociados a la ansiedad y a la depresión). Además, psicológicamente también puede ser complicado pasar de las comidas familiares que duran varias horas a una situación en la que se tiene media hora para prepararse algo en la jornada laboral.

¿Qué hacer?

La ansiedad post-navidades no suele escalar hasta generar trastornos psicológicos, y en la mayoría de los casos se desvanece por sí misma en cuestión de pocas semanas. Sin embargo, a veces resulta conveniente disponer de apoyo psicoterapéutico para adaptarse rápidamente a la nueva situación y desarrollar habilidades de gestión de las emociones necesarias. Por otro lado, si el malestar dura demasiado, ello puede indicar que hay un tipo de alteración psicológica que sí requiere ser abordada en la consulta del psicólogo antes de que se vuelva crónica.

¿Quieres disponer de asistencia psicológica profesional?

Si buscas servicios de psicoterapia para superar o afrontar mejor algún tipo de malestar emocional que te afecte en tu día a día, ponte en contacto con nosotros. En Psicomaster atendemos a personas de todas las edades y ofrecemos terapia tanto individual como para familias y parejas. Las sesiones pueden ser presenciales en nuestro centro ubicado en Madrid, o bien online a través de videollamada.

Referencias bibliográficas:

  • Davison GC (2008). Abnormal Psychology. Toronto: Veronica Visentin.
  • Peiró, J.M. (1993). Desencadenantes del Estrés Laboral. Madrid: Eudema.
  • Persson, P. B. & Zakrisson, A. (2016): Stress. Acta Physiologica, 216(2): pp.149 - 152.
  • Segerstrom, S.C.; Miller, G.E. (2017). Psychological Stress and the Human Immune System: A Meta-Analytic Study of 30 Years of Inquiry. Psychological Bulletin. 130(4): pp. 601 - 630.
  • Sylvers, P.; Lilienfeld, S.O.; LaPrairie, J.L. (2011). Differences between trait fear and trait anxiety: implications for psychopathology. Clinical Psychology Review. 31(1): pp. 122 - 137.