¿Cómo se adapta al paciente la Psicoterapia?

Estas son algunas estrategias que usan los psicólogos para adaptar la psicoterapia al paciente.

¿Cómo se adapta al paciente la Psicoterapia?

Comenzar las sesiones de psicoterapia puede ser un proceso emocionante y a la vez complejo. No se trata de sentarse frente a alguien y conversar sobre su vida al azar. Es un viaje metódico en el que se embarcan el paciente y el psicólogo para construir un espacio seguro de apoyo, rumbo a su crecimiento.

Adaptarse al paciente en psicoterapia implica reconocer y responder a las necesidades individuales, preferencias y circunstancias únicas de cada persona para proporcionar un tratamiento efectivo y centrado en el cliente.

Independientemente de tu metodología, enfoque o rama en la que te especialices, siempre hay formas de ajustar tu modo de trabajo a diversos perfiles de clientes.

La importancia de la alianza terapéutica

Cada paciente acude a la psicoterapia por razones diferentes, pero con una finalidad: encontrar ayuda profesional y un acompañamiento adecuado a su proceso emocional.

Es por eso que convertirte en el aliado de tu paciente es fundamental para que se sienta en confianza. Pero, ¿cómo puedes lograr esto? Aquí te daremos algunas recomendaciones.

Cómo se adapta al paciente la psicoterapia, paso a paso

Desde el primer contacto hasta dar el alta a tu paciente, la psicoterapia requiere de constante adaptación. Esto se debe a que el proceso no es lineal, tiene varias etapas y el individuo responde de manera diferente en cada una de ellas. Incluso el tiempo podría dilatarse, acortarse o “estancarse” hasta encontrar un mejor rumbo. Ahora bien, ¿cuál podría ser un buen paso a paso para lograr que tu paciente se adapte a la psicoterapia? ¡Toma nota!

1. La entrevista inicial

Para conocer a tu paciente, su situación y qué es lo que desea en psicoterapia debes hacer una entrevista como primer acercamiento. En esta primera entrevista debes formular preguntas simples. Allí sabrás cuáles son los objetivos de tu paciente, cómo es el entorno y cuál es el punto de partida de la psicoterapia.

En este punto es muy importante crear una conexión con el paciente, generar confianza y ser empático, esto te permitirá abrir una puerta de cordialidad y comodidad para entrar luego en la terapia. Además, con esta entrevista también podrás obtener información relevante para definir un diagnóstico más adelante.

2. Establecimiento de una hipótesis personalizada sobre el problema a tratar

Luego de la entrevista inicial tendrás las herramientas e información necesarias para plantear una hipótesis e idear un plan de trabajo en torno a ella. Recuerda que esta hipótesis podría variar con el tiempo, por lo que debes ser bastante flexible al abordarla y considerar diferentes aristas de enfoque. Cada individuo tiene necesidades y problemas específicos y esto puede implicar utilizar diferentes técnicas, modalidades o enfoques teóricos según lo que sea más adecuado para el paciente en particular.

3. Diseño del plan de intervención terapéutica

Con la información obtenida en la entrevista inicial y partiendo de la hipótesis planteada podrás diseñar un plan de intervención terapéutica eficiente. Aquí se establecen las metas y posible duración del tratamiento. En esta fase es recomendable invitar al paciente a participar activamente en la formulación de metas terapéuticas, porque esto puede aumentar su compromiso y motivación para el cambio.

4. Asignaciones de tareas a realizar entre sesión y sesión: los “deberes”

La psicoterapia es un trabajo continuo que requiere el compromiso del psicólogo pero también del paciente, y es justamente este último el que determinará el éxito del proceso. Ten en cuenta no solo las necesidades del paciente sino también cómo se siente más cómodo al abordar sus problemas. Por ejemplo, existen personas que prefieren escribirlos y no hablar sobre ellos, por lo que la escritura terapéutica podría ser una buena herramienta en el proceso. Otras personas, en lugar de leer extensos libros prefieren ver material audiovisual, así que los videos y audiolibros podrían ser tus grandes aliados en este sentido.

Aunque las actividades sean “deberes”, el paciente no debe sentir como una obligación complicada trabajar en su proceso terapéutico. Es importante que las asignaciones de tareas sean específicas, alcanzables y relevantes para las metas terapéuticas del paciente. Además, el terapeuta y el paciente deben colaborar para establecer expectativas claras y revisar el progreso en las tareas entre sesiones.

5. Si es posible, colaboración con los familiares con el permiso del paciente

Algunas situaciones tienen su raíz o están relacionadas de alguna manera con las familias de los pacientes, por lo que la participación de las mismas en el proceso podría ser de gran ayuda. Por supuesto, no se trata de hacer terapias grupales ni permitir la intervención de familiares en un proceso individual, pero, en caso de ser necesario y si el paciente lo permite, se podría crear una buena red de apoyo de seres queridos o allegados.

En todo el proceso de la psicoterapia el paciente requiere acompañamiento y apoyo, no solo de su terapeuta, sino también de familiares y amigos. Esto brinda un ambiente seguro en el que el paciente puede desenvolverse con mayor facilidad y comodidad sin sentirse juzgado o presionado, sino comprendido y validado.

6. Monitorización de los resultados

La monitorización de los resultados en la psicoterapia es un proceso sistemático de evaluación que implica el seguimiento y la medición del progreso del paciente a lo largo del tiempo. Esta práctica es fundamental para garantizar la efectividad del tratamiento y hacer ajustes según sea necesario para mejorar los resultados.

Debes analizar el avance del paciente sesión tras sesión, así sabrás si efectivamente conviene probar nuevos métodos, asignar tareas diferentes a las que habías contemplado al inicio, extender o acortar el tratamiento, etc.

7. Si es necesario, corrección de la hipótesis inicial

La no linealidad de los procesos terapéuticos da cabida a los cambios sobre la marcha para poder tener un tratamiento eficiente. Muchos problemas o situaciones podrían tener raíces más profundas de las que pudiste observar inicialmente. También pueden surgir otras dificultades durante el proceso terapéutico que requieran un cambio de enfoque o la corrección de la hipótesis inicial, ¡no te preocupes, es normal que esto pase!

Estrategias usadas por el psicólogo para reforzar el rapport

El rapport es la conexión de confianza y armonía que se establece entre el terapeuta y el paciente en la psicoterapia. Esta relación sólida y cómoda facilita la comunicación abierta y efectiva, lo que contribuye al éxito del tratamiento. Se construye a través de la empatía, la autenticidad, la aceptación incondicional y la comunicación clara. Estas son algunas estrategias que podrían ayudarte a reforzar el rapport:

1. Escucha activa

Aquí se debe demostrar interés genuino y atención plena hacia el paciente mediante la escucha activa. Esto implica prestar atención completa a lo que el paciente está comunicando, hacer preguntas clarificadoras y validar sus experiencias y emociones. Toma nota de todo lo que consideres importante mientras el paciente habla, esto te permitirá estar atento sin pasar por alto ningún detalle.

2. Actitud de no juzgar

Los psicólogos son aliados y acompañantes, no los jueces de los pacientes. Esta es una de las razones principales por las que una persona busca a un psicoterapeuta en lugar de confiar todos sus problemas a un familiar o allegados. La mirada objetiva y sin juicios aumenta la confianza paciente-terapeuta y consolida un ambiente seguro. Expresar empatía puede ayudar al paciente a sentirse comprendido y aceptado, y esto fortalece la conexión emocional.

3. Coherencia entre el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal

La inteligencia emocional y la coherencia son fundamentales en los procesos terapéuticos. Asegúrate de que tu lenguaje verbal y no verbal coincidan con lo que quieres expresar al paciente durante la psicoterapia. Evita usar términos inadecuados, lenguaje y actitudes confusas que repriman al paciente o lo hagan dudar de sus capacidades comunicativas y emocionales.

4. Expresar sutilmente opiniones o experiencias en común

La psicoterapia debe basarse en el proceso y experiencias del paciente, no del terapeuta. Sin embargo, tus propias experiencias y opiniones expresadas de manera sutil podrían ser de gran ayuda para ejemplificar situaciones comunes. Esto podría brindarle una mirada externa u otra perspectiva al paciente que lo ayudará a enfrentar su proceso de otra forma. Aquí debes ser muy cuidadoso y no aconsejar al paciente sobre lo que tú harías en determinada situación; ofrécele más perspectivas y ejemplos aparte de los tuyos.

5. Ayudarle a hacerse las preguntas importantes

La psicoterapia muchas veces entra en lugares incómodos o enfrenta al paciente a sus más grandes temores o inseguridades, esto incluso es necesario. Sin embargo, es posible hacer que este enfrentamiento no sea traumático si el paciente se mantiene en un ambiente seguro y siente tu apoyo y acompañamiento en todo momento.

Las preguntas incómodas son necesarias, al igual que otras perspectivas. Esto ayudará a abrir la mente del paciente y entender las diferentes posibilidades que tiene durante el proceso. Ayúdalo a verse con una mirada compasiva pero asertiva. Así desarrollará las capacidades de autoconocimiento y análisis necesarias para obtener resultados exitosos.

¿Quieres formarte en psicoterapia?

El Máster en Psicoterapia Integradora que ofrece Instituto Mensalus es uno de los posgrados de especialización post-universitaria más completos de España.

Formación Mensalus

Formación Mensalus

Profesional verificado
Barcelona
Terapia online

Dispone de modalidad online o presencial en las instalaciones de Mensalus, centro de asistencia psicológica de referencia en Barcelona, y dispone de 60 créditos ECTS certificados por la Universidad Nebrija. En él, podrás experimentar sesiones reales de terapia con pacientes de verdad, así como conocimientos teórico-prácticos desde un enfoque integrador, dados por un equipo docente que dedica la mayor parte de su trabajo a la atención a pacientes.

Centro de Psicología, Coaching y Crecimiento Personal

Barcelona

Instituto Mensalus es un Centro de Asistencia Psicológica, con más de 35 años de experiencia. Más de 30 colaboradores integran un equipo interdisciplinar formado por psicólogos, psiquiatras, neuropsicólogos, psicopedagogos y logopedas. Se ofrece terapia psicológica, terapia breve, coaching personal y consultas puntuales para adultos, parejas, familias, adolescentes y niños.

También se realizan talleres orientados al Autoconocimiento y Crecimiento Personal para conocer, de forma vivencial, técnicas de Mindfulness, de Inteligencia emocional, de desarrollo de habilidades sociales y comunicación, etc.

Instituto Mensalus destaca también como Centro de Formación para Profesionales de la Psicología, ofreciendo propuestas formativas únicas, absolutamente prácticas, vivenciales y profesionalizadoras.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese

Consulta a nuestros especialistas