¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Cómo vencer al síndrome del impostor: 7 consejos prácticos

Aquí encontrarás consejos psicológicos para hacer frente al síndrome del impostor y superarlo.

Cómo vencer al síndrome del impostor

Lo que hoy en día se conoce como síndrome del impostor es un fenómeno psicológico (a pesar de su nombre, no llega a ser una enfermedad mental) que lleva a las personas a ser incapaces de asumir sus éxitos como parte el propio mérito, pasando a creer que gozan de un estatus que no se merecen y que se debe a un fraude. Debido a esto, esas personas desarrollan problemas tanto en sus relaciones como en lo relativo a su autoestima y sus proyectos laborales.

Pero… ¿cómo vencer al síndrome del impostor? En este artículo hablaremos sobre ello.

Principales características del síndrome del impostor

Estas son las maneras en las que el síndrome del impostor nos hace sentir mal al relacionarnos con el resto de personas en un contexto de trabajo.

1. Nos lleva a sentir que tenemos algo que ocultar

Al vernos a nosotros mismos como impostores, asumimos que se estamos donde estamos es porque los además no conocen algo relevante acerca de nosotros mismos, así que sentimos que en cualquier momento puede salir la luz “la verdad” y debemos procurar no revelar esa información en un descuido.

2. Utiliza nuestro éxito en nuestra contra

Por otro lado, el síndrome del impostor hace que, incluso si mejora nuestra situación laboral (por ejemplo, si somos atendidos en la empresa), veamos esto cono una amenaza más, una señal de que la mentira sobre la que supuestamente se ha erigido nuestra carrera sigue complicando nuestra situación prácticamente sin que lo busquemos. Como consecuencia, nos sentimos más presionados y asumimos que no seremos capaces de adaptarnos a las nuevas responsabilidades, algo que puede dar lugar a la profecía autocumplica.

Síndrome del impostor

3. Nos lleva a pensar siempre en nuestros defectos

Debido a esa dinámica de intentar ocultar el supuesto fraude, la persona piensa de manera obsesiva en los defectos, para tratar de anticiparse a situaciones en las que serían evidenciados. Es por eso que muchas personas encuentran complicado intentar superar el síndrome del impostor.

4. Nos lleva a valorarnos en términos competitivos

El síndrome del impostor hace que nuestra autoestima y nuestro autoconcepto se formen a través de una perspectiva competitiva, basada en la comparación constante con los demás. Esto genera un desgaste psicológico asociado al estrés.

5. Hace que nos centremos en el corto plazo e intentemos sobrecompensar

La persona con síndrome del impostor no cree que su situación laboral sea estable, por lo que no desarrollará proyectos ambiciosos a largo plazo y se conformará con intentar retrasar el momento en el que su falta de habilidades y de competencias quede revelada a la vista de todos.

Consejos para superar el síndrome del impostor

Si notas que el síndrome del impostor te está afectando demasiado en el día a día, ya sea por lo mal que te hace sentir o por los problemas que te genera en el ámbito laboral, debes saber que la mejor manera de superarlo es acudir a terapia psicológica; a fin de cuentas, disponer de asistencia psicológica personalizada y ofrecida por un profesional es algo que marca la diferencia. Ahora bien, estos consejos generales que encontrarás aquí también te pueden ser útiles siempre que seas capaz de adaptarlos a tu caso particular.

1. Habla con los demás acerca de tus límites

Recuerda que parte de lo que hace que un buen profesional sea u buen profesional es que es capaz de comunicar asertivamente cuáles son sus limitaciones, de modo que el trabajo en equipo y la asignación de tareas tengan sentido y sean sostenibles. Por ello, asume que lo normal es que todo el mundo sea capaz de hablar acerca de cuáles son aquellas áreas en las que no rinden adecuadamente y se necesita contar con ayuda o delegar tareas.

2. Fíjate objetivos concretos

Si tus metas son específicas, te conllevará un cierto esfuerzo mental inventar excusas para atribuir esos progresos a la suerte. En cambio, si estas metas se quedan en el terreno de las ideas abstractas, no te costará esfuerzo y por consiguiente seguirás sin ser capaz de valorar tus logros.

3. Fíjate en los fracasos de las personas a las que admiras

Nadie es perfecto, y fijarte en las imperfecciones de aquellas figuras que has estado idealizando te ayudará a dejar de aplicar la lógica inversa a tu manera de verte a ti mismo/a.

4. Compárate principalmente con tus logros pasados

Si te acostumbras a comparar tu “Yo” del presente con tu “Yo” del pasado, será más fácil que dejes atrás esa mentalidad hiper-competitiva y que tengas una noción más realista de tus logros. Sí, es cierto que el síndrome del impostor hace que atribuyamos a la suerte nuestros éxitos, pero eso no cambia que la misma lógica podría aplicarse a lo que conseguimos meses o años atrás, de modo que seguirás teniendo un criterio con el que estimar tus avances y aprendizajes.

5. Trata de ver tus errores como material de aprendizaje

Si te acostumbras a ver tus fallos como posible material a partir del cual aprender, dejarás también de obsesionarte con ellos y pasarás página con mayor facilidad; de hecho, encontrarás estimulante la tarea de detectar fallos en tu manera de proceder.

6. Prémiate en las ocasiones especiales

Diferencia entre las metas más mundanas y las más ambiciosas, para que cuando logres alguna de estas últimas, tengas un motivo para celebrarlo. De este modo tendrás una noción de apertura y cierre de ciclos profesionales, algo útil para reforzar la autoestima y superar el síndrome del impostor.

7. Habla con alguien acera de lo que sientes

Expresar nuestros sentimientos de angustia y culpa es una buena manera de afrontarlos y de dejar de atribuirles más importancia de la que tienen. Además, te ayudará a ordenar tus ideas al respecto.

¿Quieres contar con asistencia psicológica profesional?

Si te interesa disponer del apoyo de un profesional de la Psicología que te ayude a afrontar y superar el síndrome del impostor, ponte en contacto conmigo.

Soy Tomás Santa Cecilia, psicólogo especializado en el modelo de intervención cognitivo-conductual; atiendo a adultos y adolescentes de manera presencial o de manera online por videollamada.

  • Clance, Pauline Rose; Dingman, Debbara; Reviere, Susan L.; Stober, Dianne R. (June 1995). Impostor phenomenon in an interpersonal/social context. Women & Therapy, 16(4): pp. 79 - 96.
  • Harris, R. (2011). The confidence gap: a guide to overcoming fear and self-doubt. Boston: Trumpeter.

Psicólogo

Madrid

Tomás Santa Cecilia es psicólogo, consultor, formador y Director de CECOPS Centro de Consultoría Psicológica. Es Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster Profesional en Psicología Cognitivo Conductial Avanzada (Albor-Cohs) y Miembro de The New York Academy of Sciences y de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) entre otras cosas. Trabaja desde el Análisis Conductual Aplicado y la Terapia Cognitivo-Conductual.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados